Presidente del Museo del Holocausto sobre la visita del Colegio Alemán de Lanús: «Fue una jornada que les permitió entender la gravedad del tema»

El presidente del Museo del Holocausto, Gustavo Sakkal, dialogó con la Cadena Judía de Información Vis a Vis acerca de la visita educativa que realizó el grupo de quinto año del colegio alemán de Lanús, Sedalo, que fue protagonista hace un mes atrás de un verdadero escándalo; jóvenes del último año del secundario en el viaje de egresados en Bariloche se disfrazaron de Adolf Hitler para una fiesta en un boliche en el que estaba presente una división de ORT, lo que generó una gresca entre los jóvenes por el atuendo antisemita que utilizaron cinco jóvenes de la institución de la colectividad alemana.

En la actividad estuvo presente Alberto Indij, vicepresidente de la DAIA; el embajador de Alemania en Argentina, Berhard Graf von Waldersse; docentes del colegio Sedalo junto a la directora, Silvia Fazio; el presidente honorario, David Fleischer y el vocal Gustavo Rubinsztein. Además del juez Franco Fiumara y Orlando Rockstroch, presidente del Sedalo.

– ¿En qué consistió el encuentro que realizaron los alumnos del Sedalo al museo?

– Los alumnos del colegio alemán tuvieron, en primera instancia, una visita guiada recorriendo la muestra. Luego realicé un discurso en donde les hable de entender que esto fue error y la importancia de saber cómo se sale de este error. Corregir el camino o ser hombres de bien o hombres como los que perpetuaron el nazismo y elegir esa forma. Después el embajador de Alemania en Argentina, Bernhard Graf von Waldersse, se refirió a que si bien estos jóvenes no vivieron la época del nazismo, por ende no son culpables, pero no están exentos de la responsabilidad de lo que sucedió en la Alemania nazi. La Shoá es un tema que no se puede hacer ningún tipo de chiste. Por último, el juez Franco Fiumara les habló sobre criminalidad y discriminación.  También tuvieron el testimonio de la sobreviviente, Eugenia Unger.

img-20160927-wa0008

– ¿Cómo los viste a los chicos a medida que avanzaba la visita y las charlas?

– Se los veía muy acongojados. Estaban muy emocionados por las cosas que iban escuchando y por los relatos de Eugenia. La visita duró tres horas y media que fue netamente educativa, y muy positiva. Después de hoy, los chicos van a poder reflexionar.

– Entonces, ¿vos crees que esta visita les sirvió para reflexionar sobre la gravedad del hecho?

– De eso sin dudas, pero si va a hacer que los chicos cambien su forma, eso lo elegirán ellos con el tiempo, como siempre. Pero sin lugar a dudas fue una jornada que les permitió reflexionar y entender la gravedad del tema, de eso estoy seguro.

– Cuándo se les contó parte de la historia, ¿sabían o tenían una idea muy vaga sobre el asunto?

– Mirá, la verdad que el hincapié fue en educar y no en castigar a los chicos. Se los trató como a cualquier escuela que hace una visita al museo. La idea es que esta visita no sea una sanción disciplinaria, no es nuestra función. Nosotros nos enfocamos en la educación y en la concientización, que creo que eso se ha hecho muy bien. Los chicos estaban realmente muy acongojados, compenetrados con el tema; en ningún momento se distraían o se reían. Eran 40 chicos que estaban participando activamente. Después cada alumno deberá hacer un trabajo sobre la Shoá que será exhibido en el museo.

img-20160927-wa0009

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí