El gobierno sirio bombardea Alepo tras dar por terminado el alto el fuego

Menos de dos horas después de que el Ejercito sirio anunciara el fin de la tregua acordada por EE UU y Rusia hace una semana, han regresado las bombas a Alepo. Aviones sirios o rusos han bombardeado este lunes al menos cinco barrios de la ciudad y varios pueblos al oeste en manos de las fuerzas opositoras, según informa la agencia France Presse. Entre los objetivos alcanzados hay también camiones de ayuda humanitaria, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, que ha registrado 35 ataques desde el fin de la tregua. «Desde las seis [hora local] el bombardeo es intenso con todo tipo de armas», ha asegurado a Reuters un miliciano de una facción rebelde. La decisión de Siria de poner fin al alto el fuego ha llegado mientras rusos y norteamericanos negociaban en Ginebra, a puerta cerrada, una extensión del mismo.

El Ejército sirio había acusado este lunes, horas antes de los ataques, a los «grupos terroristas» —término con el que nombra a los insurgentes— de haber aprovechado la tregua para rearmarse mientras la violaban 300 veces. En un comunicado, había llamado a continuar cumpliendo «los deberes nacionales en la lucha contra el terrorismo para recuperar la seguridad y la estabilidad», pero sin concretar cual sería el siguiente paso, que no se ha hecho esperar.

Los camiones de ayuda alcanzados estaban haciendo una entrega rutinaria dirigida por una organización internacional en una zona del oeste de Alepo, y han sido bombardeados cerca del pueblo de Urm al-Kubra, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Un residente de este pueblo ha contado a Reuters que cinco misiles impactaron contra los camiones cuando estaban aparcados en un centro de la Media Luna Roja siria,hiriendo gravemente al jefe de las instalaciones y a varios otros. La ONU había informado este lunes de que esta localidad debía recibir hoy un cargamento de harina de trigo y suministros sanitarios para unas 78.000 personas. Este organismo y la Cruz Roja están investigando las circunstancias del ataque, pero no han aclarado si los convoyes eran suyos.

El jefe de la diplomacia norteamericana, John Kerry, celebraba este lunes que ya se empezaba a ver «movimiento real» de ayuda humanitaria —tras la retención de los convoyes en la frontera turca—, y respondía al comunicado sirio conminando a El Asad a hablar con los negociadores del acuerdo antes que con la prensa. Pese a anunciar que este lunes se han producido reuniones con Rusia para una extensión del alto el fuego, Kerry ha advertido desde Nueva York de que no se ha cumplido el punto clave del acuerdo, que era lograr la cooperación entre EE UU y Rusia contra los terroristas en Siria. «No tuvimos siete días de calma y de poder entregar bienes humanitarios», ha declarado a los medios, horas antes del bombardeo, en el marco de la asamblea general de la ONU.

El Ministerio de Defensa ruso ha dado pocas esperanzas, sin embargo, a que continúe la tregua. Un teniente citado por France Press ha asegurado que era inútil que las fuerzas del régimen de Bachar el Asad respeten «de manera unilateral» el alto el fuego si los rebeldes no lo hacían. La colaboración entre ambas potencias ha peligrado desde el pasado sábado, cuando un bombardeo de la coalición internacional liderada por EE UU contra el ISIS mató a 60 soldados del régimen. El Pentágono anunció que había sido un error, mientras que el Kremlin vio intenciones malévolas.

La tregua empezó el pasado 12 de septiembre, coincidiendo con la celebración del Eid el Adha, la fiesta del sacrificio. Fue la primera en más de seis meses, pero desde el principio el régimen sirio advirtió de que respondería con fuego a cualquier provocación de los rebeldes. La semana estuvo plagada de señalamientos mutuos de no respetar el cese de hostilidades pactado y según algunos activistas, hubo hasta 160 muertos.

El País de España

 

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here