Los autores del atentado en Tel Aviv fueron inspirados por el Estado Islámico

El servicio de seguridad Shin Bet anunció que los terroristas detrás del ataque en el mercado Sarona de Tel Aviv fueron inspirados por el grupo Estado Islámico.

Sin embargo, según la declaración del Shin Bet, ambos no prometieron lealtad al grupo ni recibieron ayuda o instrucciones de sus operativos.

El ataque, que dejó cuatro muertos, fue perpetrado por Khaled Mohammed Mahamra y Mohammed Ahmad Mahamra, dos primos de la ciudad cisjordana de Yatta.

Un cómplice de nombre Zayn Yunis, también fue detenido por suministrar las armas de fuego y ayudar a planear el ataque.

Según los informes, Ahmed Mohammed estudió en Jordania y era un seguidor de ISIS. Su primo, Khaled Mahamra, se había traumatizado por la demolición de su casa cuando era niño. El día del ataque, ambos se fotografiaron con una bandera del Estado Islámico en compañía de Zayn.

Los primos impidieron que Zayn participara en el atentado alegando de que las deudas que había acumulado anularían su martirio.

El documento señala que los jóvenes planearon el ataque “contra Israel en nombre del Estado Islámico” y decidieron llevarlo a cabo tras el incendio de la casa de la familia Dawabsha en la aldea palestina de Duma.

Después del ataque, los familiares indicaron que los atacantes no eran miembros de Hamas, pero fueron influenciados por su mensaje, así como por miembros de la familia asociados al grupo.

El Shin Bet dice que ambos planeaban atacar a un tren en la estación central de Beer Sheva, pero cuando llegaron al lugar a principios de este año, y vieron varias fuerzas de seguridad decidieron que tomarían un taxi a Tel Aviv.

El Mercado Sarona fue elegido al azar el día del ataque. Cuando los terroristas llegaron a la estación de tren Hashalom en Tel Aviv, a unos metros de Sarona, preguntaron a los transeúntes dónde había restaurantes y cafeterías.

En Beer Sheva, adquirieron trajes, relojes, carteras y zapatos para hacerse pasar por hombres de negocios. También compraron veneno para ratas, con la idea de apuñalar a israelíes con cuchillos intoxicados por el veneno. Llevaban armas improvisadas y fabricadas en los talleres de Yatta.

Durante la investigación, otros diez habitantes del pueblo fueron detenidos bajo la sospecha de estar involucrados en la fabricación y la venta de armas.

Fuente: Haaretz

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here