Julio Schlosser: «Yo no me considero un Traidor a la Patria»

El presidente de la DAIA, Julio Schlosser dialogó en exclusiva con la CADENA JUDÍA DE INFORMACIÓN VIS A VIS y habló sobre la marcha de Antorchas por la Shoá que se realizó esta tarde, sobre la denuncia de Labaké contra su persona, y además nos dejó abierto el futuro comunitario que tendrá, luego de que termine su mandato en DAIA.

– Está Comisión Directiva inició esta marcha y hoy estamos viviendo su tercera edición ¿Qué significado tiene para usted?


– Primero esta propuesta no es de una comisión directiva, sino de toda una comunidad, simplemente la comisión directiva supo interpretar porque entendemos que marchar junto a los jóvenes es la mejor manera de concientizar que la Shoá no debe volver a repetirse. Ya tuvimos un siglo XX plagados de genocidios, construyamos un siglo XXI de convivencia y de trabajo en conjunto, no sólo en nuestro país. Sí nosotros queremos que Argentina este bien en un mundo que este bien. Si hay un mundo convulsionado y racista es difícil abstraerse de todo eso. Por eso, entendemos que nosotros que somos el pasado con los chicos que son el presente, no son el futuro ellos son el presente, vamos a construir juntos con la fuerza de ellos y la experiencia nuestra un futuro digno y que se beneficioso para la sociedad donde no exista discriminación. Todo lo que estamos viendo ahora de lo que está pasando con la discriminación de género, con todos estos ataques, significa que hay una sociedad que se está enfermando, y lo que nosotros hacemos con esto es trabajar para que se erradique el virus y para que nuestra sociedad siga tan sana, como lo fue. Por eso elegimos para caminar esta avenida porque es la avenida del Libertador General San Martín, y estamos a muy pocos días de entrar en la semana de mayo y conmemorar esa gesta de aquellos que no tuvieron miedo y que dijeron «Queremos ser una nueva y gloriosa Nación».

– Habló de violencia de género y hace un día se armó una movida muy grande para hacer una marcha contra el femicidio el próximo 3 de junio ¿La DAIA planea sumarse a esta convocatoria?


– Nosotros vamos a apoyar todos los movimientos que tiendan a erradicar la violencia y la discriminación, así que esto también lo vamos a considerar. Cuando nosotros hacemos anualmente nuestro informe de «Exclusión-Inclusión» sabemos que hay 17 colectivos, fuera de los judíos, que en nuestro país son discriminados o sufren actos de discriminación. Nosotros tenemos que trabajar en ese sentido. Hoy la mujer es un colectivo también discriminado y víctima de lo que es la violencia de género.

– ¿Se siente un Traidor a la Patria?


– Toda mi vida desde que nací trabaje en este país.Toda mi vida la dedique al trabajo comunitario desde ocupar todos los cargos en la asociación cooperadora de la escuela de mis hijos de la primaria, después trabaje en la Sinagoga y hoy estoy en la DAIA. Yo no sé lo que me siento, pero pienso que sí trabajar por la comunidad es ser un Traidor a la Patria haya aquellos que lo piensan. Traidor a la Patria son otros, aquellos que negocian, discriminan y que no buscan la unión entre los argentinos. Aquellos que siembran la duda. Nuestro país no quiere ese tipo de gente y amenazas. Como lo dije en los otros días, vivo tranquilo y tengo mi conciencia muy limpia, no por el hecho de no equivocarme, sino por el hecho de haber obrado siempre de buena fe, tal vez he cometido errores y es muy probable. Los errores son la posibilidad del trabajo, pero de ahí a recibir una denuncia de ese tipo, insisto, no la voy a calificar, pero lo mejor que nos puede pasar es que la justicia nos investigue y analice nuestra conducta. A partir de ahí dejaremos muy en claro nuestro nombre y trabajo.

– Según su definición de Traidor a la Patria, Elbaum es uno de ellos…


– No, no yo no habló ni personalizo nada. Yo digo que no me considero un Traidor a la Patria. Esa pregunta se la tenes que realizar a Elbaum y a Labaké, a cualquiera menos a mí. Yo tengo un profundo respeto por todos, no descalificó a nadie, simplemente sigo con mi idea y mi trabajo.

– Durante la entrevista habló que siempre estuvo ligado a la vida comunitaria y a fin de este año se vienen las elecciones en DAIA ¿Tiene planeado continuar en otra institución?


– Yo tengo muchos pensamientos, pero en este momento mi único pensamiento está puesto en mi cargo de presidente en la DAIA. A esto voy a dedicar todos mis esfuerzos, y creo que hablar hoy cargos nuevos, no es que lo diga como algunos políticos lo dicen, uno lo siente. Hoy no tenemos el menor derecho que a ocuparnos de otra cosa que no sea trabajar por la comunidad, por la DAIA, mantener el espíritu comunitario, y darnos vuelta para mirar a todos estos chicos que nos acompañan que en definitiva no están diciendo que estamos en el buen camino. Después de una vida de trabajo comunitario tenemos que dar un paso al costado, está bien, sino no llegarían los demás. Desalentaríamos a los jóvenes, y si tenemos que coordinar y trabajar desde algún otro lugar, también lo haremos, mientras las fuerzas nos den por qué a veces vamos tomando conciencia que pasó el tiempo, que no somos los mismos y que los años tienen una carga inflexible que nos va consumiendo lentamente. Yo escuché una vez que una periodista le preguntó al ex presidente israelí, Shimon Péres, cómo hacía a su edad para estar tan vital, y él respondió: «Lo que pasa es que usted mide la edad de las personas en los años. Yo la mido en relación a los proyectos». Yo no tengo muchos proyectos, pero algunos tengo.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here