Netanyahu obtiene el apoyo ultra ortodoxo y centristas a su Ejecutivo

El primer ministro, Biniamin Netanyahu, alcanzó sendos acuerdos con el partido de centro Kulano y los ultra ortodoxos del Judaísmo Unido de la Torá que le sitúan más cerca de su objetivo de formar Gobierno en los próximos días.

Tras semanas de negociaciones con los partidos que obtuvieron representación en el Parlamento (Kneset) en las últimas elecciones generales del 17 de marzo, Netanyahu ha conseguido garantizarse el apoyo de las dos primeras fuerzas políticas que pavimentarán el camino hacia su Ejecutivo.

El primero en tender la mano han sido los ultra ortodoxos de Judaísmo Unido de la Torá, que ofrecerán el apoyo de sus seis escaños en la Cámara a cambio de que su presidente, Yaakok Litzman, sea viceministro de Salud, mientras que los otros líderes que encabezan la coalición se convertirán en viceministro de Educación y presidente de la Comisión de Finanzas de la Kneset.

Además, Netanyahu se ha comprometido a congelar una serie de reformas emprendidas por el anterior Ejecutivo sobre recortes económicos entre la comunidad ultra ortodoxa, modificar las reformas en las leyes de conversión y en la ley de enrolamiento universal, que por primera vez forzaba a los haredim (ultraortodoxos) a entrar en el Ejército de Defensa de Israel, medida que causó un rechazo masivo entre los ultra religiosos.

Después de este anuncio, el diario Yediot Aharonot informó de la segunda alianza asegurada para el líder del Likud, con el centroderechista Kulanu, de Moshé Kahlon, que le proporcionan otros 10 escaños.

Sumados a los 6 de Judaísmo Unido de la Torá y los 30 que el Likud consiguió en los comicios, sitúan a Netanayahu a 15 escaños de constituir el Gobierno.

Como apuntaban los rumores, Kahlon se hizo con la cartera de Finanzas, mientras que su partido será el encargado de gestionar los ministerios de Vivienda y Construcción, y Medioambiente.

La formación centrista presidirá también el Comité de Trabajo y Asuntos Sociales además de recibir el control de la Administración de Tierras de Israel y la disputada Comisión Nacional de Planificación, demandada por los religiosos de Shas y que había bloqueado el pacto con Kahlon hasta ahora.

El pasado 20 de abril el presidente, Reuvén Rivlin, concedió a Netanyahu una prórroga de dos semanas para completar la formación de su próximo Ejecutivo, que se ha retrasado por los obstáculos y exigencias en las negociaciones con los partidos.

Quedan pendientes los posibles acuerdos con algunos de las formaciones con representación parlamentaria, entre ellos, el partido religioso nacional de Hogar Judío (Habait Haiehudí), del dirigente Naftalí Bennety, e Israel Nuestro Hogar (Israel Beitenu), del actual canciller, Avigdor Lieberman, y los ultra ortodoxos sefardíes de Shas.

Fuente: Agencia EFE y Aurora

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here