Los candidatos a la Presidencia fijaron sus políticas ante Irán y el caso AMIA

Por pedido del Centro Simon Wiesenthal definieron por escrito las políticas que apoyarán.

Ejercer una mayor presión contra Irán para que entregue en la justicia a sus ciudadanos acusados por el atentado a la AMIA, mantener las circulares rojas de Interpol, derogar el polémico memorándum sellado con Teherán y profundizar las condenas contra los ataques antisemitas en la Argentina.

Estas son algunas de las variables que manejan cinco candidatos presidenciales en el caso de llegar a la Casa Rosada y es el compromiso que asumieron ante la comunidad judía.

Según un informe que elaboró el Centro Simon Wiesenthal y al que accedió LA NACION, los candidatos presidenciales Daniel Scioli, Mauricio Macri, Margarita Stolbizer, Sergio Massa y Adolfo Rodríguez Saá deslizaron los lineamientos centrales de lo que harán el año que viene en torno a la causa AMIA si llegan al poder.

La organización judía internacional de derechos humanos envió un cuestionario a cada candidato y se comprometieron a seguir adelante con la investigación.

«Salvo la respuesta formal de Scioli, en líneas generales hubo un compromiso de dar un paso más allá en la búsqueda de la verdad», expresó a LA NACION Ariel Gelblung, el representante para América Latina del Centro Simon Wiesenthal.

Sobre la postura que adoptarán respecto del memorándum con Irán, todos los candidatos, con la excepción de Scioli, se mostraron dispuestos a derogar ese acuerdo y declararlo inconstitucional. El candidato del FPV respondió que esa es una «cuestión resorte exclusivo del gobierno nacional que deberá ser analizada por el próximo presidente y sus equipos».

En tanto, Stolbizer dijo que se planteará la cuestión AMIA como un acto de agresión del estado iraní ante el Consejo de Seguridad de la ONU.

Sobre la vigencia de las cédulas rojas de los acusados iraníes ante Interpol, Rodríguez Saá dijo que seguirá reclamando con Bolivia, Venezuela, y Brasil, que «son amigos de Irán pero que también son amigos nuestros, que nos ayuden a conseguir el objetivo, que Irán permita que sus ciudadanos sean procesados».

En tanto, Massa dijo que su compromiso será el de «dotar a la justicia de libertad y herramientas para que su desempeño sea trasparente y no esté viciado de intereses espurios, como lo estuvo en el gobierno de Cristina Kirchner».

Stolbizer dijo sobre este punto que «se recuperará una política de Estado de presión sobre Irán en los foros internacionales y las relaciones bilaterales para aumentar sus costos por no cooperar con la justicia argentina y con las decisiones adoptadas por la conferencia de las partes de Interpol».

Allí, Macri apuntó que «sólo la Justicia es la que debe en un sano proceso determinar este tipo de cuestiones», y prometió que no interferirá políticamente para anular la vigencia de las cédulas rojas.

Sobre este punto Scioli evitó confrontar con Cristina Kirchner y reiteró que esa es una «cuestión resorte exclusivo del gobierno nacional que deberá ser analizada por el próximo presidente y sus equipos».

Antisemitismo

Cuando el Centro Simon Wiesenthal preguntó a los candidatos cuáles serán las medidas de gobierno respecto de actos de antisemitismo, los candidatos en su conjunto coincidieron en repudiar estos hechos.

Stolbizer mencionó sobre ello que hará hincapié en políticas educativas para concientizar sobre antisemitismo vinculado con una perspectiva histórica. «Explicación y concientización sobre el desarrollo de la Shoá en las escuelas públicas», dijo.

A su vez, Rodríguez Saá promovió medidas de fortalecimiento de todos los órganos del Estado que coadyuvan en la sanción de las conductas que pudieran dar lugar a reproche jurídico.

Massa planteó para ello un Inadi «fortalecido, serio y creíble, donde pueda trabajar con las distintas organizaciones religiosas estrechamente será un punto central en nuestra política de derechos humanos».

Y Macri dijo: «No permitiremos y no dejaremos pasar ningún acto de antisemitismo, como tampoco ningún acto discriminatorio contra ningún grupo o sector de la sociedad argentina».

Scioli planteó en este punto que sus políticas públicas internas y externas como presidente harán foco en la promoción tanto de las virtudes de la diversidad y el encuentro de culturas como en la firme condena a cualquier forma o intento de negacionismo.

También prometió actividades educativas, políticas y culturales que nos recuerden los horrores del Holocausto sufrido por el pueblo judío.

En el último cuestionamiento se pidió un compromiso público para que la Argentina con la Unesco y el Centro Simon Wiesenthal logren que Moises Ville, la primera colonia judía radicada en nuestro país, en la provincia de Santa Fe, obtenga el estatus de Patrimonio Mundial.

En este sentido, hubo un apoyo pleno para darle fuerza a este proyecto.

Fuente: La Nación



DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here