Ministra ofrece elefantes a cambio de una reliquia hebrea

a ministra de Cultura, Miri Regev, usó un viaje improvisado al sur de Turquía para un juego de baloncesto para ofrecer un tipo diferente de transacción: Dos elefantes por una antigua inscripción de Jerusalem actualmente alojada en un museo judío, considerada una de las inscripciones hebreas más importantes existentes.

Se oyó a Regev haciendo la oferta en un video publicado en línea de una charla informal con el alcalde de Gaziantep Fatma Sahin el miércoles. Regev estuvo en Turquía acompañando al equipo de baloncesto de Ironi Nahariya para un partido de la Copa de Europa, después de que las autoridades turcas insistieran en que un ministro estuviera presente para que el equipo trajera sus propios guardias armados.

En el video, Sahin, un político del partido gobernante del AKP, habla del problema de los elefantes de su zoológico: sólo tiene uno, y quiere más.

“Estamos dispuestos a trabajar por ello”, dice el alcalde.

Regev se escucha decirle a sus ayudantes y traductores, “Haremos un trato. Les daremos los elefantes, y nos darán la inscripción de Ezequías.

Regev se refería a la llamada Inscripción de Siloam, un antiguo texto hebreo de 2.700 años de antigüedad que proporciona un apoyo histórico concreto al relato bíblico de la construcción de un túnel que trajo agua de la Alberca de Siloé a la Ciudad de David, por debajo del borde sur del Monte del Templo, durante el reinado del rey Ezequías.

El video no muestra cómo responde Sahin a la oferta, pero las anteriores peticiones de la inscripción han sido rechazadas por el gobierno turco, que insiste en que es propiedad soberana otomana y por lo tanto pertenece a Ankara.

El entonces presidente Shimon Peres pidió al presidente turco Abdullah Gül en 2007 que, al menos, prestara a Israel la tableta para que pudiera ir a la exhibición pública para las celebraciones del 70 aniversario de Israel. Aunque Gül respondió afirmativamente, los turcos nunca la enviaron debido a las tensiones diplomáticas sobre el bloqueo de Israel de la Franja de Gaza después de la toma armada de Hamas.

El primer ministro Benjamin Netanyahu dijo recientemente que en 1998 ofreció intercambiar antigüedades turcas en museos israelíes por la inscripción, pero se rechazó.

La inscripción de Siloam es la evidencia más prominente del relato bíblico de la construcción de túneles de Ezequías y de la conexión judía con Jerusalem en general.

La inscripción de seis líneas en paleo-hebreo encontrada grabada en la pared del túnel describe a los excavadores, que trabajan desde extremos opuestos, llamándose unos a otros cerca de la finalización del proyecto, como se relata en los relatos bíblicos en los libros de Reyes y Crónicas.

Los visitantes del túnel de Siloam, donde se descubrió la inscripción, ven un duplicado de la inscripción que se volvió a insertar en el agujero del cual el texto fue cincelado.

La inscripción es una de las tres antiguas inscripciones judías desenterradas en Tierra Santa, actualmente propiedad del Museo de Arqueología de Estambul. Fue descubierta en 1880 en un túnel tallado en una colina de piedra caliza fuera de la Ciudad Vieja en algún momento a finales del siglo VIII aC.

Poco después de que se descubriera la inscripción, las autoridades otomanas se la llevaron a Constantinopla. La Ley Otomana de Antigüedades de 1874 estipulaba que todos los artefactos excavados en el imperio eran propiedad estatal.

El calendario de Gezer encontrado en 1908 – una inscripción del siglo X BCE que describe el ciclo agrícola, considerado uno de los textos hebreos más antiguos – y la inscripción de la advertencia del templo encontrada en 1871, que estaba en el Monte del Templo de Jerusalem, también terminó en Estambul.

Los tres hallazgos son considerados como algunos de los aspectos más destacados del museo, pero no suelen estar en exhibición pública.

Y aunque Turquía ha lanzado una campaña feroz en los últimos años para asegurar la repatriación de antigüedades que afirma han sido saqueadas del Imperio Otomano, Ankara se niega a devolver sin ambigüedad artefactos de la herencia judía a Israel.

Jerusalem y Ankara restablecieron las relaciones diplomáticas en 2016 después de años de deterioro de los lazos, pero el deshielo tan esperado no ha cambiado el destino de la inscripción.

Israel no ha hecho ninguna apertura para asegurar su retorno o el de las otras dos inscripciones antiguas retenidas en el museo de Estambul desde el deshielo.

Los diplomáticos israelíes en Turquía y Jerusalem dijeron que no había comunicaciones con el gobierno turco sobre ese punto, y un portavoz de Netanyahu dijo que no hay esfuerzos actuales para conseguirla.

Fuente: The Times of Israel – Traducción: Enlace Judìo

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here