«No sean indiferentes, Elie Wiesel z»l nos sigue hablando» Por Alejandro Mellincovsky

“Ante las atrocidades tenemos que tomar partido. El silencio estimula al verdugo” dijo el sobreviviente de la Shoá y Premio Nobel de la Paz Elie Wiesel, quien acaba de morir.

Luego de acariciar la muerte en un lugar donde los nazis prepararon para matar, y a donde llegó gente que no estaba dispuesta a morir, como lo pueden ver a él en el momento de la liberación del campo de concentración de Buchenwald, junto a la difusión de su testimonio, como tantos otros sobrevivientes, Elie Wiesel eligió la vida, erigiendo los valores del judaísmo, formando una familia y con una obra literaria de 42 libros.

Él tenía bien en claro lo nocivo de lo políticamente correcto de quienes están parado con un pie en cada lado, afirmando que “lo contrario del amor no es odio, es la indiferencia. Lo contrario de la belleza no es la fealdad, es la indiferencia. Lo contrario de la fe no es herejía, es la indiferencia. Y lo contrario de la vida no es la muerte, sino la indiferencia entre la vida y la muerte”

A la luz de la Shoá, tenemos que hacer todo lo posible para que llegue el día profetizado por Isaías en que «pastarán juntos el lobo con el cordero» y «volverán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra». Y ojo, porque desde 1945 matar judíos dejó de ser gratis. De ahora en más y hasta ese entonces, porque no hay peor cosa que la indiferencia, vamos a ser el lobo para que el nuevo cordero quiera pastar con nosotros y no volver a matarnos.

Autor: Alejandro Mellincovsky

Coordinador en Argentina de La Organización Sionista Mundial

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here