Juez Franco Fiumara: «En el juicio de Nüremberg se condenó al partido nacional-socialista como un ente criminal»

El juez federal del Tribunal N° 4 del Departamento Judicial de La Matanza, becario en Yad Vashem y docente en la Universidad Nacional de La Matanza, Franco Fiumara, dialogó en exclusivo con LA CADENA JUDÍA DE INFORMACIÓN VIS A VIS acerca de los 71 años que se cumplieron el pasado domingo 20 de noviembre del inicio de los Juicios de Nüremberg, y se refirió a un proceso judicial para juzgar a los responsables del genocidio armenio que se frustró por una cuestión geo-política.

Este año publicó el libro «Educación y Justicia cómo métodos pacíficos de prevención» editado por la Universidad Nacional de la Matanza.

– En su libro plantea que antes del Holocausto y de los Juicios de Núremberg se produjo un proceso de judicialización que se frustró durante el Genocidio Armenio, ¿de qué trato?

– Terminó la Primera Guerra Mundial, prácticamente seis o siete meses después se firmó el Tratado de Versalles y entre las cláusulas impuestas se puso que se iba a juzgar al Kaiser Guillermo II, líder máximo en Alemania, Otros meses después se firma el Tratado de Sévres, por lo cual se iba a juzgar a la dinastía política de «Jóvenes Turcos», partido político de las más altas autoridades turcas de ese momento. El Kaiser se refugió en Holanda, paradójicamente un país que era un satélite occidental ya en la Primera Guerra Mundial, y Holanda no lo entrega alegando que la responsabilidad es del Estado alemán, no particular del líder político, y que de hacerlo se vulneraba a la soberanía de los Estados, lo cual es un error conceptual muy grande. Por otro lado, los jóvenes que fueron trasladados a la Isla de Malta, territorio británico, fueron liberados años después por los juicios internacionales, el Gran Tribunal que se iba a realizar. A esta situación se sumó el nacimiento de la Unión Soviética, por lo cual los Estados occidentales no vieron oportuno, tampoco, condenar a Alemania a ultranza, más allá de lo que haya sucedido y que desde mi punto de vista fue otro error estratégico porque fomentó el nacimiento del nazismo. Quisieron combatir a un régimen que era duro con un régimen criminal, y del otro lado quisieron contener la salida de Rusia hacía el Mediterráneo soportando un régimen con el cual asumió Atatur, pero que perdonó a todos los líderes que realizaron el Genocidio Armenio.

– ¿Por qué cree que se dieron, políticamente, Los Juicios de Nüremberg?

– Ya en 1942 se tenía conocimiento de lo que estaba pasando con las comunidades judías europeas en los Estados que con el Lebensraum Hitler iba invadiendo, pero, ¿por qué te digo esto? Conspiración, todo el partido nacionalista conspiró para invadir, para hacer crímenes de guerra y para crímenes de lesa humanidad. La Comisión Interaliada de Crímenes de Guerra empezó a juntar las pruebas. El nazismo, hasta el último momento, tuvo una maquinaria bélica sin precedentes, por eso pudo durar tanto tiempo contra tantos Estados que luchaban para erradicar todo el nazismo. En 1945 ya se había realizado las Conferencias de Yalta y Moscú, donde se había propuesto realizar los juicios, que no fracasaran con el antecedente de la Primera Guerra Mundial, porque descubrieron que la mejor forma de prevenir es juzgar y de contener. Entonces decidieron hacer este Tribunal, lo ponen como Plenipotenciario para poder armar todo el aspecto jurídico, que es donde está la gran crítica de los conservadores, incluyendo la Argentina en la actualidad. Robert Jackson logra plasmar los distintos sistemas procesales, que es lo más importante de Nüremberg, más allá de las figuras delictivas. Una de las críticas que se le hace es que tendrían que haberlo juzgado los jueces alemanes, los jueces naturales. Pero según algunos juristas, que critican los Juicios de Nüremberg, es que para ellos lo tendría que haber juzgado el Tribunal del Pueblo de la Alemania nazi que estaba a cargo de Ronald Freisler, el juez que dictaba sentencias asesinas que murió antes de la final de la guerra.

A su vez, Fiumara afirmó: «Los cuatro delitos que se incluyeron en Los Juicios de Núremberg fueron conspiración, crímenes de guerra, agresión y lesa humanidad. Hoy genocidio es una novedad jurídica, lo único que le faltaba para ser el delito perfeccionado técnicamente en cuanto al delito criminal era la pena, pero en Alemania existía la pena de muerte, así que por eso la crítica es inocua y no había una forma de juzgar en Alemania porque por ejemplo si yo juzgaba a Hermann Göring en Alemania los crímenes que había cometido en su país eran prácticamente contra la comunidad alemana misma. Había que hacer un Tribunal Internacional porque la mayoría de los crímenes se centraron en los campos de exterminio en Polonia y los Einsatzgruppen en Rusia, Lituania y Estonia. Los que tenían en ese momento competencia territorial en Alemania era el Comité Aliado de Ocupación que había ganado la guerra».

– En su libro hace mención a que, con los Juicios de Nüremberg, se quería «desnazificar» este proceso de la Segunda Guerra Mundial, pero posteriormente apareció el fenómeno del negacionismo, ¿cómo se entienden estos dos procesos antagónicos en su concepción?

– En la sentencia del juicio principal a los jerarcas nazis hay dos variables jurídicas muy importantes. La responsabilidad de Adolf Hitler. Prácticamente nunca firmó ningún papel Hitler, más allá de un papel que se conoce de las Fosas Ardeatinas y su libro Mi lucha lo dice, pero generalmente emitía sus órdenes verbales, nunca escritas, a través del Führerprinzip (Principio de Autoridad) a Martín Bormann y las retrasmitía por memos, que hay muchísimos. Fue fundamental la declaración de Hermann Göring, quien dijo que todas las órdenes las recibíamos por Bormann y era quien tenía el contacto más directo con Adolf Hitler. Ahora, ¿Bormann estuvo presente en el Juicio de Nüremberg? No, estaba prófugo y escapó días después de la muerte de Hitler. Se lo juzgó en ausencia ¡con un defensor! que lo defendió tan bien en el juicio en ausencia que Bormann fue acusado por cuatro delitos: agresión, conspiración, crímenes de guerra y lesa humanidad, y logró la absolución en dos. La pena es anecdótica. El juicio en ausencia fue fundamental para demostrar que el aparato nazi era criminal y con eso la responsabilidad de todos los funcionarios. Pero no sólo se juzgaron personas físicas en ese juicio sino también jurídicas. Fue la gran novedad, que hoy en día está en discusión en el mundo por la narco-criminalidad y el narco-terrorismo, Nüremberg 70 años atrás nos enseñó eso, y el conservadurismo jurídico de occidente dice que no, pero ahora están desesperados para ver cómo contienen esto. Muchachos: ¡lean el Juicio de Nüremberg y ya tenemos las herramientas para contener a ISIS, Hamás o Boko Haram que están haciendo un desastre! En ese juicio se condenó al partido nacional-socialista como un ente criminal a disolución y con prohibición de existencia, que por eso aparece el negacionismo y los grupos neo-nazis.

Ariel Gelblung, representante del Centro Simón Wiesenthal para América Latina, le dijo a VIS A VIS que los Juicios de Nüremberg permitieron que se conociera la tipificación de derechos humanos hoy y lo relacionó con el tema del Juicio a las Juntas, ¿usted cree que se puede relacionar?

– Lo que te dijo Ariel es brillante. Está totalmente acertado, no sólo se puede relacionar sino que cuando vos vas a ver la nulificación que dio la Corte la Suprema a la Ley de Obediencia de Vida y Punto Final, todo se remite al estatuto del Tribunal Penal Internacional de Nüremberg; a los tratados de imprescriptibilidad de los crímenes y la resolución 95/1 de Naciones Unidas. Te vuelvo a reiterar, los militares alemanes aplicaron un decreto que firmó Wilhem Keitel el 7 de diciembre de 1941, el día que Japón atacó Pearl Harbor, que se llama «Noche y Niebla», que eran los desaparecidos, más allá de los exterminios, que ocurrieron en dos campos de concentración en Francia. Ese documento de Noche y Niebla era, muchas veces, utilizado en el Plan Cóndor. Todo esta relacionado, nada es casual, todo es causal. Los nazis tampoco inventaron nada: las marchas de las muerte vinieron con los armenios y las hambrunas, entre otras cosas.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here