Paciencia. Por Rabino Sergio Bergman

Es la ciencia de la paz: la capacidad que posee un individuo de estar en armonía, en calma, en equilibrio, sabiendo que hay procesos y construcciones que se dan en el tiempo y no solamente en la propia necesidad. La virtud de la paciencia expresa que cada uno sabe que debe seguir trabajando, insistiendo, esperando, con la íntima convicción de que aquello que se hace ayuda, sin apresurarse, al fin que se busca.

Es un acto de misericordia, de contemplación y de empatía con el otro; tener paciencia a otro es un acto de amor, es darle la oportunidad, en su propio proceso, de hacer las cosas por sí mismo sin esperar a que las haga tal como uno las haría.

La paciencia debe ser ilimitada como virtud, excepto que la derribe la falta de respeto y la violación de los propios derechos y jurisdicciones. No es sometimiento, sino mantener el eje de tener la tranquilidad de que se está haciendo lo correcto. La paciencia permite mantener la interioridad del ser como un refugio de paz: el logro más importante de esta virtud es que convierte al individuo en un ser pacífico.

Por Rabino Sergio Bergman, diputado nacional por el PRO

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here