Henrique Cymerman: «Estamos en una parálisis del proceso de paz»

Henrique Cymerman, periodista nacido en Portugal con una extensa trayectoria en los medios de comunicación como España, Israel, China y Brasil realizó una charla para los periodistas comunitarios en Argentina en la sede de Campaña Unida Judeo Argentina (CUJA) antes de dar una conferencia para jóvenes.

Cymerman nació en Portugal en 1959, de padre ashkenazí y madre sefaradí, comentó que siempre vivió «la cultura del encuentro en su casa» y que las «negociaciones» fueron una constante en su vida familiar. A los 16 años les dijo a sus padres que se quería ir a vivir a Israel y, a partir de ese momento, comenzó una carrera que lo catapultó al plano internacional en los medios de comunicación. «Las cosas no las planeas a largo plazo y la vida te va llevando por el camino», asegura.

«Hay un antes y un después de la segunda Intifada en el año 2000. En los años 90`, después de la firma del Tratado de Oslo, el mundo creía que había una posibilidad de llegar a una solución y la actitud para con Israel era muchísimo más delicada, cauta, menos crítica. La ocupación era la misma ocupación, de hecho hubo alguna retirada que otra, pero no es que ha habido una cuestión revolucionaria, no se declaró el Estado de Palestina. En ese momento no era políticamente correcto criticar a Israel de esa forma. En el año 2000 entramos en una etapa nefasta en la cobertura de Israel por parte de la prensa occidental», enfatizó.

Cymerman agregó: «La mentalidad judía está basada en el naase venishma (hagamos y escuchemos), pero ante todo hagamos, lo demás son palabras en el aire. Pero en el mundo actual no puede ser. Paralelamente a las campañas militares, políticas, económicas hay una campaña mediática. Hay una diplomacia pública que si tú no la acompañas a la política, pierdes. Hoy cada teléfono (señala un celular) es un arma, exactamente como un avión de combate F15. Por lo tanto hay que desarrollar una política de diplomacia pública inteligente. En Israel tardamos mucho en entender esto, se han dado algunos pasos, en mi opinión no suficientes». Este mismo sentido aseguró que mucha de la prensa occidental tiene un «tinte antisemita» y algunos tienen un «interés económico».

Cymerman señaló tres puntos claves que estuvo desarrollando en varias charlas que dio a través de CUJA: «El primer punto es el periodismo Mc Donald, el periodismo instantáneo. Hoy por hoy debido al desarrollo de las tecnologías, no digo que sea bueno o malo, hay una rapidez brutal, una competencia feroz entre los medios, las webs, los blogs. Segundo punto: a partir de 1945, en Europa, se ha gestado la idea de que se terminen las guerras después de los millones de personas que han muerto, no es legitimo ni políticamente correcto hacer una guerra, como si fuera una elección del pueblo de Israel el luchar o no luchar. El último punto es una nueva religión que es el `nacionesunidismos´: todo se mide en función a los derechos humanos y a los derechos de los ciudadanos. Esta nueva religión ve la realidad de una forma muy parcial, yo estoy a favor de los derechos humanos, pero mirarlo todo bajo el mismo prisma no sirve».

La Cadena Judía de Información Vis a Vis le consultó al portugués sobre cómo vive el israelí hoy el conflicto entre el pueblo palestino y el Estado de Israel: «Estamos en una situación desde hace 9 años (2007) de la existencia no de dos Estados sino de tres: Cisjordania, Autoridad Palestina, la Franja de Gaza y nosotros. Yo soy de los que opinan que si hay una posibilidad real de llegar a algún tipo de paraguas regional de los países árabes pragmáticos que permitan llegar a algún tipo de arreglo, no a una gran paz mesiánica, pero sí de arreglos graduales de un Estado palestino, la mayoría la población israelí lo aprobaría. Pero hoy los israelíes ven a dos palestinas enfrentadas que no terminan de entenderse, que se odian entre ellos, además de lo que ven a todo lo que sucede en Medio Oriente: Estado Islámico, Al Qaeda, grupos de la yihad mundial. Entonces se preguntan: ‘¿Cómo vamos a hacer la paz?’. Ellos tienen que resolver el problema, entenderse entre ellos y aceptar un sistema democrático. Tienen que permitir que Hamás acepte la política mayoritaria de si gana Al Fatah las elecciones, yo no creo que tienen que permitir que Hamás participe, mientras no acepte una serie de principios democráticos y los subraye bien. En estos momentos estamos en una parálisis del proceso de paz».

Ante la consulta de Vis á Vis sobre si existen hoy líderes que puedan llegar a una paz, Cymerman expresó: «Netanyahu lleva casi una década en el poder en la suma de los tres períodos. Ben Gurion, que fue quien más años fue primer ministro, estuvo 12 años. Está muy cerca. Bibi Netanyahu es un hombre muy preparado, muy inteligente, en mi opinión comete un error capital que es poner la supervivencia política por delante de la enorme posibilidad que él tendría de ser el que conduzca un compromiso histórico con los árabes. Netanyahu está dando pasos importantes que no son publicados, esto lo sé, pero después de 10 años de esperanza que no llegaron a nada tengo mis dudas que vayan a llevar a este proceso. En este momento quien gana las encuestas de forma regular y permanente es Yair Lapid, que podría ganar las próximas elecciones. Es un líder centro-derecha. El cambio en Israel vendrá por la derecha moderada, no por la izquierda. El laborismo está, en mi opinión, aparcado en los próximos años hasta que venga un líder carismático. El partido de Lapid es el más activo hoy en día en diferentes áreas. Realmente trabaja muy bien este partido, tiene sus debilidades, pero apuesta a un proceso de paz regional que lleve a algún tipo de arreglo con el mundo árabe».

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here