Revelaron placas con las que los nazis «marcaban» a los prisioneros judíos

En Polonia, el Museo de Auschwitz-Birkenau recibió cinco piezas originales de placas metálicas que eran utilizadas por los nazis para identificar a los prisioneros judíos dentro de los campos de concentración.
La donación de estas piezas la hizo un donante anónimo. «Las placas contenían agujas de un par de milímetros que, insertadas en un sello especial, creaban un número específico», dijo Elzbieta Cajzer, jefa de colecciones del Museo de Auschwitz.
Piotr Cywinski, director del Museo, afirmó que este hallazgo «es uno de los más importantes de los últimos años. No podemos creer que las herramientas originales para tatuar a los prisioneros podían ser descubiertas a esta altura». Y agregó: «Esos sellos enriquecerán enormemente una nueva exposición que estamos preparando».
El único antecedente de objetos similares utilizados durante la Segunda Guerra Mundial, está en el Museo Militar de San Petersburgo, en Rusia.

El tatuaje de prisioneros se inició en el otoño de 1941, cuando las autoridades decidieron marcar a los prisioneros de guerra soviéticos.

El número se tatuaba en el lado izquierdo del pecho usando un sello de metal al que se insertaban las placas desmontables con agujas. Un solo golpe con un sello de tinta era suficiente para impresionar todo el número. Durante la primavera de 1942, los nazis ordenaron que los tatuajes se realizaran en el brazo izquierdo.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here