Gerardo Gorodischer: »Queremos que la sociedad nos vea como judíos chilenos y no como inmigrantes»

El presidente de la Comunidad Judía de Chile evalúa positivamente su primer año en el cargo, aunque siente que no todas las instituciones del ishuv comprenden la importancia del quehacer de representación y acción política que desarrolla el organismo.

“Ha sido una gran experiencia en lo personal y comunitario. Yo siento que he contado con el apoyo de las comunidades, aunque claramente no todas entienden bien nuestra función o no la consideran necesaria, ya que no siempre se ve el trabajo que realizamos”, asegura Gerardo Gorodischer, al momento de evaluar su primer año como presidente de la Comunidad Judía de Chile (CJCh).

“Es que las instituciones -agrega- tienen sus propias prioridades y urgencias, lo cual es lógico, pero a veces pierden la visión global sobre la importancia de ser parte activa de nuestra gestión, por ejemplo cuando la CJCh a través de las redes sociales sale en defensa de algún tema que nos afecta como comunidad”.

Junto con destacar el trabajo de su equipo en la CJCh (Marcelo Isaacson, Danit Ergas y Marcos Levy), resalta que “respecto a lo más gratificante, en realidad hay muchas cosas, pero lo principal es sentir el cariño de gente y poder entregar parte de mi tiempo para apoyar a la comunidad, entendiendo que las necesidades son infinitas pero la oportunidad es única”.

-¿Qué lecciones dejaron los casos Murdock, camiseta de Palestino y escuela nazi?

-Todos los temas fueron muy mediáticos y de gran connotación pública. Hubo gran publicidad y alta participación de la comunidad palestina y de la sociedad chilena en general, pero muy baja participación de nuestro ishuv. Me parece que hay organizaciones e instituciones que no ven la importancia real del tema de discriminación. Pero al margen de eso, debo destacar la rápida y ejecutiva acción del gobierno de nuestro país ante algunos hechos discriminatorios y totalitaristas, lo cual nos reafirma el compromiso gubernamental en esta materia.

-¿Cómo evalúas la relación con el gobierno de Piñera, y qué se avizora con el gobierno de Bachelet?

-Nunca es bueno comparar. Pero sí quiero destacar que tanto Sebastián Piñera como Michelle Bachelet valoran mucho a Israel y al pueblo judío. A ambos mandatarios les une una relación con Israel que tiene matices y orígenes distintos, pero que al final los posiciona como buenos amigos.

Me tocó estar en este cargo solo el último año del gobierno de Sebastián Piñera, y diría que quedé muy impresionado con la gran cercanía que existió con Israel especialmente en temas de salud, agricultura, reciclaje de aguas, desalinización, etc. Tal vez, lo pendiente fue que no se avanzó en el tratado de libre comercio.

Lo que espero de este nuevo gobierno, al igual que el primer período de la Presidenta Bachelet, es que exista una muy buena comunicación, y desde ya veo una apertura a trabajar con la comunidad judía en temas país, ya sea a través de miembros del ishuv o bien recogiendo la experiencia de Israel.

Por otro lado, creo que hay una gran oportunidad para aportar en este desafío que se ha planteado de construir un país de mayor equidad.

-¿Qué importancia le asignas a la acción pública de la comunidad y qué se hará particularmente a nivel de parlamentarios y líderes de opinión en esta nueva etapa política?

-Creo que la comunidad debe participar activamente en el quehacer nacional, porque queremos que la sociedad nos vea como judíos chilenos y no como inmigrantes.

En este sentido, hay que destacar que en los últimos 20 años ha habido una destacada, numerosa y activa participación de miembros de nuestro ishuv en el gobierno, mientras que en el parlamento hoy contamos con tres miembros de nuestra comunidad.

Además, se ha conformado el Comité Interparlamentario Chileno Israelí, con más de 37 miembros. En este plano, estamos organizando un viaje a Israel con diputados, senadores, periodistas y líderes de opinión, para que ellos vean con sus propios ojos la realidad en Israel y así conozcan lo que no aparece en los medios de comunicación. Además, queremos apoyar a los jóvenes que quieran participar en política y trabajar en el desarrollo institucional de nuestro país.

-¿Qué tienen en carpeta en materia de acción social y lucha contra la discriminación?

-En el tema de la discriminación, creemos que la ley promulgada hace un par de años es un buen comienzo, pero no es suficiente, y ya hemos tomado contacto con el nuevo gobierno para trabajar en la promulgación de una ley contra la incitación al odio.

En relación al tema de acción social, nombramos a Jonathan Rapaport para coordinar un trabajo mano a mano con las distintas comunidades, para ir en ayuda de los damnificados del terremoto de Iquique y el incendio de Valparaíso, donde pronto estaremos ayudando también en terreno.

-Finalmente, ¿vislumbras algún canal de diálogo con la comunidad palestina?

-Después de un año 2013 bien movido en este sentido, sí hemos tenido algunas conversaciones informales con miembros de la Federación Palestina.

Si bien han mostrado posturas más radicales, creemos necesario tener un canal de comunicación abierto para evitar situaciones que después podamos lamentar.

A esto se suman algunas propuestas y formas de acercamiento que hemos planteado recurrentemente, en el sentido de invitarlos a trabajar juntos en beneficio de la sociedad chilena, pero lamentablemente no hemos encontrado el eco esperado.

(Fuente: Por La Palabra Israelita)

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here