Un acto cargado de emotividad recordó a Perlasca y a Verdi

Se llevó a cabo un sentido homenaje a Giorgio Perlasca, «Un Justo entre las Naciones», como así también a Giusseppe Verdi por el bicentenario de su nacimiento. En este acto estuvieron presentes dirigentes comunitarios, las autoridades del Museo del Holocausto, como también dirigentes italianos de diferentes federaciones que se encuentran en la Argentina y la embajadora por Italia en Argentina, Teresa Castaldo.

La conferencia General de Federaciones Italianas en Argentina (FEDITALIA) realizó el emocionante acto en conjunto con el Museo del Holocausto para brindarle un homenaje a dos personas que de diferentes formas contribuyeron a la profundización de la memoria y de las relaciones humanas con diferentes actos. La vice-presidenta de FEDITALIA, Irma Rizzuti tuvo la amabilidad de pasar por los micrófonos de VIS A VIS para comentar las sensaciones previas al homenaje: «Nosotros entendemos que este acto es re afirmar los lazos que tenemos en común con el pueblo judío. (…) Como colectividades somos muy símiles y tenemos un mismo objetivo que es mantener viva la memoria y las raíces».


El inicio del homenaje comenzó con el discurso de Claudio Avruj, presidente del Museo del Holocausto, quien en primera instancia pidió paz para el mundo debido al conflicto que hace más de dos semanas se desató en Medio Oriente. Luego en un profundo y emotivo discurso remarcó que este acto sirve para estrechar los vínculos entre ambas comunidades, y que es importante que el museo realice este tipo de recordatorias para mantener viva la memoria. Luego, la tomó la palabra la embajadora Castaldo, quién hizo un breve racconto de la historia de Perlasca que salvó la vida de más de 5.000 judíos haciéndose pasar como cónsul español en Hungría.  Además otros oradores representantes de la comunidad italiana, como así también de la comunidad judía brindaron su recordatorio a dos personas que nunca habían sido homenajeados, hasta ahora.

Para finalizar el acto hubo dos espectáculos artísticos; el primero estuvo a cargo de la agrupación Encanto Lírico que cantaron el area del brindis de la ópera «La Traviatta», y luego el coro Sharim de la Sociedad Hebraica Argentina cantó dos canciones; una fue la canción de paz y cerraron el homenaje cantando el Va Pensiero de la ópera Nabuco de Verdi, que los italianos lo consideran su segundo himno. Además se descubrió una plaqueta en una de las paredes del museo en la que recuerda a Perlasca.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here