Este domingo, los diarios Le Parisien y Le Journal du Dimanche publican un Manifiesto contra el nuevo antisemitismo. El texto, firmado por políticos, intelectuales y artistas de primer orden denuncia una “depuración étnica” de los judíos de Francia a través de una forma de racismo vehiculizado por el islam radical y que cuenta con la complicidad de la izquierda radical. El manifiesto es difundido antes de que el miércoles se publique, por la editorial Albin Michel, un libro firmado por 15 intelectuales preocupados por el auge del antisemitismo, con un prólogo de la filósofa Elisabeth de Fontenay. Esta preocupación crece desde el asesinato de Sarah Halimi, una parisina de 65 años arrojada por la ventana de su departamento el 4 de abril de 2017. La justicia tardó 10 meses en reconocer el carácter antisemita del ataque. El pasado 23 de marzo, menos de un año después, en el mismo distrito parisino, el asesinato de Mireille Knoll, sobreviviente del nazismo, reavivó la indignación causada por la muerte de Sarah Halimi.

Traduje al español el texto publicado este domingo 22 de abril de 2018 por los diarios franceses diarios Le Parisien y Le Journal du Dimanche.

« Este terror que se extiende »
El antisemitismo no es una cuestión de los judíos, es una cuestión de todos. Los franceses, de quienes se ha podido comprobar la madurez democrática después de cada atentado islamista, viven una paradoja trágica. Su país se ha convertido en el teatro de un antisemitismo asesino. Este terror se extiende, provocando a la vez una condena popular y un silencio mediático que la reciente marcha blanca contribuyó a romper.

Cuando un primer ministro en la tribuna de la Asamblea Nacional declara, bajo los aplausos, que ‘Francia sin los judíos deja de ser Francia’, no se trata de una bella frase de consuelo sino de una advertencia solemne: nuestra historia europea y en particular la francesa, por razones geográficas, religiosas, filosóficas, jurídicas se encuentra profundamente ligada a diversas culturas entre las cuales el pensamiento judío es determinante. En nuestra historia reciente, once judíos han sido asesinados — y algunos torturados- porque eran judíos, por islamista radicales.

“Una depuración étnica que hace poco ruido”
Sin embargo, la denuncia de la ‘islamofobia’ -que no es el racismo anti-árabe que debe ser combatido- disimula las cifras del ministerio del Interior: los franceses judíos tienen un riesgo 25 veces superior a ser agredidos por sus conciudadanos musulmanes. 10% de los ciudadanos judíos de Ile-de-France (la región parisina), es decir 50.000 personas — se han visto obligadas a mudarse porque ya no se encontraban en seguridad en algunos barrios periféricos y porque sus niños ya no podían asistir a la escuela de la República. Se trata de una depuración étnica que hace poco ruido en país de Emile Zola y de Clémenceau.

¿Por qué este silencio? Porque la radicalización islamista -y el antisemitismo que vehiculiza- es considerada por parte de las élites como la expresión de una revuelta social, aunque al mismo tiempo el fenómeno pueda observarse en sociedades tan distintas como las de Dinamarca, Afganistán, Mali o Alemania… Porque al viejo antisemitismo de extrema derecha se añade el antisemitismo de una parte de la izquierda radical que ha encontrado en el antisionismo la coartada para transformar a los verdugos de los judíos en víctimas de la sociedad. Porque la bajeza electoral calcula que el voto ‘musulmán’ es diez veces superior al voto ‘judío’.

« Esperamos que el islam de Francia abra el camino »
Sin embargo, en la marcha blanca por Mireille Knoll, había imanes conscientes de que el antisemitismo musulmán es la mayor amenaza que pesa sobre el islam del siglo 21 y sobre el mundo de paz y de libertad que han elegido para vivir. Ellos viven en su mayoría bajo protección policial, lo que dice mucho sobre el terror que los islamistas imponen a los musulmanes de Francia.

En consecuencia, pedimos que los versos del Corán que llaman al asesinato y al castigo de judíos, cristianos o ateos sean señalados como obsoletos por las autoridades teológicas, como lo fueron las incoherencias de la Biblia y del antisemitismo católico abolido por Vaticano II, para que ningún creyente se apoye en un texto sagrado para cometer un crimen.

Esperamos que el islam de Francia abra el camino. Pedimos que este fracaso democrático que es el antisemitismo se convierta en causa nacional antes de que sea demasiado tarde. Antes de que Francia deje de ser Francia.

Firman:

Charles Aznavour ; Françoise Hardy ; Pierre Arditi ; Elisabeth Badinter ; Michel Drucker ; Sibyle Veil ; François Pinault ; Eric-Emmanuel Schmitt ; Marceline Loridan-Ivens ; Radu Mihaileanu ; Elisabeth de Fontenay ; Nicolas Sarkozy ; Pascal Bruckner ; Laure Adler ; Bertrand Delanoë ; Manuel Valls ; Michel Jonasz ; Xavier Niel ; Jean-Pierre Raffarin ; Gérard Depardieu ; Renaud ; Pierre Lescure ; Francis Esménard ; Mgr Joseph Doré ; Grand Rabbin Haïm Korsia ; Imam Hassen Chalghoumi ; Carla Bruni ; Boualem Sansal ; Imam Aliou Gassama ; Annette Wieviorka ; Gérard Darmon ; Antoine Compagnon ; Mofti Mohamed ali Kacim ; Bernard Cazeneuve ; Bernard-Henri Lévy ; Philippe Val ; Zabou Breitman ; Waleed al-Husseini ; Yann Moix ; Xavier De Gaulle ; Joann Sfar ; Julia Kristeva ; François Berléand ; Olivier Guez ; Jeannette Bougrab ; Marc-Olivier Fogiel ; Luc Ferry ; Laurent Wauquiez ; Dominique Schnapper ; Daniel Mesguich ; Laurent Bouvet ; Pierre-André Taguieff ; Jacques Vendroux ; Georges Bensoussan ; Christian Estrosi ; Brice Couturier ; Imam Bouna Diakhaby ; Eric Ciotti ; Jean Glavany ; Maurice Lévy ; Jean-Claude Casanova ; Jean-Robert Pitte ; Jean-Luc Hees ; Alain Finkielkraut ; Père Patrick Desbois ; Aurore Bergé ; François Heilbronn ; Eliette Abécassis ; Bernard de la Villardière ; Richard Ducousset ; Juliette Méadel ; Daniel Leconte ; Jean Birenbaum ; Richard Malka ; Aldo Naouri ; Guillaume Dervieux ; Maurice Bartelemy ; Ilana Cicurel ; Yoann Lemaire ; Michel Gad Wolkowicz ; Olivier Rolin ; Dominique Perben ; Christine Jordis ; David Khayat ; Alexandre Devecchio ; Gilles Clavreul ; Jean-Paul Scarpitta ; Monette Vacquin ; Christine Orban ; Habib Meyer ; Chantal Delsol ; Vadim Sher ; Françoise Bernard ; Frédéric Encel ; Christiane Rancé ; Noémie Halioua ; Jean-Pierre Winter ; Jean-Paul Brighelli ; Marc-Alain Ouaknin ; Stephane Barsacq ; Pascal Fioretto ; Olivier Orban ; Stéphane Simon ; Laurent Munnich ; Ivan Rioufol ; Fabrice d’Almeida ; Dany Jucaud ; Olivia Grégoire ; Elise Fagjeles ; Brigitte-Fanny Cohen ; Yaël Mellul ; Lise Bouvet ; Frédéric Dumoulin ; Muriel Beyer ; André Bercoff ; Aliza Jabes ; Jean-Claude Zylberstein ; Natacha Vitrat ; Paul Aidana ; Imam Karim ; Alexandra Laignel-Lavastine ; Lydia Guirous ; Rivon Krygier ; Muriel Attal ; Serge Hefez ; Céline Pina ; Alain Kleinmann ; Marie Ibn Arabi-Blondel ; Michael Prazan ; Jean-François Rabain ; Ruth Aboulkheir ; Daniel Brun ; Paul Aidane ; Marielle David ; Catherine Kintzler ; Michèle Anahory ; Lionel Naccache ; François Ardeven ; Thibault Moreau ; Marianne Rabain-Lebovici ; Nadège Puljak ; Régine Waintrater ; Michèle Anahory ; Aude Weill-Raynal ; André Aboulkheir ; Elsa Chaudun ; Patrick Bantman ; Ruben Rabinovicth ; Claire Brière-Blanchet ; Ghislaine Guerry ; Jean-Jacques Moscovitz ; André Zagury ; François Ardeven ; Estelle Kulich ; Annette Becker ; Lilianne Lamantowicz ; Ruth Aboulkheir ; Christine Loterman ; Adrien Barrot ; Talila Guteville ; Florence Ben Sadoun ; Michèle Anahory ; Paul Zawadzki ; Serge Perrot ; Patrick Guyomard ; Marc Nacht ; André Aboulkheir ; Laurence Bantman ; Josiane Sberro ; Anne-Sophie Nogaret ; Lucile Gellman ; Alain Bentolila ; Janine Atlounian ; Claude Birman ; Danielle Cohen-Levinas ; Laurence Picard ; Sabrina Volcot-Freeman ; Gérard Bensussan ; Françoise-Anne Menager ; Yann Padova ; Evelyne Chauvet ; Yves Mamou ; Naem Bestandji ; Marc Knobel ; Nidra Poller ; Brigitte-Fanny Cohen ; Joelle Blumberg ; Catherine Rozenberg ; André Aboulkheir ; Caroline Bray-Goyon ; Michel Tauber ; André Zagury ; Laura Bruhl ; Eliane Dagane ; Paul Zawadzki ; Michel Bouleau ; Marc Zerbib ; Catherine Chalier ; Jasmine Getz ; Marie-Laure Dimon ; Marion Blumen ; Simone Wiener ; François Cahen ; Richard Metz ; Daniel Draï ; Jacqueline Costa-Lascoux ; Stéphane Lévy ; Arthur Joffe ; Antoine Molleron ; Liliane Kandel ; Stéphane Dugowson ; David Duquesne ; Marc Cohen ; Michèle Lévy-Soussan ; Frédéric Haziza ; Martine Dugowson ; Jonathan Cohen ; Damien Le Guay ; Patrick Loterman ; Mohamed Guerroumi ; Wladi Mamane ; William de Carvalho ; Brigitte Paszt ; Séverine Camus ; Solange Repleski ; André Perrin ; Sylvie Mehaudel ; Jean-Pierre Obin ; Yael Mellul ; Sophie Nizard ; Richard Prasquier ; Patricia Sitruk ; Renée Fregosi ; Jean-Jacques Rassial ; Karina Obadia ; Jean-Louis Repelski ; Edith Ochs ; Jacob Rogozinski ; Roger Fajnzylberg ; Marie-Helène Routisseau ; Philippe Ruszniewski ; André Senik ; Jean-François Solal ; Paule Steiner ; Jean-Benjamin Stora ; Anne Szulmajster ; Maud Tabachnik ; Daniel Tchenio ; Julien Trokiner ; Fatiha Boyer ; Cosimo Trono ; Henri Vacquin ; Caroline Valentin ; Alain Zaksas ; Slim Moussa ; Jacques Wrobel ; Roland Gori ; Nader Alami ; Céline Zins ; Richard Dell’Agnola ; Patrick Beaudouin ; Barbara Lefebvre ; Jacques Tarnéro ; Georges-Elia Sarfat ; Lise Boëll ; Jacques Wrobel ; Bernard Golse ; Céline Boulay-Esperonnier ; Anne Brandy ; Imam Karim ; Sammy Ghozlan.

Gentileza del periodista argentino que vive en París, Alejo Schapire, que tradujo el texto del francés al castellano. 

Sin comentarios

Deje una respuesta