Netanyahu habló con Putin para evitar enfrentamientos en Siria

El primer ministro, Biniamín Netanyahu, visitó Moscú para obtener garantías de parte del presidente Vladímir Putin acerca de que la creciente presencia militar rusa en Siria no amenaza los intereses de Jerusalén.

En su primer encuentro desde 2013, ambos mandatarios abordaron el cada día más complejo conflicto sirio, donde chocan de forma dramática los intereses de numerosos actores internos e internacionales, para acordar, según Netanyahu, un «mecanismo de coordinación» que evite «malentendidos» entra las fuerzas militares de Rusia e Israel.

«Mi objetivo se resume en prevenir malentendidos entre las fuerzas militares rusas e israelíes. Hemos creado un mecanismo para evitar ese tipo de malentendidos, esto es muy importante para la seguridad de Israel», aseguró Netanyahu al término de la reunión.

El Kremlin, principal aliado del régimen sirio de Bashar al Assad, no ha confirmado que se llegara a tal entendimiento, y Putin, en las declaraciones antes de comenzar la reunión, se limitó a decir al primer ministro que hoy en día «el Ejército sirio y Siria en general no están en situación de abrir un segundo frente, ojalá consigan salvar su propio Estado».

Respondía así al temor expresado por Netanyahu acerca de que se abra un «segundo frente» en los Altos del Golán.

«Israel hará todo lo posible para evitar la apertura de un segundo frente en los Altos del Golán e impedir el suministro de armas a Hezbollah», dijo el primer ministro, que denunció a Irán por estar detrás de ese objetivo.

Putin, que la semana pasada declaró que seguirá apoyando con ayuda técnico-militar a Damasco en su lucha contra grupos terroristas como el Estado Islámico, ha asegurado en varias ocasiones a Netanyahu de que el armamento que suministra tanto a Siria como a Irán es exclusivamente defensivo y no representa una amenaza para la seguridad de Israel.

Pero Estados Unidos y otros países aseguran

que Rusia ha desplegado aviones de combate y sistemas de defensa antiaérea en Siria, donde Israel –según las fuentes extranjeras- ha bombardeados esporádicamente a lo largo de los cuatro años de guerra, tanto en respuesta a lanzamientos de cohetes contra su territorio o para impedir el transporte de armamento avanzado al grupo terrorista chií Hezbollah en El Líbano.
Según dijo Netanyahu, con Putin acordó ese mecanismo que evite «malentendidos» entre las fuerzas rusas e israelíes para permitir, así, que Israel siga actuando contra Hezbollah en el Golán sirio.

«Israel y Rusia comparten el interés común de garantizar la estabilidad en Oriente Medio. Y yo estoy aquí por la situación de seguridad que se está tornando más compleja en nuestra frontera norte», manifestó Netanyahu al inicio de su reunión con Putin.

Aunque se desconoce el contenido de la conversación privada entre ambos mandatarios, los reportes aseguran que Netanyahu iba a solicitar luz verde para que la aviación israelí en la zona.

Netanyahu, que viajó a la capital rusa acompañado por el jefe del Estado Mayor, Gadi Eizenkot, y el director de inteligencia militar, Herzi Halevy, acusó a Irán y a Siria de dotar con armas modernas a Hezbollah.

Pero Putin, que condenó los ataques contra Israel desde el Líbano, aseguró que según la información en su poder, «esos ataques se perpetran con lanzamisiles de fabricación casera».

Coincidiendo con el final de la reunión, Rusia denunció que su embajada en Damasco fue bombardeada con fuego de mortero procedente de la zona controlada por las fuerzas antigubernamentales, un ataque que no causó víctimas.

«Condenamos con firmeza el bombardeo criminal de la misión diplomática de Rusia en Damasco», declaró el Ministerio de Exteriores ruso.

«Esperamos un claro pronunciamiento por parte de la comunidad internacional acerca de este acto terrorista», agregó el departamento, que remachó que «lo que se requieren no son solo palabras, sino acciones concretas también». EFE y Aurora

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí