Prof. Emilio Burucúa: «La Piedra Gloriosa de Menasseh es un libro que no está dirigido a la comunidad judía»

El profesor José Emilio Burucúa, graduado en Historia del Arte y doctorado en Filosofía y Letras, dialogó en exclusiva con la CADENA JUDÍA DE INFORMACIÓN VIS A VIS sobre la investigación que presentó en la inauguración del VI Simposio Internacional de Estudios Sefardíes acerca del la representación de Dios de Rembrandt a pedido del Rabino Menasseh Ben Israel para el libro «La Piedra Glorisa», que según él no estaba dirigido para la comunidad judía de esos tiempos.

– ¿Cómo tomó el hecho de ser el investigador que inaugure el VI Simposio del CIDICSEF?

– Es una sorpresa, y por otro lado, un honor inmerecido porque si bien siempre me ha interesado el tema tengo un insigne colega y buen amigo, el profesor Josef Kaplan de la Universidad Hebrea de Jerusalén, que se dedica en particular a este campo de estudio de las comunidades sefarditas de la Holanda del siglo XVII. Yo solo he tocado estas cuestiones tangencialmente, ya que soy un historiador del arte, y lo que he tratado de profundizar en la relación particular que tuvo Rembrandt con la comunidad judía de Ámsterdam. Yo me siento muy honrado, máxime, que me hayan pedido que inaugure el simposio. Dudé al principio porque de ninguna manera es una historia central de lo que podríamos llamar la historiografía vinculada con Sefarad. Lo acepte porque me pone muy feliz.

Usted va a tocar un tema muy polémico ¿cree que su investigación va a aportar algo a la cultura sefardí?

-Rembrandt pinta a Dios para libro «La Piedra Gloriosa». Una de las cuestiones es por qué el autor, que era un jajam, pidió que hubiera representaciones, no solamente de patriarcas o de grandes figuras de la escritura, sino que en una aparece una representación del ‘Anciano de los Días’, Adonai. Hay que preguntarse qué es lo que lo llevó a Menasseh ben Israel a quebrar hasta ese punto el segundo mandamiento.

¿Y qué lo llevó?

– Yo tengo seis argumentos sobre esto. Es como una cuestión detectivesca porque no he encontrado, hasta ahora, una explicación que me satisfaga. Una de las razones que elaboré es que ese libro no está destinado a la comunidad judía, sino a los goim de Ámsterdam. Voy a tratar demostrar por qué está dirigido a los goim.

– ¿Cuánto tiempo le llevó está investigación?

– Continúo investigando, pero me gusta exponer mis trabajos porque nunca falta alguien que me haga una observación y que me abra otra puerta. Acá hay gente muy ilustrada y seguramente me van a dar alguna pista. Encima hay una particularidad que no soy judío, pero creo que conozco muy bien la obra de Menasseh ben Israel que está en un castellano muy complejo porque es ladino. Es extraordinario cuando uno se habitúa a leerlo ya que tiene una sonoridad y una altura. Es una lengua inspirada.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here