Caso Nisman: suman dudas sobre el rol de Lagomarsino

0
133
Un testigo reveló ante Fein detalles de una charla con el técnico. Dijo que “simulaba” y que “lloró como una mujer”.
Mientras espera el peritaje tecnológico, que estaría recién para agosto, la fiscal Viviana Fein a cargo de la investigación por la muerte del fiscal Alberto Nisman, escuchó la semana pasada la declaración espontánea de Daniel González, el secretario del Juzgado Penal de Instrucción Nº 5 de la Ciudad de Buenos Aires. En ese juzgado Diego Lagomarsino se presentó por error la mañana del 19 de enero cuando se enteró que Nisman estaba muerto.
Ese día González escuchó al informático contarle que había sido él quien le había prestado el arma al fiscal de la causa AMIA. Ante Fein, González puso en duda el relato del informático y ahora el abogado Maximiliano Rusconi -que representa a Lagomarsino- pedirá que se amplíe esa declaración.
“No le creí nada. Lloraba a gritos, a punto tal que Alejandra Langella –una empleada del juzgado–, que estaba en una oficina contigua, me preguntó ‘¿Qué le pasa a éste?’ Lloraba como lloran las mujeres italianas pagas de las películas”. Así describió Daniel González la actitud de Lagomarsino cuando a la mañana siguiente de la muerte de Nisman se presentó a declarar.
Fein cuenta con una única declaración de Lagomarsino, la de ese 19 de enero en la que el informático relató lo que más tarde, con mayor nivel de detalle, repitió ante diferentes medios de prensa. Dijo que Nisman lo llamó el sábado 17 de enero por la tarde para pedirle prestada un arma y que él se la llevó a su departamento de las torres Le Parc en Puerto Madero ese mismo día a eso de las 19.30. El fiscal murió en el baño de ese departamento el domingo a la mañana.
Según consta en la declaración de González, fue él quien recibió a Lagomarsino quien le contó lo que había sucedido con Nisman ese fin de semana. “Con mi experiencia de 22 años, me dio la sensación de que simulaba, sobre todo porque no le estaba tomando declaración. No soy psicólogo ni especialista, pero por mi experiencia, me pareció que simulaba”, insistió González.
Los dichos del secretario judicial alarmaron a la defensa del asesor informático de Nisman que pedirá ampliar la declaración. “Vamos a pedir la ampliación porque queremos preguntarle muchas cosas. Parece los testigos armados que se presentaban en las causas para embarrar, es muy raro”, afirmó Rusconi a Clarín y advirtió: “Es un funcionario judicial y dialoga abiertamente con los testigos de un caso gravísimo sin hacer un acta”.
En la fiscalía 45 a cargo de Fein, también llamó la atención la presentación espontánea de González y aclararon que la fiscal nunca lo citó, sino que se presentó solo y “recién ahora”, cinco meses después de la muerte de Nisman.
Pese a esos reparos, la declaración de González se incorporó al grueso expediente de la causa en la que se investiga cómo murió el fiscal de la causa AMIA a quien Lagomarsino, según González, definió como “un dictador”.
“Espontáneamente me comenzó a relatar de su relación con Nisman, de por qué había llevado el arma, me dijo que era empleado de la fiscalía de la AMIA, me mostró su documento. Vino a decirme lo que a mí me pareció un discurso armado. Lo interrumpía de a ratos llorando. Lo que decía lo iba acomodando a medida que recibía mensajes a su celular y lo llamaban por teléfono”, insistió González.
Fuente: Clarín

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here