El Parlamento de Israel aprueba el acuerdo del gas natural

El Parlamento (Knéset) aprobó el acuerdo marco sobre el gas natural por una mayoría de 59 votos contra 51. Sin embargo, la votación fue puramente simbólica, debido a que el gobierno fue incapaz de conseguir una mayoría suficiente para como transferir la autoridad del ministro de Economía, Aryeh Deri, sobre la cuestión al Gabinete –y por lo tanto, retiró la moción-.

El acuerdo marco del gas natural no puede ser implementado por la oposición del ex regulador antimonopolio, y la negativa de Deri a aplicar el artículo 52 de la Ley Antimonopolio que le autoriza a titular de la cartera de Economía pasar por encima de la oposición (del comisionado antimonopolio) y aprobar el acuerdo si se trata de una cuestión vital para la seguridad nacional o las relaciones exteriores.

El primer ministro, Biniamín Netanyahu, expresó tras la votación que queda un obstáculo para finalizar el acuerdo marco y que se encontrará la forma de superarlo. Netanyahu manifestó que este paso es lo correcto para el público israelí y subrayó que habrá gas para Israel.

“Este es un gran día para el Estado de Israel”, declaró efusivo Netanyahu tras la votación. “Estoy comprometido con traer el gas a la economía de Israel, cientos de miles millones para la educación, el bienestar social y la salud de los ciudadanos de Israel, y decenas de miles de millones para la inversión y los empleos”.

El acuerdo marco del gas fue apoyado en la Knéset por los partidos Likud, Israel Beitenu, Kulanu, Habait Haiehudí, y los ultra ortodoxos sefaradí Shas y askhenazi Ihadut Hatorá (Judaísmo Unido de la Torá). Se opusieron Yesh Atid, la lista Árabe Unida, el Campo Sionista y Meretz.
Tres ministros, Moshe Kahlon, Yoav Galant y Haim Katz, se abstuvieron de votar alegando conflicto de intereses. Hubo otras abstenciones importantes como las del líder del partido Israel Beitenu, Avigdor Lieberman, el presidente del partido Yesh Atid, Yair Lapid, el titular del partido Habait Haiehudí, Naftalí Bennett, el diputado Yaakov Peri (Yesh Atid), el ministro Israel Katz y el legislador Benny Begin, estos dos últimos del Likud.

Bajo los términos actuales del acuerdo marco, el Grupo Delek venderá el paquete accionario que tiene en los yacimientos de gas de Tamar, Karish y Tanin dentro de un lapso de seis años; en tanto que Noble Energy reducirá su participación a no más del 25 por ciento en Tamar en el mismo período. Durante esos seis años, los precios del gas natural serán regulados. Según los detalles expuestos por el ministro de infraestructura, Yuval Steinitz, en junio pasado, los precios domésticos serán limitados y los israelíes mantendrán el 70 por ciento de las acciones de Leviatán, el más grande de los yacimientos de gas de Israel.

Los críticos del acuerdo aseveran que la posesión de Delek y Noble sobre los campos gasíferos es un duopolio, e instan al gobierno a hacer un acuerdo con esos grupos económicos, que introduzca mayor competencia en el mercado, estimando que de esa manera se bajarán los precios a los ciudadanos y se logrará que el producto sea más competitivo en el mercado internacional.

Fuente: Aurora

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí