Canciller de España: Es »perturbador» que Hamás siga controlando Gaza

El ministro español de Exteriores, José Manuel García-Margallo, expresó a las autoridades nacionales su preocupación por la marcha del proceso de paz y la situación en Gaza y abogó por una solución que combine el cese del bloqueo en la Franja y el avance de las negociaciones con la seguridad de Israel.

El jefe de la diplomacia española abogó por un proceso de paz encaminado a la solución de los dos Estados -un Israel seguro y una “Palestina” viable- evitando medidas «unilaterales» que puedan «frenar o dinamitar» ese avance y con garantías para que un futuro Estado palestino «no pueda convertirse en una segunda Gaza, en un puerto franco para movimientos terroristas de una u otra zona».

García-Margallo puso hoy fin a su gira por Oriente Medio con una visita a Israel, al que llega tras haber visitado Jordania y la Autoridad Palestina, incluyendo la Franja de Gaza.

La agenda política de García-Margallo en Jerusalén incluyó reuniones con el presidente del, Reuven Rivlin, a quien invitó a visitar España; con el primer ministro, Biniamín Netanyahu, y con el titular de Exteriores, Avigdor Liberman.

Margallo dijo que el conflicto entre israelíes y palestinos fue el asunto principal de la agenda política, un tema en el que el ministro español trasladó la preocupación por la marcha del proceso de paz, cuya ruptura, entre otras razones, Israel apunta a los palestinos por su decisión unilateral de adherirse a la Corte Penal Internacional (CPI), en violación a los Acuerdos de Oslo.

También destacó que está siendo «extraordinariamente perturbador» el hecho de que el movimiento islamista Hamás siga controlando la Franja de Gaza y no la Autoridad Palestina (AP), lo que, subrayó, «dificulta las relaciones políticas y la propia reconstrucción de Gaza».

No obstante, en opinión de Margallo, la política que sigue Israel desde un punto de vista unilateral con los asentamientos judíos tampoco ayuda al proceso.

Después de su visita a Gaza, García-Margallo se refirió en sus encuentros a la «desesperada» situación de la población de la Franja y a la necesidad de su reconstrucción, después de que 56.000 viviendas quedaran destruidas tras la contraofensiva israelí contra el grupo terrorista Hamás en los pasados julio y agosto y que haya cien mil personas que no pueden volver a sus casas.

El jefe de la diplomacia española indicó que entiende la «preocupación» de Israel por su seguridad al estar controlada Gaza por Hamás.

En este sentido, explicó que Israel teme que se permita la entrada en Gaza de material de construcción que pueda ser utilizado para construir túneles que sirvan para agredirlo.

En este sentido, el presidente propuso, según el ministro, llevar casas prefabricadas para atender las necesidades de la población «sin que eso pueda desviarse a otros usos».

Se trata, dijo García-Margallo, de combinar la necesidad de cesar el bloqueo para permitir la reconstrucción de Gaza y el desarrollo de actividades económicas, con las preocupaciones de seguridad de Israel.

Una solución que el jefe de la diplomacia española definió como de «compromiso inteligente» y que hasta el momento solo cuenta con un estudio presentado por Canadá.

El ministro dijo que España es un país «amigo» de Israel que quiere que avance el proceso de paz con la solución de los dos Estados evitando las medidas «unilaterales».

Negó que la proposición no de ley aprobada en noviembre por el Congreso español instando al Gobierno a reconocimiento del “Estado Palestino” haya causado malestar en Israel sino «bienestar».

En este sentido, explicó que las autoridades israelíes dijeron que es «la iniciativa más inteligente de toda Europa» pues dice que el reconocimiento debe ser fruto de la negociación y porque hace una referencia explícita a la seguridad de Israel.

García-Margallo constató además en su visita a Jerusalén las buenas relaciones que unen a los dos países pese a «algunas discrepancias» y las calificó de «extraordinariamente sólidas, cordiales y estrechas».

Desde el punto de vista político, también mantuvo en Tel Aviv un encuentro con el líder de la oposición, el laborista Isaac Herzog, y con la dirigente de Hatnuá y ex ministra de Justicia Tzipi Livni.

Además del proceso de paz, también estuvieron en la agenda de las conversaciones asuntos como Siria, Irak, Irán, Libia, Yemen y el norte de África.

Mantuvo además una reunión con empresarios españoles que trabajan en Israel y que están especialmente interesados en temas ferroviarios, puertos, infraestructuras y energías renovables.

En su viaje al país, el ministro visitó el Museo del Holocausto, Yad Vashem, donde hizo un homenaje a los españoles Justos entre las Naciones, el máximo reconocimiento de Israel a los que ayudaron a los judíos durante la II Guerra Mundial.

Fuente: EFE y Aurora

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here