Sigal Bujman, directora y autora del documental “Vitch” que se está presentando en el 14° Festival Internacional de Cine Judío de Argentina del 9 al 15 de noviembre en el Cinemark Palermo, recibió a la Cadena Judía de Información Vis a Vis un día después de lo que fue la función inaugural , el miércoles 8 de noviembre, y que tuvo una excelente recepción del público.

En la entrevista hizo referencias a situaciones personales que atravesó durante la filmación de este documental y a percepciones que fue encontrando a medida que iba investigando la vida de este protagonista interesante e intrigrante protagonista, Ignace Levkovitch.

Bujman nació en Israel y vivió muchos allí hasta que en el 2002 se mudó a los Estados Unidos, Seattle. Dirigió y escribió varios documentales y programas que se emitieron en canales de televisión como Discovery Channel y National Geographic, pero por primera vez en su historia profesional, a través de una familiar, le pidió que investigue y averigüe más acerca de su tío: Ignace Levkovitch, un judío humorista y actor, que su nombre artístico era Eddie Vitch,  y durante la ocupación nazi en París actuó frente Goebbels y Göring, sin que ellos se enteren de su ascendencia judía.

Vitch, además de ser un documental que se exhibió en Australia y Estados Unidos, es también un libro que escribió la propia Bujman que lleva el mismo nombre del film. Allí se podrá encontrar más documentación acerca de lo investigado por la directora israelí. El libro se podrá comprar a través de un catálogo por Internet próximamente, según consignó la autora a este medio.

 

– ¿Cuál fue el click que te determinó que la historia del protagonista Ignace Levkovicth era una gran historia para contar en un documental?

– Como directora yo siempre pensaba cuando me iba a tocar hacer un film del Holocausto. Yo crecí con la película que representaba aquella época con muchas historias bastantes fáciles de entender: había personas que huían y otras personas obligaban a las anteriores a escapar, es muy claro. Cuando se contactó conmigo una de las familiares de Levkovicth me dijo que quería averiguar acerca de su tío. En ese momento ella me comentó que tenía preguntas , pero no sabía exactamente el por qué sobrevivió. Entonces ya vino a plantearme algo misterioso que me obligaba a investigar y no tener una opinión formada hasta que tenga el material. Fue un proceso muy largo, pero inmediatamente me capto porque vino con una pregunta, no con una respuesta.

– En el documental note que hay poca documentación ¿fue una decisión de no ponerlo o en la búsqueda no encontraste tanto?

– Son las dos. Hay documentos muy importantes que encontré que no había lugar de ponerlos en el filme, por ejemplo: una documentación en francés que le realizó la Policía de París después de que él salio de la cárcel. Ese documento era muy relevante para mi investigación, pero no lo pude trasladar visualmente. Hay otro documento que encontré en el Archivo de Berlín que acredita que él estuvo actuando en una función especial, en 1943, para la Gestapo, pero él lo había dicho eso en la entrevista (durante el documental hay varios momentos en el se escucha la voz del protagonista en una entrevista). Lo que falta por descubrir es porque al haber documentos que acrediten su ascendencia judía y su nombre artístico Eddie Vitch con el sello de los nazis ¿los nazis sabían que él era judío? Yo no pude encontrar otro documento que pueda explicar que era Ignace para los nazis. Yo creo que hay documentos que no pudimos encontrar que pueda dar con la prueba de por qué fue habilitado a viajar y a trabajar.

– El documental cuenta que Eddie Victh finalizada la guerra se va con su familia  y en 1968 se va a ver a su hijo Danny a Israel¿ Por qué crees que Ignace cuando estuvo en Israel decidió no tener contacto con parte de su familia que sobrevivió al Holocausto?

–   Yo personalmente consideró que tenía un sentimiento de vergüenza o se sentía culpable por que no se esforzó. Él después de la guerra fue a la Cruz Roja en Francia y ahí es cuando le dijeron que murió la familia en 1945/46. Desde 1946 a 1968, cuando viajó a Israel, ahí había más información. El Museo de Yad Vashem junto testimonios; la sobrina y el hermano pensaron que su hermano se había muerto. Pero él nunca fue a Yad Vashem y puso el testigo de su familia. Él nunca se acercó a ningún instituto cuando visitó Israel.

– ¿Por qué decidiste ir a Yad Vashem a filmar una pequeña parte del documental?

– Yo quería tener especialista de varios países: Polonia, Francia, Alemania y uno de Israel. Así que me contacte con el encargado del Archivo e investigación de Yad Vashem. Él no tuvo una conclusión de cómo pudo sobrevivir Eddie Victh en esos años. Tuvo teorías, pero nunca una conclusión. En ese momento pensé: “Bueno, estoy en Yad Vashem con la persona más calificada y él no tiene conclusión. Entonces, tal vez, nunca va a haber una conclusión”.

– ¿Que te impacto de la historia?

– Yo no conocí este lado de la historia. Yo pensé que las cosas son bastantes claras: los libros de los sobrevivientes y las películas, todos nosotros vemos Hollywod. A Hollywood le gustan las historias de los héroes y también como israelí venían sobrevivientes que me decían: “Yo sobreviví a los campos y después fui con los partisanos”. Crecimos  sobre los cimientos de esos heroes. Pero esta vez, todo es diferente, todo es más subterráneo, eso es atractivo para mí.

– El documental se plantea, y mismo la familia, de sí fue un héroe o un conspirador, ¿tenes alguna opinión formada al respecto?

– Yo hable mucho con los familiares. Tuvimos un proceso muy largo de conocernos y que ellos me den confianza, pero las relaciones en la familia son muy distintas. La familia en Alemania piensa muy diferente a la que vive en Israel, a la de Australia y a la que vive en Estados Unidos. Yo me sentí como las Naciones Unidas, una especie de mediadora, para que todos tengan su lugar para dar su opinión y sentimientos.  Podemos estar en paz aún con las diferencias.

– ¿Qué le pareció a la familia el documental?

– La familia apoya el documental y están muy orgullosos. En muchas ocasiones yo sabía más de la familia que ellos. Hay muchas cosas que no querían saber, que no querían decir o lo omitieron. Nunca les escondí cosas a ellos. Pero la cosa más importante que yo pude hacer con la familia es elegir a esta hija, Alisa, que ella fuera la líder de la familia. La persona que hace la narración porque ella fue la única hija que confrontó a su padre y le preguntaba. Alisa fue la único que preguntó y eso me representaba a mí. Después de un año de haber comenzado la película le pedí ser la voz narrativa del documental y ella aceptó. Pero sin ella, la película hubiera sido muy diferente.

¿Esperabas esta reación del publico al ver el documental?

– Siempre estoy sorprendida del público. Noto que la película genera en el público ganas de hablar y eso me hace pensar que no había muchas películas de este estilo. La gente esta un poco cansada de las películas de héroes y villanos. La mayoría de nosotros no somos héroes, solo un puñado lo son. Son importantes las historias de los sobrevivientes, pero la mayoría de nosotros tratamos de vivir día a día, cotidianamente, y combatimos nuestras luchas. Ignace representa eso, pero en un tiempo muy extremo, entonces sus decisiones son todavía más llamativas. Eddie Vitch representa al artista.

INFORMACIÓN ADICIONAL:

La última función de VITCH será mañana, lunes, a las 20hs en el Cinemark Palermo.

 

Sin comentarios

Deje una respuesta