Mas indicios indican que fueron «actos terroristas» los ataques en Estados Unidos.

 

La hipótesis de que la bomba de este fin de semana en Nueva York tenga relación con el terrorismo internacional ha cobrado fuerza. La policía ha detenido a Ahmad Khan Rahami este lunes, según el alcalde de la ciudad donde vive. El arresto se produjo tras un tiroteo con policías en Linden (Nueva Jersey) y horas después de que las fuerzas de seguridad neoyorquinas lo identificaran públicamente como sospechoso de estar vinculado con la bomba que explosionó este sábado en el barrio de Chelsea de la Gran Manzana e hirió 29 personas.

Estadounidense de 28 años y nacido en Afganistán, las fuerzas de seguridad habían advertido de que Khan Rahami es «peligroso y [está] armado», según la ficha que ha difundido el FBI. La detención fue confirmada por el regidor de Elizabeth, Chris Bollwage, ciudad cercana a Linden.

Rahami resultó herido en el tiroteo con la policía en Linden y fue trasladado a un hospital. Un testigo explicó a la cadena CNN que el sospechoso abrió fuego al menos cuatro veces contra los agentes. Imágenes de las televisiones estadounidenses muestran a Rahami tendido en una camilla antes de ser introducido en una ambulancia.

El detenido vive en Elizabeth, una localidad del Estado vecino de Nueva Jersey, donde se encontró un nuevo artefacto explosivo. Se trata del cuarto hallado en este fin de semana que ha activado las alarmas en la Gran Manzana, a dos días de la Asamblea General de la ONU. Las autoridades trataron de ser muy prudentes a lo largo del domingo sobre el origen y la motivación de las bombas (solo una de ellas, la de Chelsea, causó heridos), pero esta mañana el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, admitió que «muy bien puede resultar que había una conexión extranjera para este incidente».

Tras la detención del sospechoso, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, dijo en una rueda de prensa que existe “toda razón para creer que fue un acto de terror”, algo que había rechazado afirmar desde la explosión del sábado en Chelsea. De Blasio explicó que las autoridades no buscan por ahora a otros sospechosos.

Las autoridades aportaron algunas novedades sobre la investigación. William Sweeney, el agente del FBI al frente de las pesquisas, explicó que no se han determinado todavía los motivos de Rahami y que no hay pruebas de que integrara una célula local. Una de las incógnitas es si tuvo cómplices. Sweeney reveló que los investigadores interrogaron la noche del domingo a cinco sospechosos, que siguen bajo custodia. Y explicó, sin entrar en detalles, que se logró localizar a Rahami después de que la policía parara el domingo un vehículo en Brooklyn y realizara entrevistas en Elizabeth.

La explosión en Elizabeth se produce después de la deflagración, el sábado, de un artefacto de gran potencia en Nueva York que causó 29 heridos y del hallazgo de otro artefacto a pocas manzanas. Horas después, en la localidad de Seaside Park, también en el Estado de Nueva Jersey, estalló otro artefacto que no causó víctimas ni daños materiales graves. El Departamento de Seguridad Interna asegura que las bombas caseras de Nueva York y de Nueva Jersey están vinculadas.

El Pais de España

The Time of israel

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here