¿Por Qué Abbas Avaló las Demandas de Hamas? Por Khaled Abu Toameh

Evidentemente Abbas ha llegado a la conclusión de que a menos que se apresure y declare su apoyo a la “resistencia” palestina en la Franja de Gaza, su pueblo marchará a su oficina y lo obligará a renunciar. El temor de Abbas a una revuelta lo ha llevado a los brazos abiertos de Hamas y la Jihad Islámica.

Otra razón para el inesperado cambio de la política de Abbas podría ser la promesa de ayuda financiera que recibió de Qatar – un enemigo de al-Sisi de Egipto, pero el mayor financista de la Hermandad Musulmana y de Hamas.
Abbas sabe que si quiere sobrevivir, tendrá que estar del lado de los extremistas.

Hasta hace poco, el Presidente de la Autoridad Palestina [AP] Mahmoud Abbas era muy crítico de Hamas y la Jihad Islámica por su negativa a aceptar el alto el fuego con Israel, mediado por Egipto.

Pero ahora Abbas parece haber dado un giro de 180 grados e incluso ha avalado las condiciones de Hamas y la Jihad Islámica para un alto el fuego.

El cambio en la posición de Abbas se hizo evidente después de su visita a Doha, Qatar, donde sostuvo conversaciones por separado con Emir Tamim bin Thani al-Hamad y el líder de Hamas Khaled Mashaal.

Antes de su visita a Doha, Abbas estuvo en El Cairo, donde se reunió con el presidente Abdel Fattah al-Sisi y discutió con él la manera de poner fin a los combates en la Franja de Gaza.

Durante su visita en El Cairo, Abbas reiteró su llamado a Hamas y a la Jihad Islámica a aceptar el plan de alto el fuego egipcio. Sin embargo, la visita a Qatar parece haber cambiado a Abbas, que ahora ha avalado abiertamente las condiciones de los dos grupos y ya no habla de la propuesta de Egipto como el único plan sobre la mesa.

Incluso la semana pasada, Abbas anunció que las condiciones de alto el fuego establecidas por Hamas y la Jihad Islámica eran “innecesarias”. Después, Abbas lanzó un ataque indirecto contra los dos grupos terroristas, apodando a sus líderes de “mercaderes de sangre”.

En un discurso emitido esta semana en la TV Palestina, Abbas también hizo abiertamente responsable a Hamas de la guerra continua en la Franja de Gaza. Señaló que si bien Israel había aceptado la propuesta de alto el fuego egipcia, Hamas “lamentablemente la rechazó”.

Las declaraciones de Abbas provocaron fuertes condenas no sólo de Hamas y la Jihad Islámica, sino también de muchos otros palestinos.

Desde el miércoles, sin embargo, líderes de Hamas y la Jihad Islámica comenzaron, repentinamente, a alabar a Abbas por sus políticas y declaraciones sobre la guerra en la Franja de Gaza, y el líder de Hamas, Khaled Mashaal, comenzó a dejar constancia de un montón de alabanzas a Abbas por su “brillante desempeño político”.

Mashaal le dijo a un canal de TV ruso que Abbas era un “hombre de difíciles misiones” y que el acuerdo de unidad entre Hamas y la facción Fatah de Abbas se mantendría intacto.

El miércoles, el portavoz de Hamas, Sami Abu Zuhri, dio la bienvenida a una declaración de Abbas y el liderazgo de la OLP que avaló efectivamente las condiciones de Hamas y la Jihad Islámica para un alto el fuego. Abu Zuhri dijo que la declaración contribuye a la unidad palestina y bloquea el paso a los intentos de sabotear la reconciliación entre Hamas y Fatah.

El Sheikh Khaled al-Batsh, funcionario de alto rango de la Jihad Islámica, también pasó de criticar a Abbas a alabarlo. Al-Batsh dijo que estaba particularmente satisfecho con los últimos retóricos ataques de Abbas contra Israel, incluyendo amenazas de señalar a los israelíes en los foros internacionales como “criminales de guerra”.

La declaración de la OLP avalando las demandas de Hamas y la Jihad Islámica se produjo dos semanas después del comienzo de la guerra en la Franja de Gaza. Fue emitida después de una reunión de emergencia de la dirección de la OLP en Ramallah, bajo la presidencia de Abbas.

En referencia a las condiciones de Hamas y la Jihad Islámica para un alto el fuego, el comunicado dice: “Las demandas de la Franja de Gaza de detener la agresión [israelí] y levantar el sitio en todas sus formas son las demandas de todo el pueblo palestino. El liderazgo palestino está dedicando todos sus esfuerzos para lograr este objetivo”.

Esta declaración contradice la anterior afirmación de Abbas de que las condiciones de Hamas y la Jihad Islámica son “innecesarias”.

Entonces, ¿Qué causó el repentino cambio en la postura de Abbas en relación a la guerra en la Franja de Gaza?

Una de las razones podría ser el creciente resentimiento entre los palestinos hacia Abbas y sus funcionarios de alto rango en la Margen Occidental por no “estar del lado de su pueblo” contra la “agresión” israelí.

Por primera vez desde el estallido de la guerra, los palestinos en la Margen Occidental han salido a las calles para condenar enérgicamente a Abbas como un “traidor” y exigir su retirada del poder. En algunas ciudades palestinas, policías palestinos utilizaron munición real y gases lacrimógenos para dispersar a manifestantes palestinos contra Israel y el liderazgo de la AP.

Evidentemente, Abbas ha llegado a la conclusión de que a menos que se apresure y declare su apoyo a la “resistencia” palestina en la Franja de Gaza, su pueblo marchará a su oficina y lo obligará a renunciar.

Esa posibilidad es probablemente la razón por la que Abbas decidió esta semana enviar a su esposa y a sus nietos a quedarse en la residencia de la familia en Amman, Jordania. Según varios informes, los miembros de las familias de Abbas dejaron Ramallah “en secreto” y se dirigieron a Jordania en medio de crecientes críticas al presidente de la Autoridad Palestina.

Testigos dijeron que la seguridad se ha intensificado en torno a la casa y la oficina de Abbas en Ramallah debido a la preocupación por su seguridad.

El temor de Abbas a una revuelta palestina contra su régimen lo ha llevado a los brazos abiertos de Hamas y la Jihad Islámica.

Otra razón para el inesperado cambio en la política de Abbas podría estar relacionada con una promesa que recibió de Qatar para proveer a la Autoridad Palestina con ayuda financiera. Si es verdad, esto podría tensar las relaciones entre Abbas y al-Sisi, que es despreciado por Qatar – el mayor financista de la Hermandad Musulmana y Hamas.

Abbas ha optado por estar del lado de la “resistencia” palestina contra Israel. Ahora, incluso, está repitiendo la acusación de Hamas de que la operación militar israelí está destinada principalmente a “frustrar” el acuerdo de unidad entre Hamas y Fatah.

Abbas sabe que si quiere sobrevivir, tendrá que estar del lado de los extremistas. Las declaraciones y políticas moderadas sólo lo han metido en problemas.

Fuente: gatestoneinstitute.org / Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here