¿Por qué Hamas sonríe?

En 2007, Abbas perdió la Franja de Gaza frente a Hamas. Ahora, parece estar perdiendo la Franja de Gaza de sus rivales de Fatah. Muchos de sus ex partidarios de Fatah se volvieron en su contra.

Lo último que los palestinos y la comunidad internacional quieren es otra Siria o Libia, o Yemen en Medio Oriente.

Esta no es una lucha por la reconstrucción de Gaza, o reformas, democracia o construir un futuro mejor para los palestinos.

Esta no es una lucha entre los “buenos” y “malos” muchachos. Más bien, es una lucha entre malos y los malos y, todo, se trata de dinero, ego y poder.

La facción palestina Fatah, cuyos líderes – se supone- está trabajando para preparar a los palestinos para un Estado independiente, está, hoy, enredada en una amarga y violenta lucha de poder entre el Presidente Mahmoud Abbas de la Autoridad Palestina y su principal rival, Mohamed Dahlan. Esa es una confrontación, sin poner en duda la preparación de Fatah para establecer un Estado palestino en la Margen Occidental, la Franja de Gaza y Jerusalén oriental.

La pelea de Fatah no es nueva ya que, Abbas y Dahlan (ex comandante de seguridad de AP en la Franja de Gaza) libra una guerra, uno con otro, durante los últimos cuatro años. Abbas cree que Dahlan, que hoy reside en Emiratos Árabes Unidos, estuvo, durante largo tiempo, complotando para reemplazarlo, como presidente de la Autoridad Palestina. Abbas tomó medidas para socavar a Dahlan, incluyendo su expulsión de Fatah.

Abbas acusó a Dahlan de malversación financiera y asesinato (este cargo lo negó con vehemencia).

Pero es la primera vez que, la disputa entre los dos hombres, derivó en violencia. En las últimas semanas, las calles de la Franja de Gaza fueron escenarios de violentos choques entre partidarios de Abbas y Dahlan, para el gran deleite de Hamas. La última crisis comenzó cuando Abbas decidió recortar los salarios de unos 250 representantes de Fatah en la Franja de Gaza, que sospechaba eran seguidores de Dahlan. En respuesta, los hombres de Dahlan se alborotaron, incendiando autos e instituciones pertenecientes a los leales a Abbas en la Franja de Gaza. Una de las estructuras que fueron blanco de ataques, por parte de hombres de Dahlan, es la Sociedad de Familias de Prisioneros y Mártires, forzada a cerrar luego que, sus oficinas, fueran prendidas fuego en la ciudad de Gaza.

Los hombres de Dahlan atacaron a una cantidad de altos representantes de Fatah, asociados, de manera cercana, a Abbas. Uno, Mohamed al-Nahhal, fue herido leve durante un ataque en una conferencia de médicos, en un hotel en la ciudad de Gaza.

La violencia forzó a Fatah a suspender todas sus actividades en la Franja; otra vez para gran regocijo de Hamas. Algunos leales a Abbas están convencidos que, Dahlan y sus partidarios, trabajan en coordinación con Hamas.

Osama Qawassmeh, vocero de Fatah afiliado a Abbas, dijo que Hamas está trabajando duro para “alentar” a los hombres de Dahlan a atacar a sus rivales. Clamó que, Dahlan, mejoró sus relaciones con Hamas, canalizando fondos hacia la Franja de Gaza.

Luego de la reciente avalancha de ataques, leales a Abbas en la Franja de Gaza continuaron con la ofensiva amenazando con “eliminar” a Dahlan y sus “pandillas”.
Un panfleto, implementado por un –hasta ahora- desconocido grupo pro-Abbas llamado “Protectores de la Legitimidad”, amenazaron con matar a 80 partidarios de Dahlan. El grupo publicó los nombres asegurando que trabajaban para Israel. “Sus amenazas no nos intimidarán”, dijo el grupo. “Están comenzando a jugar con fuego. Pero nosotros estamos hechos de fuego, que los quemará. El lenguaje del diálogo terminó y, a partir de hoy, comenzaremos a hablar con el lenguaje de las armas”.

En 2007, Abbas perdió, en manos de Hamas, la Franja de Gaza. Ahora, parece estar perdiendo la Franja de Gaza de sus rivales de Fatah. Los violentos acontecimientos de las últimas semanas son otro signo del fracaso de Fatah para actuar, en conjunto, en especial como consecuencia de su derrota con Hamas, en las elecciones parlamentarias de enero de 2006.

Durante los últimos años, Abbas declaró, una y otra vez, que nunca habrá un Estado palestino sin la Franja de Gaza. Sin embargo, las luchas intestinas entre líderes de Fatah, así como el continuo conflicto de poder entre Abbas y Hamas, significan que las posibilidades de crear un Estado palestino mientras esté en el poder son nulas. Si, en el pasado, Abbas era incapaz de visitar la Franja de Gaza debido a Hamas, ahora sabe que, muchos de sus ex partidarios de Fatah, se volvieron en su contra.

Bajo las actuales circunstancias, no hay mucho que Abbas pueda hacer más que permanecer en la Margen Occidental, donde se siente más seguro, en gran medida gracias a la presencia de las Fuerzas de Defensa de Israel.

Es tiempo que la comunidad internacional se despierte y se dé cuenta que, toda la idea de establecer un Estado palestino independiente, no es sino una broma. Lo último que los palestinos y la comunidad internacional quieren es otra Siria, Libia o Yemen en Medio Oriente.

En lugar de trabajar para ayudarse mutuamente y reconstruir la Franja de Gaza, los palestinos están ocupados luchando y amenazándose. Esa no es una lucha en torno a reformas, democracia o la construcción de un futuro mejor para los palestinos. Ni es una lucha entre buenos y malos muchachos. Más bien, es una lucha entre malos y malos sobre dinero, ego y poder.

Por Khaled Abu Toameh
Fuente: CIDIPAL – gatestoneinstitute.org – PorIsrael.org

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here