Ricardo Sáenz: «Pedí que a Lagomarsino se lo impute por todas las hipótesis»

Tal como planteó en su dictamen de la semana pasada, el fiscal ante la Cámara del Crimen Ricardo Sáenz insitió hoy con la necesidad de que se investigue con mayor profundidad el rol que jugó Diego Lagomarsino en la muerte de Alberto Nisman.

«Yo pedí que a Lagormarsino se lo impute por todas las hipótesis. Creo hay que investigarlo a Lagomarsino», remarcó Sáenz durante una entrevista en radio Continental.

«La jueza y la fiscal están llevando a cabo una ficción en la que sólo se le imputó a Lagomarsino por la entrega del arma», expresó el fiscal, y subrayó que, en ese sentido, es una «contradicción» hacerlo participar «en todas las pericias de la muerte en la que no está imputado».

«Hay un montón de testigos que dicen que es inverosímil lo que dice Lagomarsino sobre que Nisman le pidió el arma para proteger a sus hijas. No se lo hubiera pedido ni a él ni a un custodio ni a nadie», insistió hoy Sáenz, el primer funcionario judicial que coincidió con la hipótesis de la querella sobre la idea de que a Nisman lo mataron.

El dictamen

«Estamos en presencia de un homicidio», escribió Sáenz en el dictamen difundido la semana pasada. El fundamento de las querellas (la familia de Nisman) fue que lo habían asesinado por su trabajo de fiscal, por la investigación del atentado contra la AMIA y la denuncia que hizo contra la entonces presidenta Cristina Kirchner, por encubrimiento.

«No caben dudas ya de que no fue Alberto Nisman quien disparó el arma que le dio muerte, lo que necesariamente lleva a concluir que fue víctima de un homicidio», dijo Sáenz.

Sáenz fue muy duro contra Lagomarsino. Dijo que debían investigarlo por la muerte de Nisman -no sólo por el supuesto préstamo del arma- y afirmó que le merecía «poca credibilidad» su relato sobre el supuesto pedido de Nisman un día antes de aparecer muerto.

Sáenz citó a la querella que representa a la madre de Nisman, que había afirmado que «la utilización de un arma «amiga» como arma «asesina» es la mejor forma de montar posteriormente una escena alterada de «suicidio» para garantizar la impunidad de los homicidas».

Fuente: La Nación

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here