Mario Cimadevilla sobre la causa AMIA: «La Secretaría de Estado no está para encubrir a nadie»

El senador nacional por la UCR de la provincia de Chubut y nuevo secretario asignado a la Secretaría de Estado para los casos de AMIA y la investigación de la muerte de Nisman, Mario Cimadevilla, dialogó en exclusiva con la CADENA JUDÍA DE INFORMACIÓN VIS A VIS acerca de cuál será la función que tendrá esta secretaria y qué análisis hace de las causas que estarán bajo la coordinación de su órbita. Pese a que todavía no asumió en el cargo, el abogado ya está trabajando para ver las formas de desenmarañar la causa por el Atentado a la AMIA y una de las posibilidad más firmes es el Juicio en Ausencias que fue promovido por la DAIA y la AMIA, el año pasado, y que tiene estado parlamentario en una de las comisiones del Congreso de la Nación.

– ¿Cuál va a ser la función de la Secretaría de Estado?

– La investigación de las causas siempre están a cargo del Poder Judicial y los fiscales. Ocurre que Argentina asumió un compromiso internacional ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos cuando asume la responsabilidad por el atentado de la AMIA. Desde ese momento es una obligación del Estado nacional colaborar desde el Poder Ejecutivo y de los organismos que dependen de este de colaborar con las investigaciones que se llevaban adelante. A partir del inicio de la investigación hoy aparecen procesados por encubrimientos quien en su momento fue presidente de la Nación, Carlos Menem; su jefe de la exSIDE, el juez que intervino en la causa, Juan José Galeano. De lo que se trata hoy es revertir esta situación y desde el Estado aportar todos los elementos que podamos conseguir y colectar para que esta causa pueda llegar a sentencia en algún momento. Este cambio de paradigma va a permitir, sin dudas, conseguir nuevos elementos, yo estoy convencido de eso. Nadie que conozca de esta cuestión va a aportar información a un poder político que sabe que está encubriendo el hecho, esto es obvio. Seguramente a partir de las relaciones que hagamos con organismos de inteligencias internacionales, con las fuerzas de seguridad y con la propia colectividad judía vamos a aportar elementos que permitan llegar a una sentencia.

– Daniel Santoro, periodista de Clarin, le comentó a este medio que la Fiscalía UFI-AMIA hoy está «disuelta» porque renunciaron dos fiscales de los cuatro que había. ¿Qué investigación hicieron ustedes desde la Secretaria por este tema?  

– Yo todavía no he asumido, pero una de las ideas es ver esto que me estas preguntando. No hay que olvidarse que el compromiso asumido por la Argentina hizo que el expresidente, Fernando de la Rua, sacará un decreto creando la Unidad de Investigación AMIA. Luego, el expresidente, Néstor Kirchner lo deja sin efecto y crea la Fiscalía UFI-AMIA que estaba a cargo el exfiscal Alberto Nisman. Luego de la muerte del fiscal, la Procurado General de la Nación ha puesto un grupo de tres fiscales y un coordinador. Una de las ideas que tenemos es ver en qué estado está la fiscalía hoy. Nuestro trabajo no es suplantar la labor de nadie, sino coloborar con el trabajo que se debe hacer dentro del Poder Judicial, y por supuesto realizar un seguimiento para sepan que no estamos para encubrir a nadie, sino por el esclarecimiento de los hechos.

– ¿Qué opinión tiene de la conversación entre el expresidente de AMIA, Guillermo Borger y el excanciller Héctor Timerman?

– Esa conversación me llamó mucho la atención. Primero la irresponsabilidad con la que manejaban el tema. Si se escucha el tenor de la conversación, esta nada más ni nada menos, el excanciller Timerman con irresponsabilidad manejando el tema. Por otro lado hace una aseveración diciendo que Irán puso la bomba. Yo supongo que algún funcionario judicial debe estar convocando al excanciller Timerman a que le arrime cuáles son las pruebas o los hechos que lo llevan a hacer esta afirmación. Es lo menos que se le puede pedir a quienes están a cargo de la investigación.

– ¿Es posible incluir esta conversación en la causa por el Atentado a la AMIA y la denuncia que de encubrimiento que presentó el exfiscal Alberto Nisman?

– Son causas distintas. Pero una causa está vinculada a la otra. Yo creo que Nisman, más allá de que se haya suicidado, lo hayan inducido al suicidio o lo hayan matado, la muerte del fiscal tiene que ver con la investigación que llevaba adelante. Son dos causas que si bien son distintas, en una se investiga un atentado y en otra la muerte del fiscal Nisman, son causas vinculantes.

Con respecto al Juicio en Ausencias, que es un proyecto de ley con estado parlementario y que ha generado mucha controversia dentro de los propios legisladores, ¿están trabajando en la posibilidad de que se avance con esta modalidad?

– Hay varios proyectos. Como bien usted remarca es un tema muy discutido, incluso dentro de la propia colectividad judía. Lo que no podemos permitir es que los juicios queden paralizados porque los imputados se nieguen a conocer la jurisdicción y la competencia de los jueces argentinos. De todos modos, yo no creo que se violente ninguna garantía constitucional y es perfectamente legítimo poder entablarlo en el derecho argentino. Estamos hablando de crímenes de lesa humanidad imprescriptibles regido bajo el derecho de gente. El antecedente más cercano que hay de esta aplicación de estas normas del derecho de gente es la consideraciones que hacen los jueces de la Corte Suprema cuando declaran la nulidad de las leyes de Obediencia de Vida y Punto Final. Pero hay otro caso emblemático, el del nazi Erich Priebke que fue responsable de los fusilamientos de italianos en las Fosas Ardeatinas durante la Segunda Guerra Mundial Vivió en Bariloche. Fue juzgado y condenado en ausencia en Italia, y cuando se pide la extradición de Priebke en la Argentina, la Corte Suprema en aquel momento concede la extradición. En el derecho argentino antes de conceder la extradición a alguna persona que viva en el país se debe analizar si esa persona fue juzgada y en ese proceso se respetaron las garantías de un debido proceso. Quiere decir que cuando fue el jerarca nazi condenado en ausencia, ya la Justicia de nuestro país estaba convalidando este tipo de procesos.

¿La definitiva caída del memorándum con Irán va a posibilitar una reactivación de la causa AMIA?

– Sí, claro. El memorándum firmado con Irán lo que hacía era quitarle jurisdicción a la causa y derivar en una Comisión de la Verdad la resolución de la causa. Donde el Estado iraní, sospechado del atentado, pasaba a ser parte del proceso y además las leyes argentinas pasaban a dejar de aplicarse. La caída de este tratado lo que hace es que los jueces argentinos recuperen la plena jurisdicción y competencia para seguir atendiendo la causa. Este es un hecho muy positivo.

– ¿Qué análisis hace de la decisión de la jueza Fabiana Palmaghini de desplazar a la fiscal Viviana Fein en la causa por la muerte del fiscal Nisman?

– Es una forma de darle impulso a la causa, no me parece mal. Ahora hay que esperar estas medidas de prueba y el testimonio entre los cuales se encuentra el exagente de la SIDE Antonio Stiuso para ver si pueden aportar elementos que comprueben si estamos ante un homicidio o un suicidio.

– Teniendo en cuenta que en los últimos 11 meses se dio a conocer que se han desechado pruebas, ¿cree que en algún momento se va a saber que sucedió con la dudosa muerte del fiscal?

– Yo tengo una visión muy crítica del funcionamiento de la justicia de nuestro país, no es un pensamiento de ahora. Es una justicia que no está en condiciones de investigar al poder, a pesar de que entiendo que hay jueces que tenemos que defender y preservar, pero en los últimos tiempos hubieron también muchos jueces que han dejado de ser letrados de la ley y de la Constitución Nacional. Cuando ocurrieron los atentados en Francia, en noviembre, 24 horas después la policía ya sabía quiénes habían sido los autores de los atentados. Lo mismo debe promover el Estado argentino.

 

1 COMENTARIO

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here