Claudio Presman: «Durante el gobierno de Illia, el radicalismo tenía buena relación con la DAIA»

El defensor adjunto de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires y radical, Claudio Presman, dialogó en exclusiva con la CADENA JUDÍA DE DE INFORMACIÓN VIS A VIS acerca del 50° aniversario del golpe de Estado al ex presidente Arturo Illia. Recordó cuál era la relación entre el exmandatario radical y la comunidad judía. Además, comentó cómo era la situación histórica que vivía la Argentina por esa época.

– ¿Cómo era la relación entre Ilia y la comunidad judía?

– No era un tema de agenda la comunidad judía en el gobierno de Illia. El radicalismo tenía una buena relación con la DAIA, pero había otros problemas en Argentina, más complejos. Yo me comuniqué con una persona que trabaja en el Ministerio del Interior, una persona grande, que me dijo que no tenía registro de problemas con la comunidad.

illia-1

– ¿Qué nos dejaron estos 50 años del golpe militar al líder radical?

– La primera cosa que nos dejó es el ejemplo de lo que no debiera haber pasado nunca, un golpe de Estado. Fue un gobierno que no solo logró el mayor presupuesto educativo de la historia argentina sino que aumentó el PBI cada año, anuló los contratos petroleros fraudulentos, le dio austeridad a la función pública y fue un ejemplo de República. El mandato de Illia debiera haber seguido, pero la locura argentina apoyó el golpe de Onganía y a partir de ahí se profundizó en los 30 años posteriores que vinieron después de 1983.

– ¿Cuánta similitud ves de la época actual a la de Ilia?

– Yo no creo que sea una similitud. Tengo la sensación que debiera volverse a intentar buscar esa austeridad y ese ejemplo de República que hubo que, sobretodo en estos últimos años, no fue tanto debido a la aparición de personas como José López, Lázaro Baez y todas las cosas que van apareciendo en términos de causas judiciales. Los dirigentes radicales de esa época creían que Comodoro Py era un marino, no la sede del poder judicial federal. Hoy Comodoro Py es un lugar donde terminan muchos dirigentes políticos y gobernadores de la Argentina en los últimos años. Illia terminó atendiendo en su consultorio, viviendo en lo de un amigo, él no tenía ni un auto. Después de derrocar a Illia fue todo para atrás porque empezó con el golpe de Onganía y continuó en distintos procesos que desembocaron en la masacre de 1976-1983.

– ¿Los argentinos nos auto-boicoteamos un poco, no?

– Y bueno fijate la historia de Lionel Messi del partido del domingo. No podemos entender que ser segundo es importante, peleamos y llegamos a una final. Nos tocó perder, pero ¡estuvimos en la final!. Esta cosa exitista que tiene la Argentina de matar o morir. Tuvimos a Guillermo Coria número 3º del mundo y a Gabriela Sabatini, número 2 del mundo. No solemos ver los logros y sí buscamos siempre el fracaso. No siempre ser segundo es un fracaso.

– Haciendo un paralelismo con el radicalismo de hace 50 años, ¿cómo ves el panorama del radicalismo en la actualidad?

– El radicalismo sigue en pie. Continúa siendo un partido que sigue teniendo una organización nacional muy importante, con estructuras partidaria bien armadas, pero con el mismo proceso de decadencia que venías hablando vos. Hace 50 años de historia que viene habiendo una depreciación institucional, pero el radicalismo sigue siendo fuerte.

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí