Federico Andahazi: «Un recorte de un diario y el reencuentro con mi padre hicieron que yo escribiera este libro»

El escritor Federico Andahazi dialogó en exclusiva con la CADENA JUDÍA DE INFORMACIÓN VIS A VIS acerca de la presentación que hará hoy miércoles en la Osfa-Wizo de su más reciente ejemplar, «Los amantes bajo el Danubio». El libro narra la historia de su abuelo paterno personificado en Bora, quien en el año 1944, en Budapest, alojó por seis meses en el sótano de su casa a su ex esposa Hanna y a su marido Andris, que mientras ellos estaban casados, él era su amante. Un relato familiar verídica que en esta entrevista el escritor se explayó más y cuenta, además, qué le sucede personalmente frente a esta historia que fue ocultada durante muchos años por su propia familia.

¿Qué significado tiene presentar tu libro en un institución de la comunidad que se dedica fuertemente a desarrollar la vida de la mujer en la comunidad?

– Tiene una importancia doble; en primer lugar mi novela, «Los amantes bajo el Danubio» es el libro más cercano, no sólo en el tiempo, sino también en términos personales ya que relato la historia de mi propia familia. Además la gran protagonista de esta novela es la mujer que esta representada y sintetizada en los dos personajes femeninos, Hanna y Marga. Son los dos grandes personajes. El otro componente tiene que ver con presentar el libro en una institución judía. Para mí es la primera vez que presentó un libro en una institución comunitaria, siendo que esta novela se originó gracias a un documento que encontré que tenía que ver con la DAIA; cuando me enteré de esta historia que narró en la novela fue por un hecho muy fortuito, a través de un recorte de diario que encontré hace muchos años, casi oculto en un libro, en dónde descubro que a mi abuelo paterno, Béla Andaházy-Kasnya recibió una distinción por haber salvado a millones de vidas de judíos en Budapest junto con Emilia Pelse de Schindler, de quien era muy amiga. La verdad que yo ignoraba este hecho, y mi abuelo tampoco habló del tema. Así que si no fuera por el recorte yo no me hubiera enterado nunca. Voy a contar una detalle de la novela, yo recreo este reconocimiento que se le hizo a mi abuelo en un capítulo del libro a través del protagonista llamado Bora.

abuelo (1)

Has escrito muchos libros que refieren a distintos hechos históricos ¿Es más difícil escribir sobre una historia personal?

– Sí, es mucho más difícil. Uno a priori diría que parecería ser mucho más difícil investigar hechos históricos que tuvieron lugar en un pasado muy remoto como la Edad Media o el Renacimiento. Yo mismo suponía eso, pero cuando me propuse reconstruir está historia inmediatamente me di cuenta que iba a ser muchísimo más difícil. Es complicado por que tiene un costo emotivo y afectivo de una historia que narra la biografía de personajes que no tienen ninguna relación directa conmigo, podrían tener, y en segundo lugar por que las familias siempre tienen sus secretos, sus rispideces, y en mi caso, también la tuvieron. Mis padres estaban separados, yo no lo conocí a mi papá hasta los 18 años por un encuentro fortuito. De alguna manera ese reencuentro con mi padre tuvo que ver con la reconstrucción de esta historia. No fue fácil por que mi madre no tenía buena relación con mi él, y mi padre no tenía una buena relación con el suyo, o sea con mi abuelo. De modo que por ese lado familiar no fue fácil buscar información, así que tuve que apelar a fuentes ajenas a mi familia que a veces tienen esa objetividad que uno no encuentra en su núcleo familiar. Es curioso por qué después de publicado el libro empezaron a aparecer una cantidad de gente que conoció a mi abuelo. Yo relato en la novela que él vivió en Unquillo, Córdoba y sabía que en alguna época mi abuela había organizado una colonia de vacaciones para chicos. Me encontré con un montón de personas que se acordaban de mis abuelos. Hace poco establecí un contacto con Jack Fuchs, sobreviviente del Holocausto, a quién le acerque un libro. También me conecto con personas de la colectividad húngara, y estoy teniendo un reencuentro con la colectividad judía ya que mi madre es judía. Hice toda la primaria en Once y me vincule muy fuertemente con instituciones vinculadas a la comunidad.

abuelo Bela

– Después de haber escrito el libro ¿Formaste una opinión con respecto a la decisión que tomó tu abuelo en ese momento?

– Sí, claro. Justamente la novela transita todo el tiempo esos interrogantes que a uno como autor se va preguntando. Yo conociendo a mi abuelo que era un tipo realmente de una nobleza muy poco frecuente veo claramente que era un gesto completamente natural y desinteresado en él. Pero al otro protagonista llamado Andris, el actual marido de Hanna, le resulta ese gesto lejos de ser un acto humanitario y altruista es una venganza por la cuál es muy difícil librarse por que no tiene que ver con un acto de maldad sino todo lo contrario. Imagino yo que esto no era más que una sensación de quién en última instancia le tocó protagonizar esa traición. Aunque insisto que habiendo conocido a mi abuelo yo se que lo movía el altruismo. Yo después fui reconstruyendo su historia él fue diputado, embajador en Turquía, fundó un partido político agrario, y la verdad que siempre se encontró con los problemas que genera la política y no con los beneficios que muchos han encontrado en la política.

Por último, ¿Consideras estos hechos tan terribles hicieron que las personas rompan prejuicios para sobrevivir?

– Me parece que es un costo altísimo. Yo creo que el Holocausto obviamente fue producto de la explotación política de prejuicios, de la construcción y la reconstrucción de estos. Pero siempre hay que estar muy atentos, por que después de estos hechos tan trágicos las cosas parecen volver a su cause normal, pero siempre que las aguas se retiran dejan una suciedad en el mar. Uno puede ver en esa baja mar restos de esa intolerancia, prejuicios que permanecen latentes y vuelven a aparecer en momentos críticos. Yo veo con mucha preocupación la persistencia de muchísimos prejuicios de todo tipo.

Foto 1: Recorte del diario sobre la distinción a su abuelo por el Congreso Judío Latinoamericano en la DAIA y tarjeta personal de su antecesor.

Foto 2: Documento con la foto de su abuelo

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here