Borraron archivos del teléfono y la computadora del fiscal Nisman

Según los resultados preliminares del peritaje, 12 horas después de la muerte del fiscal, a las 20:07 del 18 de enero, su notebook registró un ingreso, en el que se introdujeron tres pendrives y se provocó la alteración en los documentos y se eliminaron datos.

Los investigadores de la misteriosa muerte de Alberto Nisman avanzan sobre una pista clave de la computadora del fiscal y de acuerdo con los datos preliminares de los peritajes, la notebook registró un ingreso a las 20:07 del domingo 18 de enero, es decir doce horas después de su fallecimiento -si se toma como cierta la data de muerte consensuada por los peritos oficiales de la Junta Médica- y dos antes de que fuera hallado muerto por su madre.

En dicho ingreso a la laptop Samsung que hallaron encendida en el cuarto de las hijas de Nisman, se le introdujeron tres pendrives, lo que provocó una alteración en los documentos. Además, sospechan que borró información. Para investigar cómo se entró a la computadora, planean hacer pruebas con una computadora igual a la del fiscal. Quieren saber qué grado de vulnerabilidad tiene y determinar si el horario del registro pudo haber sido adulterado.

Avanzar en esta acción será clave para la investigación, ya que, según publica La Nación, los expertos deberán averiguar también cómo es posible que se hayan introducido tres pendrives en forma simultánea cuando la computadora tenía sólo dos puertos USB de salida. Para eso también estudian la posibilidad de usar la notebook «melliza» y ver qué registro queda si se recurre a un «hub USB», un dispositivo amplificador de puertos.

Además, cada pendrive tiene un número de identificación que queda registrado en la máquina y puede rastrearse si había sido introducido antes. En caso de que sea así, puede averiguarse también cuándo se conectó previamente y así intentar identificar a quién pertenece. Lo que se sospecha y que desorienta a los investigadores es que ambos ingresos serían locales.

De esta manera, si se confirma que el horario del registro no fue modificado, supondría entonces que alguien debió haber estado en el departamento de Le Parc cuando Nisman ya estaba muerto, mientras su madre intentaba entrar.

Según publica Clarín, el estudio de los teléfonos y de las computadoras se basa en distintas áreas. Por eso, por ejemplo, al estudiar físicamente los aparatos pueden detectarse las acciones de borrado de archivos o ingreso de pendrives y cambios de configuración de horarios, pero no es posible advertir cuál fue el material eliminado y en muchos casos tampoco identificar si el acceso a los aparatos fue remoto.

La notebook de Nisman es una Samsung NP 530 3C. De acuerdo con los testimonios de los primeros que ingresaron al departamento del fiscal, la noche del domingo, después de las 22:30, coinciden en que la máquina estaba sobre un escritorio y tenía prendida una luz.

Ayer, al respecto, la fiscal Viviana Fein dijo en radio La Red: «Es cierto. La información ya se dio a conocer y no se puede negar», dijo en referencia al rastro del ingreso de los pendrives en la notebook. «Lo que hay que revisar técnicamente es si existió el ingreso y ese registro horario es el real o pudo haber sido manipulado. Tenemos que saber cómo se puede llegar a manipular el registro horario. Se está trabajando sobre ese tema», afirmó.

Entre otras cosas, se pudo establecer que hay datos de los teléfonos del fiscal del caso AMIA que también fueron eliminados y se detectó la presencia de troyanos, virus considerados «espía». Pero además, se encontró que llamadas que figuran en los listados de las empresas de telefonía no están en los aparatos de Nisman. Asimismo, faltan mensajes de texto y WhatsApp, por ejemplo los que intercambió con su hija mayor, Iara, tras su regreso a Buenos Aires.

Fuente: Infobae

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here