Banderas israelíes y fervor patriótico en la marcha por Jerusalem

Más de 30 mil personas con banderas israelíes, en su mayoría adolescentes y jóvenes judíos, recorrieron las principales calles de Jerusalem, en un desfile rechazado por una parte de la población árabe palestina y que se vio acompañado por algunos incidentes violentos.

Bajo el nombre de la «Marcha de las Banderas», esta demostración de fuerza se lleva a cabo año tras año como parte de las conmemoraciones del «Día de Jerusalem», jornada en la que el país marca la liberación y reunificación de la urbe tras la Guerra de los Seis Días (1967).

La movilización arrancó en diferentes puntos de la parte oeste de la ciudad, donde se arremolinaron familias y grupos de chicos y chicas por separado, y finalizó en el Muro Occidental o “Kotel Hamarabí” (Muro de los Lamentos). Se trata del lugar más cercano al sitio sagrado para el judaísmo, que está ubicado en Monte del Templo, donde se alzaba el Templo de Jerusalem, en la zona oriental de la capital de Israel.

Los participantes se adentraron en la Ciudad Vieja a través de la Puerta de Damasco y cruzaron el barrio árabe de la ciudadela en una procesión de banderas blanquiazules en la que se intercalaban cánticos y fervor patriótico.

De acuerdo con estimaciones de la policía, decenas de miles -entre 30 mil y 50 mil personas- participaron en la marcha, que no fue la única concentración que tuvo lugar en Jerusalem durante la jornada.

El portavoz de la Policía, Miki Rosenfeld, explicó que las autoridades habían reforzado la vigilancia con tres mil agentes y unidades especiales en puntos neurálgicos a fin de impedir las habituales fricciones entre jóvenes judíos y agitadores palestinos.

Pero la presencia de las fuerzas de seguridad no impidió que se produjeran incidentes violentos en las inmediaciones de la Puerta de Damasco, donde tuvo lugar una contra-manifestación palestina, poco antes de la llegada en masa de la procesión de los jóvenes israelíes.

Agentes de la Policía montada, apoyados por antidisturbios, disolvieron esa protesta que no había sido autorizada, en la que decenas de activistas ondearon banderas palestinas y corearon «Alá es el más Grande».

El portavoz policial precisó que la concentración se saldó con seis palestinos detenidos por agresiones a agentes y cuatro agentes heridos leves por el lanzamiento de piedras.

Otra contra-manifestación organizada por un grupo ultraizquierdista autodenominado «Jerusalem No Tolerará el Racismo», se concentró junto a la municipalidad jerosolimitana para denunciar lo que ellos consideran que es la violencia e instigación contra la población árabe palestina de la ciudad.

«Jerusalén no se calla ante el racismo ni la violencia» o «Basta a la ocupación» eran algunas de las pancartas y eslóganes que coreaban los cerca de dos centenares de personas, en su mayoría jóvenes y simpatizantes de formaciones de la extrema izquierda israelí.

«No todos los israelíes estamos a favor de lo mismo. Hay algunos que han convertido el judaísmo en una religión racista y de ocupación», se quejaba Sidra Ezrahi, profesora de Literatura de la Universidad Hebrea, que secundó la contra-manifestación.

Frente a ella, decenas cantaban en corro «El Monte del Templo está de nuestro lado», entre los que destacaba el veterano político de ultra derecha Baruj Marzel.

«Llevamos en Jerusalem [oriental] 48 años, esto es nuestro y al enemigo llévenselos a España si les gusta tanto», declaró Marzel.

Israel liberó en la guerra de 1967 la parte este de la ciudad, que había sido ocupada por Jordania, y la anexionó como parte de su capital en 1980, medida no reconocida por los activistas palestinos, que reclaman esa zona como capital de su estado. Aunque la mayoría de los habitantes árabes de Jerusalén prefieren un millón de veces continuar viviendo bajo la tutela israelí antes que bajo el gobierno corrupto de la Autoridad Palestina.

La marcha ha mantenido este año el mismo recorrido de anteriores ocasiones después de que la Corte Suprema de Justicia rechazara un recurso presentado por varias ONG (de extrema izquierda) destinado a impedir que atravesase barrios árabes de la Ciudad Vieja.

Fuentes: EFE y Aurora

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here