Alejo Schapire, periodista: «El aumento del antisemitismo en Francia está estrechamente ligado al conflicto palestino-israelí»

A French soldier secures the access to a Jewish school in Paris as part of the highest level of "Vigipirate" security plan after last week's terrorist attacks January 12, 2015. Jewish schools and synagogues in France have been promised extra protection, by the army if necessary, after killings by Islamic militants in Paris, the head of the community's umbrella group said on Sunday after a meeting with the French President. REUTERS/Gonzalo Fuentes (FRANCE - Tags: POLITICS MILITARY)

El periodista argentino que vive en París, Alejo Schapire, dialogó en exclusiva con la CADENA JUDÍA DE INFORMACIÓN VIS A VIS acerca de cómo se está viviendo el antisemitismo en Francia dado que en los últimos años, según cifras de la ADL del año pasado, los ataques hacía judíos crecieron y además se produjo una gran Aliá de miembros de la comunidad judía de ese país a Israel. Además, el periodista enfatizó que el gobierno frances está condenando y reconociendo un fuerte aumento del antisemitismo a diferencia de otros momentos, pero al mismo tiempo, subrayó que una de las causas del aumento del antisemitismo se debe en gran medida al conflicto palestino-israelí.

– ¿Cómo están viviendo los judíos en Francia?

– Los judíos de Francia enfrentan un nivel de violencia antisemita sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial. Actualmente, el 51% de los ataques racistas son provocados contra los judíos, que representan menos del 1% de la sociedad francesa.

En 2015 fueron denunciados 719 ataques antisemitas, una cifra cercana a los 743 de 2014, según el ministerio del Interior de Francia, que trabaja en colaboración con el Servicio de Protección de la Comunidad Judía (SPCJ).

Este incremento del antisemitismo explica por ejemplo que 2015 haya marcado un récord de la emigración de judíos franceses a Israel, con 8.000 partidas, un 10% más que en 2014.

En cuando a la vida cotidiana, los principales blancos son los judíos ortodoxos, más fáciles de identificar en la calle. En Marsella, por ejemplo, el presidente del consistorio Zvi Ammar llamó a dejar de usar la kipá provisoriamente luego de que un maestro fuera atacado en la calle con un machete. De todos modos, desde hace años que se puede ver en París a judíos practicantes ocultar su kipá bajo gorras de béisbol. En cuanto a las medidas de seguridad, todas las instituciones judías tienen estos días custodios -policías o militares-, cámaras de vigilancia y protecciones en los frentes para evitar ataques con vehículos. Al mismo tiempo, Internet y las redes sociales se han convertido en un lugar donde el antisemitismo es moneda corriente, escudándose muchas veces en un supuesto “antisionismo”.

– ¿Crees que el gobierno de Hollande tomó las medidas suficientes para combatir el antisemitismo? ¿Por qué?

– El presidente francés condena sin ambigüedad el antisemitismo ante cada nuevo episodio que cobra estado público. Y su primer ministro Manuel Valls, que suele ser blanco de ataques de este tipo por estar casado con una mujer de origen judío, denuncia claramente el “islamofascismo” que se esconde detrás de ataques antisemitas en nombre del islam o Palestina y fue uno de los primeros desde el Partido Socialista en denunciar el “antisionismo de fachada” del que se alimenta “el nuevo antisemitismo” que crece en los barrios populares con fuerte presencia magrebí. Llamar a las cosas por su nombre es un primer paso del gobierno para luchar contra el antisemitismo. Durante años, parte de la izquierda se negó a reconocer el fenómeno para no estigmatizar a la población de origen musulmana, tradicionalmente víctima de discriminaciones.
Aparte de esto, las campañas de concientización en los medios públicos existen, pero son poco eficaces ante una población que se nutre del odio a través de internet o de las cadenas de televisión de Oriente Medio. En cuanto a las escuelas, la enseñanza de la Shoá se ha vuelto en los últimos años cada vez más difícil con alumnos que equiparan el Holocausto con la situación de los palestinos e impiden el desarrollo sereno de la clase.

– ¿Cómo reacciona la sociedad francesa, no judía, ante estos hechos antisemitas?

– Los ataques contra Charlie Hebdo y el supermercado judío Hyper Casher, y antes la matanza de tres niños y un padre de la escuela Ozar-Hatorah en Toulouse en 2012, podían hacer creer a gran parte de la población francesa que los enemigos de los islamistas eran categorías muy definidas: judíos o dibujantes que habían dibujado a Mahoma. Pero la masacre del 13 de noviembre de 2015 en pleno París, perpetrada contra individuos al azar que tomaban un trago en un café, escuchaban un concierto de rock o asistían a un partido de fútbol, dejó en claro que los judíos eran quienes estaban en primera línea de un conflicto entre la concepción islamista del mundo y el modo de vida occidental.
De todos modos, la respuesta del francés no judío frente al antisemitismo sigue dependiendo de su ideología y a veces de su origen. Desde la izquierda radical o tercermundista o desde la extrema derecha se siguen buscando excusas en la política de Israel o de Occidente para “comprender” una supuesta reacción desesperada de los oprimidos del mundo.

– ¿Qué cambios se produjeron en Francia para que haya un aumento del antisemitismo?

– El aumento del antisemitismo en Francia está estrechamente ligado a la importación del conflicto israelí-palestino en un país que concentra las mayores comunidades judía y musulmana de Europa. Los picos de ataques antisemitas en Francia coinciden con los momentos en que aumenta la tensión entre palestinos e israelíes. Al mismo tiempo, hace poco el historiador y responsable del Memorial de la Shoah de París, George Bensoussan, afirmó en la Radio France Cultura que “en las familias árabes, en Francia, todo el mundo sabe pero nadie quiere decirlo, el antisemitismo se mama con la leche de la madre”. Sus dichos, que ilustraban la existencia de un antisemitismo ordinario en el mundo islámico de hoy, provocaron una gran polémica. Sin embargo, muestra que por primera vez desde la aparición de esta nueva ola de odio se debate en público qué es este nuevo antisemitismo y cómo combatirlo.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here