Obama llama a israelíes y palestinos a seguir buscando la paz

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, instó este miércoles a israelíes y palestinos a seguir «intentando» avanzar hacia la paz y a rebajar las tensiones que provocan la actual ola de violencia en la región, durante una reunión en la Casa Blanca con el presidente de Israel, Reuven Rivlin.

«Aunque, obviamente, este es un momento en el que las perspectivas de paz pueden parecer distantes, es importante que sigamos intentando» avanzar hacia ese objetivo, dijo Obama en declaraciones a la prensa antes de reunirse con Rivlin en el Despacho Oval.

La estrategia de Estados Unidos consiste ahora en urgir a ambas partes a tomar medidas para evitar que se diluya completamente la posibilidad de llegar en el futuro a una solución de dos Estados.

En ese sentido, el mandatario subrayó ese compromiso con una solución de dos Estados y urgió a israelíes y palestinos a «dar los pasos significativos necesarios para activar la posibilidad de la paz», según informó la Casa Blanca en un comunicado tras la reunión.

En la entrevista con Rivlin, Obama volvió a «condenar la violencia recurrente dentro de Israel» y a subrayar «la necesidad de que líderes como el presidente (de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud) Abbas condenen inequívocamente la violencia, y la necesidad de acabar con la incitación».

En el encuentro, los mandatarios conversaron sobre las negociaciones para renovar el acuerdo bilateral de seguridad y defensa, por el que EEUU otorga a Israel más de 3.000 millones de dólares de ayuda al año. El acuerdo actual expira en 2017 y el objetivo de Israel es incrementar ese monto anual hasta los 5.000 millones de dólares.

Los dos líderes conversaron, además, sobre el conflicto en Siria y el combate al grupo yihadista Estado Islámico en la región, según informó la Casa Blanca.

En ese sentido, Rivlin destacó la «necesidad de luchar contra el extremismo donde esté» y aseguró que Israel «no tiene ninguna guerra contra el Islam», sino «contra aquellos que usan ideas para crear extremismo y amenazas a los pueblos inocentes del mundo».

Después de la reunión, Rivlin asistió como invitado de honor a la recepción que Obama organiza cada año en la Casa Blanca con motivo de la festividad judía de Hanuká, con unos 500 invitados.

A la recepción asistió también Alan Gross, un excontratista estadounidense que estuvo encarcelado durante cinco años en Cuba por por distribuir tecnología de comunicaciones a una comunidad judía, y fue liberado el mismo día del anuncio sobre el acercamiento entre Washington y La Habana, el 17 de diciembre de 2014.

«En el último Hanuká, algunos de ustedes recordarán que celebramos la vuelta a casa de Alan Gross desde Cuba. Hoy, estamos orgullosos de tener a Alan aquí, en la Casa Blanca. Es motivo de celebración», aseguró Obama durante la recepción.

EFE

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here