A la vanguardia de la tecnología médica, el exoesqueleto de ReWalk no está alimentado por robots, sino por una computadora y sensores de movimiento que funcionan en conjunto para imitar la marcha natural.

El sistema revolucionario se corrige para detectar ligeros cambios en el centro de gravedad del usuario; se puede ajustar a una velocidad de caminata funcional e incluso permite a los usuarios subir y bajar escaleras.

Esta tecnología israelí colabora con las personas en sillas de rueda para que puedan caminar. El dispositivo ha sido aprobado ya por la FDA en Estados Unidos y permite que quienes tengan lesiones en la médula espinal puedan pararse, caminar y moverse libremente.

Claire Lomas incluso pudo completar el maratón de Londres 2012 en 17 días con el dispositivo ReWalk.

Fundada por el Dr. Amit Goffer israelí en 2001, ReWalk pronto podría hacer que las sillas de ruedas se vuelvan obsoletas.

Sin comentarios

Deje una respuesta