Caso Cabral: ¿ofensiva del Gobierno o pacto con la UCR y la Corte?

La polémica remoción del juez Luis María Cabral de la Cámara de Casación Penal sigue dando que hablar. Por un lado, María Eugenia Talerico, integrante de la agrupación Será Justicia, sostuvo que el oficialismo «va por todo» y que continuará utilizando «la ventana que les abre la Ley de Subrogancias para sacar a todos los jueces subrogantes que quiera y poner a jueces militantes, alineados con el gobierno, para garantizar la impunidad».

Por otro, Jorge Rizzo, de la agrupación Gente de Derecho, advirtió sobre la posibilidad de que estemos en presencia de «un juego triple entre el kirchnerismo, los radicales y la propia Corte Suprema de Justicia», a tono, en su opinión, con el nuevo escenario político que marcan las últimas encuestas, que indican que el oficialismo puede retener el gobierno en las elecciones de octubre.
Talerico y Rizzo fueron entrevistados por InfobaeTV. Ambos coincidieron en que continuará la ofensiva contra los jueces díscolos o poco confiables para el Gobierno.
Pero, según Talerico el objetivo es domesticar a la Justicia, que «es el único poder no controlado por la mayoría que nos gobierna» y la última valla para limitar al kirchnerismo. Considera que, finalmente, la Ley de Subrogancias será declarada inconstitucional por la propia Justicia, aunque señaló que «corremos detrás de los acontecimientos creados por la maquinaria del Gobierno».
En cambio, Rizzo, que es el defensor del juez Carlos Fayt, uno de los integrantes de la Corte que es cuestionado por la presidente Cristina Kirchner debido a su edad, enfatizó los rumores que apuntan a un presunto pacto de impunidad entre el kirchnerismo, sectores de la oposición y colegas de Fayt en la Corte de Justicia.
En el caso de la remoción de Cabral, que no era confiable para el Gobierno en los casos delMemorándum con Irán y el presunto lavado de dinero en uno de los hoteles de la Presidenta, Rizzo alertó sobre la ausencia de dos consejeros radicales en la reunión del Consejo de la Magistratura que selló la suerte del juez.
«Cuando me puse a averiguar las causas que están en la Sala I de la Cámara de Casación encontré que también estaba la causa por las coimas en el Senado (durante la presidencia del radical Fernando de la Rúa)», dijo Rizzo.
«Una vez más, la corporación política se da la mano para lavar sus propias culpas. La presea puede haber sido la cabeza de Cabral por la cabeza de De la Rúa. Y en el caso de Fayt, la mayoría de las personas que trabajan en la Corte sostiene que la cabeza de Fayt habría sido ofrecida o negociada desde la propia Corte«, agregó.
Y completó: «No le puedo dar el nombre, pero es un alto ministro de la Corte. Es lo mismo que, por otra parte, dice Lilita Carrió, con quien, quiero aclarar, no me une nada».
Según Rizzo, este presunto acuerdo tendría relación con el cambio de clima político: «Hasta fines del año pasado, cuando se presumía una victoria de la oposición en las elecciones de octubre, la Justicia tenía una posición confrontativa, independiente, donde se empezaron a investigar causas de corrupción que estaban cajoneadas. Ahora, esos bríos se han debilitado mucho».
En su opinión, «hay que estar muy atentos a los fallos de Ricardo Lorenzetti y Elena Highton», presidente y vicepresidenta de la Corte.
Fuente: Infobae