Uruguay: Nace una nueva biblioteca para perpetuar la memoria del Holocausto

La memoria de la Shoá, el Holocausto contra el pueblo judío cometido en Europa durante la Segunda Guerra Mundial, tendrá en Uruguay un nuevo lugar para perpetuar su estudio y su memoria con la apertura de la primera biblioteca sobre esta tragedia histórica en ese país.

La nueva biblioteca Simón Wiesenthal de Montevideo recoge material bibliográfico, fundamentalmente en español, sobre la matanza de judíos y otras víctimas de las atrocidades cometidas por los Nazis, y otro tipo de documentos como películas, carteles o testimonios grabados de supervivientes destinados a que «la gente tenga acceso y pueda recordar y estudiar lo sucedido».

«Esto es un sueño hecho realidad, y lograr esto es muy emocionante. Hemos traído material del mundo entero. También hay algo sobre otros genocidios, como el Armenio, el Charrúa, la persecución a los homosexuales por el nazismo o los gitanos. Es un espectro amplio, porque todo trata de los derechos humanos, pero lo central es el holocausto», explicó a Rita Vinocur, responsable del Centro Recordatorio del Holocausto, entidad que impulsó la creación de la biblioteca.

Vinocur, hija y sobrina de supervivientes del Holocausto, apuntó que la biblioteca, que está instalada en el edificio que alberga la Comunidad Israelita del Uruguay, está destinada a cualquier persona «judía o no judía interesada en el tema» y que incluso cuenta con materiales «para explicar esta tragedia a los niños».

«Acá para hacer cualquier investigación tenemos mucho. Alguno de los fondos son como el abecé para aprender del tema. Y luego hay material para investigadores muy profundo, que no está ni en Internet. Tuvimos un equipo de expertos en la materia, que eligieron detalladamente los contenidos», indicó.

La biblioteca se logró crear tras un trabajo de más de dos años y aportaciones de diversas instituciones del país y del

exterior, entre ellas la Embajada alemana en Uruguay, que pagó «los muebles y la bibliotecóloga».

Vinocur destacó que este es el último «gran proyecto» del Centro Recordatorio del Holocausto de Uruguay, organización fundada por supervivientes en el año 1953 y que con esta biblioteca garantiza su permanencia en el futuro.

«Tengo la visión de que esto va a florecer (…) Teníamos el miedo de que la instituciones de supervivientes cierren, pero ahora habrá gente joven que se acerque y no solo descendientes de supervivientes», precisó.

Según estimó Vinocur, a Uruguay llegaron tras la Segunda Guerra Mundial unos tres mil supervivientes judíos del Holocausto, si bien muchos no se quedaron en el país y terminaron en Argentina.

«De todas formas, supervivientes de los guetos y campos de concentración ya quedan pocos. Hay más personas que lograron esconderse o vivir con identidad cambiada en casas no judías, o que huyeron a Rusia y sufrieron mucho en Siberia. Pero calculo que deben quedar unos 20 o 30», dijo.

Estos supervivientes asentados en Uruguay crearon precisamente el Centro Recordatorio del Uruguay, que dirige el primer Museo del Holocausto que se estableció en América Latina, para entre otras cosas «poder reunirse entre ellos y hablar de la Shoá, porque solo entre ellos se entendían».

«Cuando vinieron los supervivientes al Uruguay la gente no quería ni saber ni escuchar sus historias, porque era algo muy triste, costaba escuchar lo más dramático. Y crearon esa a institución para entenderse. Pero cuando la gente en Uruguay comenzó a escuchar, la recepción fue muy buena», recordó Vinocur.

Uruguay fue uno de los primeros países del mundo en reconocer en 1948 el Estado de Israel y es hogar de una amplia e influyente colectividad judía que desciende fundamentalmente de emigrantes llegados del centro y este de Europa que llegaron al país a principios del siglo XX.

Fuentes Aurora Digital/ EFE

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here