Los judíos de Francia están bajo un doble ataque. Por Ben Dror Yemini

Mientras que los franceses están empezando a sentirse como extranjeros en su propio país, los judíos locales se enfrentan tanto a la derecha antisemita como a la izquierda antisionista, que marchó junto a los jihadistas que apoyan a Hamas en las protestas del verano.

Dos de los guardias de seguridad de la institución, reforzados por soldados con rifles de asalto, estaban frente al edificio, que también incluye una sinagoga y el centro de la comunidad judía.

Es una pequeña ciudad en el sur de Francia, pero después de los acontecimientos que ocurrieron en la capital, París, el miedo se ha convertido en mucho más concreto.

En la cercana Marsella, a menos de una hora en auto, hay barrios musulmanes en los que incluso la policía tiene miedo de entrar. Cuando se celebraron las elecciones en Túnez, el apoyo al partido islámico fue mucho mayor en Marsella que en el país de origen. Eso no quiere decir que todos los seguidores del partido aprueban el terrorismo. Pero es aterrador.

El problema no es el viejo antisemitismo. El problema es el nuevo antisemitismo, y el problema es la dirección a la que Francia se dirige. En Sarcelles, una localidad cerca de París, habitada por norafricanos, donde judíos y musulmanes han vivido en relativa paz durante las últimas décadas, ocurrió algo el verano pasado – y las protestas anti-Israel se convirtieron rápidamente en violentas protestas contra los judíos. Algunos de los vecinos también se convirtieron en vándalos amotinados.

“Tengo mucho miedo por lo que no he salido de casa en tres días”, me dijo una mujer judía de Sarcelles. “Tan pronto como tenga la oportunidad, me iré de aquí. Hubo violencia. Hubo vandalismo. Fueron destruidas y quemadas tiendas. Es sólo un milagro que no hubiera víctimas. Pero nadie está dispuesto a asumir un riesgo sobre el futuro. Nadie se engaña de que la coexistencia volverá”.

Los judíos de Francia se sienten como los judíos de Israel en el pico de la intifada. Muchos de ellos se colocan la kipá cuando llegan a Israel. No es que ellos son devotos judíos. En Francia simplemente no pueden caminar con kipá. En Israel gozan de un ambiente de libertad – la libertad de usar kipá, un lujo imposible en su lugar de residencia. Ahora es cada vez peor.

Vi a los padres que llegan a la escuela, al comienzo o al final de la jornada escolar. Miran con temor en todas direcciones.

Ha habido ataques terroristas contra judíos antes. Uno fue llevado a cabo en la ciudad de Toulouse por Mohamed Merah, un duplicado de los hermanos Kouachi, que llevaron a cabo el asesinato en la oficina de Charlie Hebdo.

Es cierto que la mayoría de los musulmanes no apoyan el terrorismo. Pero muchos de ellos están a favor de aplicar la ley sharia. Y su líder, Tariq Ramadan, es un auténtico representante del doble discurso: Es tanto un claro partidario de la integración de los musulmanes en Europa como un ferviente partidario de la “resistencia” islámica en Marruecos, en Chechenia, en Palestina, en Pakistán y en Afganistán. El hombre está ahora gritando en favor de la libertad de expresión. Puede ser un profesor, pero es tan escurridizo como una anguila – y este es el “moderado” líder espiritual de muchos jóvenes musulmanes de Francia.

Francia está bajo ataque, y la comunidad judía está bajo un doble ataque. Los franceses están empezando a sentirse como extranjeros en su país, y para los judíos es una doble extranjería. Ya están acostumbrados a una derecha antisemita, cuyo mejor momento fue el caso Dreyfus.
Personas sombrías en la izquierda, por lo general antisionistas, operando junto con la derecha antisemita, y en las protestas del verano pasado marcharon junto a los jihadistas que apoyan a Hamas.

Hay millones de franceses, incluidos musulmanes decentes y respetuosos de la ley – pero los jihadistas, aunque sean pocos, están lejos de ser derrotados.

Francia tiene sus preocupaciones. Los judíos tienen más preocupaciones. Los acontecimientos de la semana pasada sirvieron como un hito para Francia. Muchos judíos sienten que este es un hito delante del final del camino en Francia.

Por Ben Dror Yemini

Fuente: YnetNews / Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld

1 COMENTARIO

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí