La familia del soldado caído en Gaza rechaza las »mentiras de Hamás»

La familia del teniente Hadar Goldin que cayó durante la guerra del verano del 2014 en la Franja de Gaza y cuyo cuerpo no ha sido recuperado, rechazó la nueva versión de la organización terrorista Hamás sobre los eventos que llevaron al secuestro del cuerpo de Goldin, subrayando que son indignantes, falsos y caracterizados por el intento de tratar de difamar al ejército israelí.

“Las mentiras y la calumnias de Hamás son reproducidas otra vez y divulgadas favorablemente por [el canal qatarí] Al Jazeera, lo que es indignante”, expresó la familia Goldin en un comunicado. “Apoyamos plenamente al ejército, a las fuerzas de seguridad y al Estado de Israel, y los consideramos las únicas y exclusivas fuentes para la información exacta”.

En una entrevista ofrecida la canal Al Jazeera, un cabecilla de Hamás expresó que el ejército israelí evacuó por error el cuerpo de un terrorista palestino que vestía un uniforme del Ejército de Defensa de Israel (Tzáhal), pensando que era Goldin, antes de darse cuenta que el combatiente estaba desaparecido.

La familia del soldado caído también instó a “aumentar la presión sobre Hamás para que regrese a Hadar [Goldin] y a Oron [Shaul], cuyos cuerpos fueron secuestrados, para su entierro en Israel”.

Oron Shaul cayó en el barrio Shejaiya de Gaza, cuando su vehículo blindado quedó atascado en esa localidad y fue alcanzado por un misil de fabricación rusa Kornet de Hamás.

Goldin desapareció el 1 de agosto de 2014, durante una emboscada tendida por Hamás en el sur de Gaza, en la cual otros dos soldados murieron. El ejército israelí cree que su cuerpo fue arrebatado por los terroristas palestinos. La emboscada tuvo lugar una hora y media después de que se hubiera acordado un cese del fuego humanitario.

Goldin, integraba la Brigada Givati, y era parte de un grupo de soldados que había hallado un túnel de Hamás en una zona rural cerca de Rafiah, y estaban trabajando para destruirlo. El grupo de Goldin fue atacado, y dos soldados que se encontraban junto a él, Benaya Sarel y Liel Gidoni murieron, en una explosión, aparentemente detonado por un terrorista suicida.

El cuerpo de Goldin fue aparentemente secuestrado por Hamás. En aquel momento, el ejército israelí activó el controvertido Protocolo Aníbal –una táctica que incluye un fuerte bombardeo sobre la zona donde se cree se encuentra el soldado que ha sido capturado para tratar de impedir que sea llevado más lejos.

Durante la entrevista de Al Jazeera, un integrante del ala militar de Hamás, la Brigada Izz ad Din al Qassam, vertió la versión del grupo terrorista sobre los hechos. El sujeto que se hizo llamar Abu al Walid manifestó que los sucesos comenzaron a las 7:30 horas, una hora y media antes de que el cese del fuego entrara en vigencia.

Al Walid afirmó que dos miembros desarmados de Hamás salieron de un túnel en Rafah e identificaron a las fuerzas israelíes. Tras informar a sus comandantes, se desató un combate que duró no más de cinco minutos, tras lo cual las fuerzas de Hamás regresaron al túnel. Al Walid dijo que las fuerzas del ejército israelí evacuaron a dos soldados gravemente heridos junto al cuerpo de un terrorista de Hamás, que estaba vestido con el uniforme militar, el cual creyeron erróneamente que se trataba de Goldin.

El informe de Al Walid parece admitir que al menos parte de los terroristas de Hamás vestían uniformes del Ejército de Defensa de Israel.

Cuando el ejército israelí se dio cuenta que no tenía el cuerpo de Goldín, lanzó el Protocolo Aníbal con un bombardeo masivo sobre Rafah, dos horas después de la batalla.

Fuentes de Gaza aseveraron que alrededor de 120 palestinos murieron durante la lluvia de bombas, misiles y fuego de artillería.

Oficiales israelíes dijeron que sus conciencias estaban limpias por el Protocolo Aníbal, porque el enemigo actúa entre los civiles, usándolos como escudos humanos, violó el cese del fuego que había acordado, y trató de secuestrar a un soldado; y por lo tanto debe saber que la respuesta será abrumadora.

El director administrativo del hospital Abu Yusef al Najjar de Gaza también fue entrevistado por Al Jazeera. Dijo que dos horas después del secuestro, el ejército israelí se contactó con él y le dijo que el hospital sería bombardeado por la aviación; porque se sospechaba que Goldin estaba retenido en ese sitio.

El ejército israelí afirma que minutos después de los combates, un soldado ingresó en el túnel en un intento desesperado por recuperar el cuerpo de Goldin. El soldado que pertenecía a la misma unidad, regresó parte del equipo ensangrentado, suministrando evidencias suficientes como para declararlo muerto y otorgarle una la ceremonia funeraria.

En cambio Al Walid afirma que los túneles estaban todos llenos de bombas caza bobos, para impedir que los soldados israelíes pudieran seguir a los terroristas de Hamás bajo tierra, y que en tal caso, los corredores subterráneos hubieran explotado.

 

Fuente: Aurora

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here