Purim: Megila de Ester

En el tercer año de su reinado (366 a.e.c.), Ajashverosh, el rey del imperio Persa, pensó que se había cumplido el plazo profetizado por el profeta Irmiahu cuando dijo que los judíos retornarían a la tierra de Israel después de setenta años de exilio, pues él pensaba que esos setenta años se contaban desde el año del exilio del rey Iehoiajín (algunos años antes de la destrucción del Primer Templo de Jerusalem).

Los setenta años habían pasado y no había señales de que los judíos estaban preparados para retornar a su tierra, y es por eso que Ajashverosh entendió que esto era una señal segura de que D’os había abandonado a los judíos y el imperio Persa no corría peligro de su D’os.

Capítulo 1

Es por eso que el rey Ajashverosh hizo una gran fiesta en el tercer año de su reinado para mostrar su gran poder a todo el mundo. Fue una fiesta con mucho vino. El rey Ajashverosh mandó llamar a su mujer, la reina Vashtí, para que se presente en la fiesta, pero ella se rehusó y él se enojó con ella, y después de consultar con sus consejeros, la mandó a matar.

Capítulo 2

Después de eso, el rey Ajashverosh mandó a buscar por todo su reino otra mujer con quien casarse. Los servidores de Ajashverosh tomaban para el rey toda mujer bella que se encontraba en el reino, y entre otras, fue llevada una bella mujer judía llamada Ester. Ella hallaba gracia en los ojos de todos los que la conocían. Esto ocurrió en el año sexto del reinado de Ajashverosh (362 a.e.c.)..

Un año después (361 a.e.c.) llegó el turno de Ester de presentarse ante el rey. Ajashverosh la amó y la coronó como reina en lugar de Vashtí. Esto ocurrió en el año séptimo de su reinado, en el mes de Tevet. Ella dio a luz a Darío II, futuro sucesor de Ajashverosh (ver Daniel 9:1). Por consejo de su tío Mordejai – el líder de los judíos – Ester no le revelaba a nadie su verdadera identidad.

Un día Mordejai estaba en las afueras del palacio y escuchó que dos de los servidores del rey estaban planeando matar a Ajashverosh. Mordejai le informó de esto a Ester, quien a su vez le reportó al rey – en nombre de Mordejai – todo ese complot, y finalmente los conspiradores fueron colgados, y todo este evento fue registrado en el libro de las crónicas del reino.

Capítulo 3

Un tiempo más tarde el rey nombró como Primer Ministro a un hombre llamado Hamán. Ajashverosh había ordenado que todos sus servidores se prosternen delante de Hamán, y a pesar de que todos cumplieron la orden, Mordejai se negó a hacerlo. Esta actitud enfureció mucho a Hamán y por cuanto que era «despreciable» para él matar a Mordejai solamente, al enterarse de que Mordejai pertenecía al pueblo judío, decidió matar a todos los judíos del reino. En el mes de Nisán del año duodécimo del reinado de Ajashverosh (357 a.e.c.), Hamán echó la suerte y salió que los judíos deberían morir en el mes de Adar, es decir once meses más tarde.

Entonces Hamán decidió convencer a Ajashverosh de que había un pueblo en el reino que no le traía ningún beneficio al rey y era preferible matarlos. Ajashverosh aceptó la propuesta de Hamán y se sacó el anillo con el sello real, dándoselo a Hamán para que haga lo que le plazca. Hamán había decretado que todos los judíos deberían morir el día 13 del mes de Adar y también que todas sus pertenencias deberían ser saqueadas.

Capítulo 4

Al enterarse de esto, Mordejai envió un mensaje a la reina Ester diciendo que era tiempo de actuar: ella debía pedirle al rey por la salvación de su pueblo. Ester le pidió a Mordejai que reúna a los judíos de la ciudad capital del imperio, Shushán, para pedirles que ayunen por ella durante tres días.

Capítulo 5

En el tercer día del ayuno, la reina Ester se presentó ante el rey, y lo invitó a él y a Hamán a una fiesta que ella prepararía. Ante tanta intriga, el rey le preguntó a Ester qué era lo que quería, y ella le dijo que al día siguiente ella prepararía otro banquete para el rey y para Hamán, y entonces le confesaría al rey su deseo.

Mientras tanto, Hamán – que estaba muy contento por todo el honor que la reina le concedía – se enfureció mucho al ver que Mordejai todavía se negaba a prosternarse ante él. Él volvió a su casa y le contó a su esposa Zéresh todo lo que estaba ocurriendo. Entonces ella y algunos amigos de Hamán le aconsejaron que construya una horca gigante, y al día siguiente le pida permiso al rey para colgar a Mordejai, y de esa manera poder ir contento y sin preocupaciones, a la fiesta de la reina Ester.

Capítulo 6

Aquella noche el rey no pudo dormir y pidió que le lean del libro de las crónicas del reino. Allí estaba registrado todo el episodio del complot de su asesinato y la ayuda que brindó Mordejai al contarle a Ester sobre los planes de los conspiradores.

Ajashverosh le preguntó a sus servidores si Mordejai fue debidamente recompensado por su buena acción, y ellos le respondieron que no. Entonces, el rey le hizo a Hamán – que justamente había ido al palacio para pedirle al rey que cuelguen a Mordejai – una pregunta: ¿de qué manera se debería honrar a un hombre que goza del favor del rey?

Hamán – que pensaba que Ajashverosh se estaba refiriendo a él – le respondió al rey que ese hombre debería ser vestido con los ropajes del rey, y ser paseado por la ciudad montado en el caballo del rey, a la vez que se proclamaba delante de él: «¡Esto será hecho con el hombre a quien el rey desee honrar!».

En ese momento el rey Ajashverosh le ordenó a Hamán que haga todo esto con Mordejai, y sin tener opción, Hamán lo hizo. Después de este episodio, Hamán volvió a su casa muy deprimido y le contó a su esposa Zéresh y a otros amigos, todo lo acontecido con él y con Mordejai. Al escuchar la historia, ellos le advirtieron a Hamán que por cuanto que Mordejai era judío, seguramente él seguirá cayendo delante de Mordejai así como cayó esta primera vez delante de él.

Justo en ese momento, los servidores del rey fueron a buscarlo para llevarlo a la fiesta que preparó la reina Ester.

Capítulo 7

En la fiesta, el rey le preguntó a la reina Ester qué era lo que quería, y ella le respondió que quería seguir con vida al igual que su pueblo, pues había alguien que quería matarlos. El rey le preguntó: «¿quién quiere hacer algo así?», y ella le respondió que era el malvado Hamán.

En ese momento, Hamán – quien quiso implorarle a la reina por su vida – se tropezó y cayó sobre ella. Al ver que Hamán se abalanzó sobre Ester, el rey se enfureció mucho más por esto también, y al enterarse de la existencia de una horca que Hamán había preparado para colgar en ella a Mordejai, decidió que Hamán sea colgado allí, en su propia horca.

Capítulo 8

Después de la muerte de Hamán, el rey Ajashverosh nombró a Mordejai como Primer Ministro. Ester, que estaba preocupada por el aún vigente decreto de exterminio de los judíos, le pidió al rey su derogación. Entonces, el rey Ajashverosh le dio permiso a ella y a Mordejai para escribirles a todos los judíos del reino que se defiendan y peleen en contra de todos sus enemigos el día trece del mes de Adar.

Capítulo 9

El trece de Adar, a pesar de que los enemigos de los judíos planearon destruirlos, lo opuesto ocurrió, y los judíos dominaron a todos sus enemigos. Nadie se les enfrentó en todo el reino y también mataron a los diez hijos de Hamán, pues los enemigos de los judíos temían de ellos y de la importancia de Mordejai en el reino de Ajashverosh.

Ese día, la reina Ester le pidió a Ajashverosh permiso para que en Shushán, la capital del reino, la guerra continúe un día más – el 14 de Adar – y que en ese día sean colgados los hijos de Hamán, que ya habían sido muertos el día anterior.

Al finalizar la guerra, en todo el imperio los judíos festejaron y se alegraron en el día 14 de Adar, y los judíos de Shushán, la ciudad capital, festejaron y se alegraron al día siguiente, el 15 de Adar. Y es por eso que a partir del año siguiente se decretó la fiesta de Purim en la cual los judíos deben alegrarse, comer y beber, enviar comidas a otros judíos, y dar caridad a los pobres.

Capítulo 10

Después de todo lo ocurrido, Mordejai se afianzó como Primer Ministro del rey Ajashverosh y como el líder los judíos.

Para descargar la Meguila completa, hace click aquí

(Esefarad.com y Judaismohoy.com)

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here