La fiscalía no tendría evidencia contundente para una hipótesis de homicidio en el caso Nisman

Lo afirman fuentes del expediente a Infobae. A seis meses de la muerte del fiscal, no se hallaron hasta ahora rastros de terceros en Le Parc ni mensajes amenazantes. Fein no tiene una fecha definida para cerrar la instrucción.

Antes de que la extraña muerte de Alberto Nisman recayese por turno en su fiscalía, Viviana Fein prácticamente había dejado de fumar: se permitía un solo Marlboro Lights por día. Ahora, seis meses después, fuma constantemente, en una secuencia de café, cigarrillos y más café. Para la fiscal, informaron altas fuentes judiciales a Infobae, la instrucción de la causa que investiga la muerte de Nisman sigue. Pero Fein, en sus cálculos privados, no se pone una fecha para terminar. «Una causa de muerte dudosa puede durar un año, tranquilamente. Nisman no es la excepción», dicen cerca de ella.

Pero, hasta hoy, no hay evidencia concreta en el expediente para apoyar una teoría de homicidio. No se hallaron rastros de terceros fuera del baño en Le Parc, afirman las mismas fuentes, ni aparecieron hasta ahora mensajes amenazantes o intimidatorios en los diversos aparatos del fiscal. El informe criminalístico oficial que detalla las manchas de sangre en el baño de Nisman en Le Parc -un documento que Fein valora altamente- abona la teoría del suicidio.

Por otra parte, no hay un cierre de instrucción previsto para el corto plazo: será, por lo menos, después de las elecciones, una decisión que no obedece a ninguna coyuntura política, dicen partidarios de la fiscal. Para escribir su dictamen, sea suicidio u homicidio, Fein se tomará al menos un mes. «Quiere que sea indiscutible», afirma una fuente. Las pericias a los aparatos tecnológicos de Nisman, a cargo de la división Cibercrimen demorarán un mes más en completarse: ya concluyeron los estudios sobre un celular del ex jefe de la UFI AMIA y se le entregará a la fiscal un informe completo, tal como hicieron la junta médica y la criminalística, con el acuerdo o la disidencia de la defensa de Diego Lagomarsino y la querella de Arroyo Salgado.

También se investiga la existencia de un «troyano» en el teléfono, un programa que permite monitorear de forma remota datos entrantes y salientes. Hay dos empresas locales que intervienen en este estudio, bajo un pacto de confidencialidad. En cuanto a la notebook Samsung del fiscal, Microsoft propuso un perito. Se esperan los contenidos de la cuenta de mail de Yahoo!, que deben venir desde Estados Unidos. La última entrada registrada a la notebook es del domingo entre las 7 y las 8 de la mañana, con una hora de navegación. El diario llegó tarde a la puerta de Nisman ese día, cerca de las 9 de la mañana, según confirmaron estudios a las cámaras de Le Parc.

Hay otro aspecto de la investigación que Fein considera una potencial fuente de evidencias y que comenzó dos meses atrás: el Nextel de Alberto Nisman, con un entrecruzamiento masivo de líneas coordinado por la división Fraudes Bancarios de la Policía Federal, que incluye hasta a los tenedores de líneas de la amplia flota a nombre de «Jaime» Stiuso. De aquí, confían fuentes, podría aparecer algún indicio de amenaza contra el fiscal. También, llama poderosamente su atención el incremento de llamadas del 18 de enero entre varios aparatos Nextel, en comparación a otros días.

Se sumaron varias declaraciones. Por ejemplo, el vecino contiguo de Nisman en Le Parc, un alto ejecutivo japonés de la empresa NEC que pasó el día domingo en su departamento y que afirmó no escuchar absolutamente nada. También, comenzarán a declarar los peritos que actuaron en el caso. Ayer lo hizo durante nueve horas el criminalista Nicolás Vega Laiun. Fein espera con particular interés a Juan Ronelli, experto en manchas de sangre de la PFA y al licenciado Daniel Salcedo, criminalista de la querella de Arroyo Salgado, para el cual la fiscal preparó una larga batería de preguntas. En cuanto a la querella, Sara Garfunkel, la madre del fallecido fiscal, ya no la integra.

El asesor informático Diego Lagomarsino, por su parte, está cada vez más fuera de sospecha como el autor material. Sus movimientos del sábado quedaron acreditados por las cámaras del complejo privado de Martínez en donde vive.

Fein no descarta ninguna hipótesis: la inducción al suicidio es una de tantas que maneja la Fiscalía Nº45. Que el ex espía Antonio «Jaime» Stiuso lo haya «dejado solo» a Nisman de cara a su defensa en el Congreso de su acusación contra Cristina Kirchner es algo que resuena en el despacho de Fein. El ex jefe de Análisis de la ex SIDE, Alberto Mazzino, con quien Nisman tenía trato fluido, aseguró en su declaración que Nisman le preguntó por Stiuso luego de llamarlo al ex espía repetidas veces: Mazzino le dijo que quizás estaba de vacaciones, según sus palabras. No hablaron de escuchas o material de inteligencia.

Pero, a pesar de todo esto, puntos básicos como la data de muerte no quedan claros. Fein quiere, por sobre todas las cosas, determinar el móvil de esta muerte: qué llevó a Nisman de denunciar a la Presidente a pedir un arma en dos ocasiones distintas. Luego de cerrar la instrucción, Fein retomará un proyecto que había quedado pendiente antes de la muerte de Nisman: considerar su jubilación.

Fuente: Infobae