Guillermo Borger: «Me considero apto para ser el próximo presidente de AMIA»

El ex presidente y nuevamente candidato a la titularidad de la AMIA, Guillermo Borger, mantuvo en exclusiva una extensa charla con la CADENA JUDÍA DE INFORMACIÓN VIS A VIS y habló sobre las relaciones de la mutual con el gobierno anterior, comentó que «no se dio» su involucramiento para discutir la problemática de la institución, se refirió a las actividades que se dejaron de hacer en la AMIA, la economía que atraviesa la institución, las presiones que recibió cuando era presidente, opinó sobre el canciller Héctor Timerman y de las escuchas que se filtraron, la muerte del fiscal Alberto Nisman y la posición del Gobierno kirchnerista en la causa AMIA.

  • Cambió la conducción en DAIA y próximamente serán las elecciones en AMIA, ¿cómo analiza la situación comunitaria?

No hago un análisis permanente, vivo en comunidad así que soy parte de lo que va pasando. No analizo DAIA, el presidente (Ariel Cohen Sabban) es amigo y lo conozco desde muy chico, así que creo que es una muy buena persona, se propuso candidatearse y convertirse en presidente de la entidad, y evidentemente llegó, así que espero que tenga una muy buena conducción. Es muy reciente, los pocos pasos que dio creo que son oportunos y seguramente tendrá el mayor de los éxitos. Por otra lado, nos acercamos a las elecciones en AMIA ya que culminan los tres años del proceso. Lo vi con alguna preocupación porque la realidad es que no tuvimos demasiada interacción como haber yo sido del mismo grupo político que hoy conduce la AMIA, haber estado durante casi cinco años, que fue la conducción más larga en los 120 años de vida de la institución. A pesar de eso, no hubo una gran interacción con la conducción actual, más allá de la problemática propia que el presidente designado (Leonardo Jmelnitzky), quien es un gran amigo y una excelente persona, tuvo un padecimiento importante de salud y eso lo alejó del cargo, por lo que el vicepresidente Ralph Tomas Saieg, quien también es un amigo, quedó como presidente en ejercicio, pero me imagino que no es fácil más allá de la preocupación que tocó especialmente a la comunidad después de mi terminación en la gestión en el año 2013, hasta el cambio del gobierno, hubo momentos muy difíciles, especialmente en la relación con el gobierno nacional.

  • ¿Por qué no hubo tanto involucramiento?

Es una buena pregunta. Desconozco. Siempre estuve dispuesto, cuando me invitaron fui. Estuve en los acontencimiento generales, como lo es la cena anual de AMIA. De mi parte una disposición permanente, pero no se dio de compartir una mesa y discutir de la problemática pasada y ver cómo podíamos acordar de la problemática presente y futura. No se dio.

  • ¿Cómo ve a la AMIA hoy?

Como una institución poderosa, fuerte como lo fue siempre, una institución básicamente que ayuda a la gente. Es una institución muy valorada y válida para eso. Lamentablemente, entiendo que hubo algunas acciones que veníamos haciendo históricamente en AMIA que se han dejado de hacer, desconozco el por qué y eso de alguna manera me preocupa, pero es una institución que ayuda al crecimiento de la comunidad judía en general, especialmente a los sectores que son más vulnerables de la sociedad en general y de la sociedad judía en particular, que me refiero a los chicos de edad escolar y a los adultos mayores, AMIA hace de entorno de acompañamiento en todo momento de la vida.

  • ¿Qué acciones cree que se dejaron de hacer?

Más que creencias son cosas concretas que me constan, por ejemplo, se hacía anualmente, por lo menos, colonia vacacional para adultos mayores, y hay que reconocer al gobierno nacional que muy gentilmente nos cedía las instalaciones extraordinarias que tienen en Chapadmalal, dedicado a nuestros adultos mayores de todo el país, donde teníamos una asistencia de 400 a 500 personas. Esa era una acción muy válida, valorada, insisto con este término. Se ha hecho dentro del marco de lo que es la Ley Judía, porque se logró que la comida fuera totalmente Kosher en este ámbito, se hacía un Kabbalat Shabbat, así que realmente una acción social muy importante. La última debió hacerse a fines del año pasado, pero en AMIA se resolvió que no. El por qué también desconozco, pero eso es concreto y lamentable que no se haya hecho, por ejemplo.

  • Económicamente, ¿sabe cómo está la AMIA?

Sé que está bien, yo al día de hoy soy revisor de cuentas oficial de la AMIA junto al doctor Beny Zugman, quien fuera tesorero durante mi gestión. La institución está saneada, tiene muy buena recaudación, lo que suele ser normal, con algunos vaivenes propios de la época que estamos viviendo, pero en muy buena condición se encuentra.

  • ¿Puede ser que los empleados no estuvieran contentos debido a que no hubo un bono de fin de año?

Desconozco. Sé que durante mi gestión el personal estaba muy contento, en definitiva son los que tienen las herramientas del día a día para una muy buena conducción. La AMIA tiene más de 300 empleados. Entendí durante mi gestión que hay que tener buena relación, más allá del sueldo, y que todo tipo de reconocimiento nosotros lo llevamos adelante. Es una novedad esto que mencionás, sinceramente lo desconozco.

  • Se va a candidatear como presidente, ¿no?

Sí, seguramente. A mí me gustó mucho, trae dolores de cabeza y presiones pero yo me considero apto y oportuno para este cargo. Durante los cinco años anteriores tuvimos logros importantes así que me gustaría repetirlo y estoy disponible para ello.

  • Tambien es posible que Julio Schlosser (ex presidente de la DAIA) sea candidato…

Es un amigo, me encantaría. Durante cuatro años de nuestra gestión Julio fue secretario general. Beny Zugman fue el tesorero del proceso y yo el presidente. Me encantaría que se repitiera este trío para la próxima conducción. Desconozco los planes de Julio porque accedió como presidente de la DAIA. Es una gran persona y me encantaría tenerlo cono nosotros en la conducción.

  • ¿Cree que tiene que ser una unión de diferentes dirigentes en AMIA, como se planteó en DAIA y que finalmente se hizo a medias?

Estoy seguro. Sería lo ideal. AMIA tiene su camino de ayudar a gente, pero tiene que haber una mesa amplia que represente a toda la comunidad. Una mesa de discenso, pero con criterio de ayudar a la gente y sería muy bueno que tuviéramos una mesa con representación de las distintas posibilidades que ofrece nuestra comunidad judía aquí en la Argentina, que es muy diversa, muy amplia y muy rica.

  • Algunas veces los dirigentes no pueden superar el enojo o la bronca que tienen con el otro y no se terminan uniendo, ¿cómo se tiene que plantear a futuro para que esto no suceda?

Lo que vos estás diciendo es propio del ser humano. Por supuesto que los celos y el egoísmo existen, y el deseo de protagonismo se hace presente en las distintas conducciones: desde un templo, un club, una escuela y por supuesto también se da en la AMIA y en la DAIA, por ser instituciones tan grandes, más de uno quiere llegar a esos puestos, y hay divergencias de ideas porque no toda la gente piensa de la misma manera. Si bien la gente acuerda que la AMIA es una institución fuerte, lo debe ser y es para ayudar a la gente, los caminos hasta llegar a estas conclusiones y a los hechos concretos de ayudar a la gente, hay distintos caminos y ahí es donde se diversifican las diferentes opiniones y donde surgen algunas confrontaciones. Ahí debe estar la inteligencia de cada dirigente para tratar de limar esas diferencias, tratar de acercarse al otro desde el discenso, pero con respeto y pensando en la comunidad toda. Al menos en nuestra gestió eso hicimos, acercamos a todo el mundo, hablamos con todos, a veces con más logros, a veces con menos, pero esa fue nuestra disciplina, nuestra conducta de trabajo, y tuvimos logros importantes, pero que se da, se da.

  • Varios dirigentes de Plural Jai comentaron que ellos quieren hacer una coalición porque «la parte ortodoxa de AMIA ya tiene un 30% ganado», ¿cree que es correcto esto?

Entiendo que es una posibilidad. La verdad que en general en la comunidad judía argentina hay mucha apatía, especialmente en la gente joven de la edad entre 30 y 45 años. Faltan activistas de corazón que vengan a trabajar, dando de su tiempo, de su familia solamente por el hecho de tener una AMIA mejor, más fuerte, en función de ayudar a la comunidad judía en general. Sí, por supuesto, comparto con la idea de Plural Jai de querer hacer una lista de unidad. Eso me parece excelente. Igualmente, creo que eso no es fácil porque estamos hablando de unir personas de distintas ideologías, diferentes ideas, tomar distintos caminos que no siempre es fácil ponernos de acuerdo. De todas formas, entiendo que como expresión de deseo es muy válido, es deseable y ojalá se pueda lograr. Es verdad, por otro lado, que la ortodoxia tiene como su alineamiento, su educación en la casa, educación en las escuelas más observantes, a mí no me gusta utilizar el término «religioso». Desde la educación en la casa, el chico en una familia observante sabe y lo mama desde la familia lo que es la colaboración en la Askanut, el trabajo de ayudar a su comunidad, por eso hay una responsabilidad mayor, por eso seguramente se logran más votos al momento que lo vimos en las elecciones anteriores. En cambio el no observante no se ve tan comprometido, lamentablemente. Sí hemos tenido una gran afluencia de nuevos socios, de hecho la comunidad hoy tiene cerca de 30.000 socios, que es un número muy importante y que viene creciendo año tras año. Eso también es un logro muy importante, pero al momento de poder trabajar en conjunto en una mesa en una dirigencia política, no hay la disponibilidad de gente que uno quisiera y pretendería de una comunidad importante, de muchas actividades, muchas responsabilidades, y de una mesa donde hay que trabajar permanentemente, no es fácil acercar a la gente.

  • ¿Cree que eso es una falla de las dirigencias?

Es una falla que las dirigencias no hayan sabido transmitir inclusive en sus propias familias. Algunas personas que pretenden ser dirigentes de la comunidad, que tienen capacidad y que han mostrado voluntad, pero por ahí no transmitieron esa voluntad en sus familias, en sus propios hijos, sobrinos, nietos en algunos casos, donde no se ve esa continuidad, y estos dirigentes que hoy pretenden serlo, quizás ya tienen una edad avanzada y sería óptimo que algún familiar, sucesor, tuviera la posibilidad de venir trabajar, pero esto no se da en forma regular ni habitual.

  • Habló de que en su mandato en AMIA recibió presiones, ¿alguna vez tuvo miedo?

No, nunca tuve miedo porque sabía que el trabajo que yo hacía junto con mis compañeros era absolutamente conciente para el bien de toda la comunidad. No miedo pero sí teníamos la tensión de la gran responsabilidad, pero a veces la gente piensa que hay que tomar algunas decisiones que la dirigencia que está día a día piensa que hay que tomar otras determinaciones que no son los que ellos hubieran hecho. Siempre invitamos a la gente a dialogar sobre todos los temas. A veces hay que tomar determinaciones en forma urgente, como ha sido en su momento lo que fue estar en contra de lo que fue la firma del memorándum entre Argentina e Irán.

  • ¿Qué tipo de presiones recibió?

Eso, presiones de por qué no hacen tal cosa o por qué no hacen tal otra.  Cuando hace cuatro años, el 27 de enero, aparece la firma del acuerdo entre Argentina e Irán, nos sorprendió muy ingratamente, cuando nosotros venimos diciendo durante 21 años que la comunidad judía y la ciudadanía argentina toda confía en la justicia argentina para que este caso se esclarezca, con 85 muertos sobre nuestras espaldas, casi 400 heridos y ni un solo detenido, veníamos pregonando y lo mantenemos hasta el día de hoy que confiamos en la justicia argentina; de repente en nueve puntos básicos, habiendo ya firmado Argentina con Irán, proponen crear una comisión integrada en nada menos que el propio Irán para que determine qué parte de lo actuado es verdad. No lo podíamos aceptar nunca, entendemos que si están todas las cosas actuadas sobre la mesa, la justicia argentina viene trabajando el tema, el fiscal Nisman, lamentablemente desaparecido como víctima 86 de este atentado, pero un apasionado del trabajo y una investigación impresionante sobre estos 21 años después del atentado, que te vengan a proponer al principal sospechado en la causa AMIA, que es Irán, no podemos aceptar nunca que Irán sea parte de la búsqueda de la verdad. Estos, realmente, son momentos de presión.

  • ¿Le molestó que Timerman haya propuesto el memorándum?

Entiendo que esto es funcional al gobierno nacional. Timerman era el canciller de la Nación, lo respetamos como una autoridad máxima del poder ejecutivo. Lo que nos molestó fue el acuerdo propiamente dicho porque nosotros confiamos en la justicia argentina y no podemos aceptar nunca que lo haya firmada con quien lo haya firmado. Esto fue una resolución que tomó el Gobierno argentino y por supuesto que nos molestó mucho el contenido de ese acuerdo por el peligro que hacía que se cayeran las circulares rojas de pedidos de capturas a los ciudadanos iraníes. Aparte esa paradoja, porque este pedido de circulares rojas, en su momento solicitado por el presidente Néstor Kirchner ante las Naciones Unidas, ahora proponer un acuerdo entre los dos países en litigio, que es la República Islámica de Irán y la República Argentina, al haber un principio de acuerdo era muy posible que esas alertas rojas se cayeran automáticamente. Después, Interpol fue reiterando que no se caían. El tema fue avanzando y, por otro lado, tras la fuerte presion que tuvimos de actuar rápidamente porque la presidenta quería resolver este tema a la brevedad, prácticamente en pocos días, en el correr de una semana, estando ante Diputados y en el Senado de la Nación, planteando nuestro no poder estar de acuerdo con esta firma. De todas maneras, salió por decreto por una mayoría propia que tenía el Gobierno, y lamentablemente o por suerte, Irán nunca concretó este acuerdo. Hoy dado de baja y habiendo manifestado como dijeron las instituciones y la gran ciudadanía argentina, que este acuerdo, además de todas esta incoherencia, era absolutamente anticonstitucional.

  • Hace pocas semanas se dieron a conocer escuchas entre usted y Timerman, y el ex canciller dijo que usted las filtró…

Es verdad que ese llamado existió, me acuerdo perfectamente. Fue justamente cuando AMIA y DAIA sacaron el comunicado que no acompañábamos la firma del acuerdo con Irán. Al otro día llamó el canciller a mi oficina de presidencia de AMIA con todo lo que escuchamos y que fue público. Mi verdadera preocupación es cómo llega esa grabación, cómo se hace esa grabación porque AMIA no graba y eso no lo grabó nadie de AMIA, y menos que eso salga de AMIA y llegue a la prensa. Lo que Timerman twittió en algún lado y yo lo vi, diciendo irónicamente que Borger grababa clandestinamente las conversaciones. Eso es absolutamente no cierto. Yo no grabé para nada esa conversación, no tenía ningún sentido, pero menos aún que eso trascendiera a la prensa. Así que, evidentemente, la deducción, más allá de no tener pruebas al respecto más que esta escucha que se hizo pública, entendemos que los teléfonos del canciller y de AMIA habrán estado pinchados, porque esto se hizo del télefono de presidencia de AMIA.

  • En uno de esos audios, Timerman dice tres veces «Irán puso la bomba en la AMIA». En ese momento, ¿no pensaron en decirle al canciller que si estaba tan seguro fuera a la justicia?

Siempre lo dijimos, pero entiendo que él hablaba en esos términos alegórica e irónicamente, por eso constantemente decía y lo dijo públicamente en el Congreso y en varias manifestaciones, que ante nuestro requerimiento de que no podemos negociar con Irán, que es un Estado negador del Holocausto, negador de todo y que jamás se acercó a la Argentina, a pesar de la invitación de la propia presidenta, con todas las garantías que les da un país democrático; a pesar de eso, han firmado este acuerdo y él siempre decía irónicamente «¿Con quién querés que hable si no hablo con los culpables?». Yo creo que él no tiene ninguna prueba de que Irán fue el que puso la bomba, sí nosotros sospechamos de que ellos fueron los autores intelectuales del hecho, y por eso se pide permanentemente que se presente. Timerman lo dijo públicamente, insisto en forma alegórica e irónica, «¿Con quién querés que negocie? ¿Con Suiza? ¿Con Estados Unidos? Irán puso la bomba, por eso tengo que negociar con ellos». Pero estoy seguro, o al menos eso creo, que él no sabe positiva y certeramente que Irán puso la bomba. Por supuesto que se lo dijimos permanentemente. Si vos creés que Irán puso la bomba, yo no puedo ir a negociar con quien pienso que es el asesino de las 85 víctimas. Yo puedo confiar en la justicia argentina, si Irán es tan bueno como ellos dicen, que vengan a demostrar que ellos no son culpables ante la Justicia argentina, con todas las garantías que les da un país de pleno derecho. Ellos jamás dieron algún indicio de un acercamiento.

  • ¿Hay más audios? ¿Cree que van a salir más conversaciones?

No tengo ni la menor idea, espero que no, pero si salen y son verdaderos los afrontaremos, pero desconozco.

  • Pero hay más conversaciones…

Conversaciones hubo infinidades. Muchas conversaciones en varias secuencias.

  • En el audio parecía que el canciller Timerman lo quería convencer de que lo apoyaran, ¿no?

Sí, eso fue permanentemente y lo dijo públicamente. Inclusive, en una única reunión que pudimos hacer inmediatamente después de la firma del acuerdo, que él vino a AMIA e hicimos una conferencia de prensa muy abierta, y el canciller en ese momento estaba sumamente predispuesto a responder todas las preguntas, tanto las que le hacían los familiares como así también las comisiones directivas de AMIA y DAIA y todos los presentes, que fue una conferencia de prensa abierta. Él manifestaba que todo se podía arreglar y mejorar, tratando de convencernos nuevamente, diciendo que había que negociar con Irán porque ellos eran los culpables y que las circulares rojas no se iban a caer, y que la Justicia argentina iba a seguir actuando, pero más allá de todo eso no pudo convencernos. Cuando terminó la conferencia de prensa salimos fuertemente a plantear nuestra objeción al acuerdo firmado entre Argentina e Irán, y en donde salimos a pedir, después de haber consultado con profesionales en todo el mundo, con la inconstitucionalidad de este acuerdo, que finalmente fue ratificado. Pero concretamente sí, él trataba de convencernos con sus argumentos. Para él válidos, diciendo que había que negociar con Irán.

  • ¿Cree que el canciller Timerman les mintió a todos?

No puedo estar adentro de la cabeza. Esto evidentemente fue una determinación del Gobierno argentino, no creo que esto sea un hecho personal del canciller, la actuaba representando al Poder Ejecutivo de la Nación. Entiendo que ellos son tan o más inteligentes que nosotros, habrán tenido alguna estrategia desde lo que es el Gobierno argentino. ¿Qué tipo de estrategia y por qué? Desconozco y no puedo afirmar que fue una mentira. Para ellos habrá sido una verdad, ahora cuál es la «verdad verdadera», no tengo ni la menor idea.

  • Alberto Nisman, previo a su muerte, denunció al canciller y a la presidenta por encubrimiento respecto del memorándum, ¿cree que eso puede abrir el panorama de por qué se firmó?

Ojalá se pudiera esclarecer algún día. La verdad es que la muerte del fiscal Nisman nos afectó muchísimo porque teníamos mucha relación, prácticamente en forma diaria hablábamos. Nos acercábamos a su oficina, él venía a la mesa de AMIA a contar cómo estaba la causa. Había un contacto permanente. Era más allá de su vida personal, que la desconozco, pero sí era un apasionado de la causa. Tengo hasta el día de hoy infinidad de carpetas con toda la investigación que realizó. Él planteó esto, que realmente nos sorprendió, que sabíamos que estaba trabajando en algo para esclarecer fuertemente todo el tema del atentado, y esto que salió con la denuncia a la presidenta y al canciller era sumamente fuerte. Por la forma de trabajar de Nisman, me imagino que tendría pruebas al respecto y ojalá algún día se pueda saber.

  • ¿Cómo tomó aquel 18 de enero, cuando se enteró de su muerte?

No tuve miedo, como vos preguntaste antes, pero me temblaban los pies. No me podía contener. Nunca me cayó esa ficha de que, si bien el fiscal varias veces decía que estaba preocupado por sus hijas, que tenía cosas muy fuertes para declarar, nunca nos dijo qué, pero tampoco dijo que podía llegar a suicidarse o que lo maten directamente. Era como una expresión dentro de su pasión por el trabajo y por la verdad, pero cuando nos enteramos de la muerte no lo podía creer. Hasta el día de hoy me cuesta entenderlo, una persona de «cincuentipico» de años, apasionado por su trabajo, puesto por el Gobierno argentino porque él es un fiscal de la Nación, es un funcionario público que llegó a este puesto no menor ante semejante fiscalía con casi 40 empleados, puesto por el propio Gobierno; uno de los impulsores de Nisman fue justamente, volviendo al mismo nombre, el propio Néstor Kirchner, quien impulsó su candidatura, que finalmente se da como fiscal general de la Nación de la causa AMIA, así que no lo puedo entender bajo ningún punto de vista y ese momento de enterarme de su muerte, más allá de que no lo podía creer, me conmocionó profundamente.

  • Con la muerte de Nisman, ¿se cayó la causa AMIA definitivamente?

Él era un apasionado, un cerebro de la causa, gran investigador y de enorme responsabilidad. Yo espero y confío nuevamente en la Justicia argentina, que esto se encause, que se tome con la seriedad que merece, por supuesto los tiempos de la Justicia y con casi 22 años de investigación no se ha llegado a ningún puerto concreto. Por supuesto que nos preocupa pero, por otro lado, nuevamente, confío en que la Justicia definitivamente lo tome en sus manos, se encargue, se esclarezca de una buena vez. Sino, nuestros muertos mueren cada vez una vez más, y Nisman es el muerto número 86. Junto con el atentado a la AMIA, ojalá esto no se demore y se convierta en parte de profundizar la causa y lograr algún esclarecimiento.

  • ¿Cómo ve las acciones que tomó el nuevo Gobierno con respecto a la causa AMIA?

Creo que son hechos concretos y positivos que muestran, a priori, la voluntad del Gobierno de avanzar positivamente con todo este tema. Ojalá esto quede así en este trabajo concreto día a día a medida que avance la gestión del Gobierno porque esto realmente sucedió, insisto, muy positivamente a pocos días de haber asumido. El sólo hecho de ratificar la inconstitucionalidad de semejante acuerdo, entiendo que es sumamente positivo y todo lo que está pasando alrededor, creo que es el camino para esclarecer la muerte del fiscal Nisman, e ir aportando un poco de luz a lo que es la causa AMIA. Concretamente, creo que están en un buen camino, el camino positivo, ojalá esto se mantenga en el tiempo y con hechos concretos.

  • El Gobierno siempre se jactó de querer esclarecer la causa AMIA: hasta cierto punto bajo el mandato de Néstor (Kirchner) y en parte en el de Cristina (Fernández de Kirchner). ¿Por qué cree que en un momento dejaron de tratar de esclarecerlo?

Empiezo por el final. ¿Por qué se dieron vuelta y por qué no llegaron al esclarecimiento? Sinceramente, desconozco. Pero sí ratifico y reitero lo que dije permanentemente. Me tocó estar tanto con Néstor como con Cristina presente junto a ellos en Naciones Unidas y escuchar el pedido desesperado que Irán debía presentarse ante la Justicia argentina, con todas las garantías que les da un país de pleno derecho para que aportaran pruebas de su inocencia. Lamentablemente, esto nunca se concretó pero sí es verdad que el Gobierno de Néstor y el de Cristina son los que más han hecho y aportado, en su momento, para esclarecer la causa. La pelea permanente y el reclamo ante Naciones Unidas constante, la apuesta del fiscal Nisman a cargo de la fiscalía UFI-AMIA, así que todo esto son hechos concretos, el pedido que es un logro importante, que no se concretó en nada, pero el logro de las circulares rojas ante Naciones Unidas es importantísimo, ante un organismo internacional, con la enuencia de la mayoría de las naciones del mundo, es un pedido y un logro de Néstor Kirchner y de Cristina. Así que ratifico plenamente que la gestión para ayudar a la causa AMIA, ellos fueron de los principales promotores.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here