El municipio de Jerusalén aprobó permisos de construcción para ampliar el tamaño de la embajada de Estados Unidos, que se trasladó a la capital israelí el 14 de mayo.

Los planes, reportados por las noticias de Hadashot TV, incluyen una expansión del espacio de oficinas, la creación de nuevas entradas y áreas adicionales para brindar servicios al público, informó The Times of Israel en base al artículo televisivo.

En total, el consejo aprobó una expansión de 7.500 pies cuadrados – 3.700 pies cuadrados bajo tierra y el resto ampliando el segundo piso existente.

La expansión permitirá transferir más personal y servicios de la antigua embajada de Tel Aviv al complejo en la capital. Un funcionario del municipio de Jerusalén dijo que era solo la primera etapa de la expansión planificada en el sitio de la embajada.

El alcalde de Jerusalén, Nir Barkat, dio la bienvenida a la expansión: “Los permisos que firmé para la Embajada de EE. UU. en Jerusalén son otra etapa para establecer el papel de la embajada en la capital de Israel”.

Con el fin de abrir rápidamente la embajada a tiempo para el 70º aniversario de Israel, el consulado actual fue reutilizado, a la espera de la planificación y construcción de una nueva embajada, un proyecto a largo plazo, según el Departamento de Estado de EE. UU.

“Vamos a construirlo de manera rápida y económica”, dijo Donald Trump en marzo tras su decisión meses antes de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel y reubicar allí la embajada de Estados Unidos.

La administración de Trump no ha anunciado cuándo planea comenzar la construcción en una embajada permanente.

 

Vía JTA

Sin comentarios

Deje una respuesta