El MUHBA El Call se reinventa para poner en valor el legado judío de Barcelona

Poner en valor el legado judío que ha llegado hasta nuestros días y dar a conocer la historia y el patrimonio del Call de Barcelona son dos de los principales objetivos del ambicioso proyecto museístico que desde este miércoles se puede visitar en el centro de interpretación del Call, que el Muhba ha remozado en la plaza Manuel Ribé, un centro que se inauguró en febrero del 2008 precisamente como punto de partida para dar a conocer cómo vivía la comunidad judía barcelonesa en tiempos medievales.

El nuevo proyecto se estructura en tres ámbitos que inciden en los aspectos topográficos del Call, su historia y el legado cultural que ha llegado hasta nuestros días. Un espacio que alberga virtualmente, entre otros, las 20 mejores obras que los eruditos del Call escribieron entre los siglos XI y XIV. El centro está situado en pleno núcleo de la judería barcelonesa, en un edificio con restos del siglo XIII que fue propiedad de Jucef Bonhiac, tejedor de velos.

La interacción con el visitante es uno de los puntos fuertes del proyecto, ya que permite hacerse una idea virtual de cómo era la vida en la judería barcelonesa. Así, la Guia del Call, que forma parte del primer ámbito expositivo, permite localizar los puntos más importantes a través de un recorrido virtual por los antiguos Call Major y Menor, una ruta que el visitante también podrá hacer después a pie con mayor conocimiento de causa e identificar en la calle las principales casas del Call Major que en la exposición muestra virtualmente el Parcel·lari Interactiu.

La historia del Call, que centra el segundo ámbito expositivo, está sintetizada en un audiovisual que resume la evolución de la comunidad desde su formación hasta su desaparición en el 1391, con la aparición de los conversos. También las vitrinas están llenas de objetos localizados en el Call, pero las pantallas interactivas y los audiovisuales son los que permiten hacer una mejor aproximación a la vida en el barrio en su momento de máximo esplendor, hacia el 1300.

En la escalera de acceso a la planta superior del centro se exponen lápidas procedentes del cementerio judío de Montjuïc, y una pantalla interactiva permite al visitante tener información y visionar todas las lápidas procedentes de este cementerio que se han conservado.

El tercer ámbito expositivo, el dedicado al legado, ocupa toda la planta superior del centro, donde sobresalen tres personalidades: Abraham bar Hiyya, Salomón ben Adret y Hasdai Cresques, tres de los autores más sobresalientes entre los eruditos que vivieron en el Call barcelonés. De esta manera se ha dado un nuevo sentido y visión al MUHBA El Call, ya interesante de por sí no sólo por encontrarse en pleno núcleo de la judería barcelonesa sino también porque alberga restos del siglo XIII como lámparas rituales, escudillas o las mencionadas lápidas funerarias.

Este nuevo y ambicioso proyecto expositivo quiere convertirse también en un reclamo turístico, sobre todo para los americanos de origen judío y los israelíes, muy dados a conocer los vestigios de sus antepasados por el mundo. Un perfil de turista de alto poder adquisitivo y cuyos intereses culturales están en el Top Ten de su lista de motivaciones de viaje. Aunque no existen datos oficiales de lo que representa el colectivo judío dentro del universo turístico, sí hay algunas cifras que denotan la relevancia que tienen como visitante de alto poder adquisitivo. Sin ir más lejos, los israelíes registraron en el 2013 unos 20,3 millones de euros de gasto en tarjetas de crédito, según los datos oficiales de Turisme de Barcelona.

Fuente: Diariojudio.com

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here