Tras el rechazo del fiscal kirchnerista a la denuncia de Nisman, Casación devolvió el expediente

La Sala I del tribunal de la Cámara de Casación resolvió «tomar razón del desistimiento» que el 20 de abril pasado realizó el fiscal de Casación Javier De Luca y devolvió el expediente de la denuncia penal del fiscal Alberto Nisman contra la presidenta Cristina Fernández, el canciller Héctor Timerman y otras personas allegadas al Gobierno por el presunto encubrimiento de los iraníes acusados del atentado a la AMIA.
De esta manera quedó formalmente cerrada la causa, algo que en lo operativo se había concretado con el dictamen de De Luca en el que sostuvo que «no hubo delito alguno» en torno a lo que denunció Nisman. La Cámara, ante la inexistencia de un recurso de apelación a lo dictaminado por el fiscal K, decidió devolver las actuaciones. 
Los jueces Ana María Figueroa, Luis María Cabral y Gustavo Hornos sostuvieron que el artículo 443 del Código Procesal Penal de la Nación establece que el fiscal «podrá desistir, fundadamente, de sus recursos, inclusive si los hubiere interpuesto un representante de grado inferior».
«En mérito a la votación que antecede, el Tribunal resuelve: tomar razón del desistimiento formulado por el Sr. Fiscal General ante esta Cámara ydevolver las actuaciones, a sus efectos, sin costas (Arts. 443 y 532 del Código Procesal Penal de la Nación)», sostiene la resolución de Casación.
Nisman denunció el 14 de enero pasado a la presidenta Fernández, a Timerman, al diputado kirchnerista Andrés «Cuervo» Larroque, al piquetero proiraní Luis D’Elía, al líder de «Quebracho», Fernando Esteche; al ex fiscal y ex juez Héctor Yrimia, al intermediario proiraní Jorge «Yussuf» Khalil y al presunto espía Ramón Allan Bogado, como supuestos encubridores de los acusados del atentado a la AMIA.
Cuatro días antes de su muerte, Nisman había denunciado el supuesto encubrimiento del ataque a la mutual judía mediante la firma del Memorándum de Entendimiento que el Gobierno con Irán: para el fiscal, ese pacto buscaba hacer caer las circulares rojas de detención de los sospechosos emitidas por Interpol, ya que la Comisión de la Verdad que creaba el acuerdo pretnedía desviar la investigación del atentado hacia otros responsables.
Nisman fue encontrado muerto la noche del 18 de enero con un tiro en la cabeza en el baño de su departamento de Puerto Madero. A partir de allí, en un intrincado proceso, la Justicia investiga si se trató de un suicidio o un homicidio.
El fiscal federal Gerardo Pollicita imputó a la Presidenta y al resto de los acusados para iniciar una investigación penal y solicitó 45 medidas de prueba, pero el juez federal Daniel Rafecas desestimó la denuncia al entender que no había delito a investigar.
La Sala I de la Cámara Federal, por mayoría, también confirmó el cierre de la causa y el fiscal general Germán Moldes llevó el caso a Casación para que se abra una investigación.
La apelación de Moldes fue con polémica, ya que dijo que según los tiempos en los que se tramitara el expediente en Casación había un «fiscal de Justicia Legítima» que iba a cerrar la causa, en referencia a De Luca.
«En esta causa, por más que se recorran todas sus hipótesis una y otra vez, de la denuncia, del requerimiento de instrucción, de la apelación y del recurso de Casación, no se logra encontrar delito alguno a averiguar y demostrar», sostuvo De Luca en su dictamen para desestimar la apelación de Moldes.
Fuente: Clarín

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here