Bayern Münich honra a uno de sus líderes perseguido por los nazis

El Bayern Münich honró la vida destacada de su ex presidente Kurt Landauer, quien fue sacado de la oficina hace 80 años por el régimen nazi y fue enviado a un campo de concentración.

Durante cuatro periodos como presidente del club alemán de fútbol, a Landauer se le acredita establecer al Bayern como fuerza internacional y nutrir la política de juventud del club.

El legado de Landauer, quien sirvió como soldado para el ejército alemán en la Primera Guerra Mundial pero después fue encarcelado en Dachau, es recordado por el club, quien lo nombró el tercer presidente honorario del Bayern.

“Este galardón se lo debemos de mucho tiempo”, dijo el presidente del club, Uli Hoeness, en una presentación al sobrino de Landauer, Uri Siegel, su único familiar que sobrevive.

“Para mi tío, solo estaba el FC Bayern”, recordó Siegel en el sitio web del Bayern Münich. Landauer nació en una familia judía en 1884 y en el cambio del siglo XX jugaba para el equipo juvenil del Bayern Múnich.

Su carrera en el fútbol fue interrumpida cuando se fue a Suiza para entrenar como banquero pero cuando regresó a Münich pronto fue elegido como presidente del Bayern en 1913.

El estallido de la Primera Guerra Mundial interrumpió el término de Landauer y se fue para servir en el ejército alemán.

Después de la guerra, Landauer volvió a tomar el puesto de presidente del club en 1919 y fue en este periodo que estableció su legado con el club.

Padre fundador

“El presidente, que favoreció la inversión en el equipo en lugar de la construcción de un estadio pedido por una sección de los miembros, es hasta este día conocido como uno de los padres fundadores de la política ampliamente admirada de juventud del club”, se explicó en el sitio web del Bayern Münich.

El Bayern también ganó su primer título nacional bajo el mandato de Landauer en 1932.

Pero al siguiente año con el ascenso del régimen nazi en Alemania y sus políticas antisemitas extremas pronto ensombrecieron los logros del club.

Las autoridades nazi etiquetaron al Bayern como un “club judío” y el club perdió miembros del equipo y aficionados, y cayó en los rankings nacionales.

Landauer renunció a la presidencia en 1938, fue arrestado y enviado a un campo de concentración.

Su servicio como soldado en la Primera Guerra Mundial significó que fuera liberado 33 días después y se fue a Suiza.

Sin embargo, sus tres hermanos murieron bajo el régimen nazi, mientras que su hermana Gabriele fue deportada y todavía está enlistada oficialmente como desaparecida.

Portero de Auschwitz

Landauer regresó a Múnich en 1947 y volvió a la presidencia de su amado Bayern en 1947 a 1951. Murió 10 años después a los 77 años.

El ex jugador joven y cuatro veces presidente del club se unió al jugador Franz Beckenbauer; estrella del equipo que ganó tres Copas Europeas a mediados de la década de 1970, y al ex presidente Wilhelm Neudecker como los únicos presidentes honorarios del Bayern.

“Sus esfuerzos fueron pioneros en un tiempo extremadamente difícil para el FC Bayern”, recordó el presidente del Bayern, Karl-Heinz Rummenigge, en 2009.

“Experimentó cosas que tantas personas desafortunadamente experimentaron en esa época. Debemos hacer todo lo que sea necesario para prevenir que épocas como esa ocurran de nuevo.

“El recuerdo es un componente vital en eso”.

En Gran Bretaña, un ex prisionero de guerra, Ron Jones, también detalló sus recuerdos dolorosos en el fútbol bajo el régimen nazi en un nuevo libro de memorias.

Jones de 96 años cuenta sus experiencias en el campo de concentración de Auschwitz donde él y sus compañeros soldados británicos formaron un equipo de fútbol.

Su historia fue publicada en un libro de 2013 llamado The Auschwitz Goalkeeper (El portero de Auschwitz). CNN México

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí