El veto burkini se extiende a Córcega y a Marruecos, en medio de tensiones y protestas antiárabes

La isla de Córcega anunció hoy la prohibición del uso del burkini, el traje de baño que cubre desde la cabeza hasta los tobillos y es usado por musulmanas religiosas.

Así, Córcega se suma a las medidas similares que tomaron Cannes y una localidad vecina de la Costa Azul. Ambos distritos se ampararon en principios de laicismo. Pero muchos los critican por avalar la tendencia a la violencia antiárabe.

La decisión del veto, dijo el alcalde de la ciudad, Ange-Pierre Vivoni, se ampara en los principios recientemente aplicados en Cannes y en Villeneuve-Loubet, en el sur de Francia, sobre los principios de laicidad de la República.

En Marruecos también está prohibida la burkini, pero en hoteles y clubes, de manera privada.

Sisco

La alcaldía de Sisco, localidad a diez kilómetros de la capital de Córcega, Bastia, anunció hoy que prohíbe el uso del burkini en sus playas, una decisión motivada por violentos incidentes que se registraron durante el fin de semana. Esto desató una polémica entre los defensores de la libertad de expresión y los partidarios del respeto del laicismo en el espacio público.

Hubo enfrentamientos entre un grupo de familias de origen magrebí y vecinos de la ciudad, que derivaron en que cinco personas resultaran heridas. Mientras tanto, la fiscalía de Bastia investiga las causas de la pelea.

Ayer, unas 500 personas se manifestaron ayer al grito de «a las armas, vamos a demostrarles que estamos en nuestra casa». Protestaron en el barrio de Lupino, donde viven las familias de origen magrebí que participaron en la pelea.

Si bien el veto del burkini no es explícito, se basa en una norma general que estipula que «es obligatorio acceder a la piscina con ropa de baño», aunque esta sea una prenda específicamente concebida para su uso acuático.

Las autoridades marroquíes, nacionales o municipales, no legislan al respecto, pero cada verano se repiten polémicas porque distintos hoteles o parques acuáticos aplican unilateralmente la prohibición del burkini..

Hace dos días, la localidad francesa de Villeneuve-Loubet, en la Costa Azul, se sumó a la de Cannes en la decisión de vetar el burkini en sus playas alegando que ese traje de baño -que cubre completamente el cuerpo de la mujer- no se ajusta a las normas de seguridad e higiene y no respeta el principio de laicismo galo.

El alcalde de Cannes, el conservador de Los Republicanos, David Lisnar, dijo hace pocos días al diario local Nice Matin: «No prohibimos el velo, ni la kipá (el gorro judío), ni las cruces. Simplemente prohíbo un uniforme que es el símbolo del extremismo islamista».

Encuestas

Por su parte, el director general de servicios de ese ayuntamiento, Thierry Migoule, calificó a la prenda de «señal de adhesión al yihadismo», en declaraciones a la web de Francetv info.

Hace pocos días se difundió una encuesta efectuada por el instituto demoscópico Ifop entre el 27 y 29 de julio pasado y publicada por el diario Le Monde que precisó que el 45% de los católicos franceses practicantes creen que el islam representa un peligro.

Otro 55%, ocho puntos más que en octubre de 2012, cree que la presencia de una comunidad musulmana en Francia es más bien una amenaza para la identidad del país, mientras que el 71% considera que la visibilidad de esa religión es demasiado grande.

Asimismo, el 55% de los encuestados está en contra de la edificación de mezquitas, lo que supone un aumento de 15 puntos porcentuales.

Sin embargo, entre el conjunto de franceses, los porcentajes en contra del islam son más moderados: un 33% la califica de amenaza en general y un 47% de amenaza contra la identidad nacional, mientras un 63% cree que su influencia es demasiado importante.

Fuente: Agencias AFP, EFE, AP y Lanacion.com.ar

1 COMENTARIO

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí