La duda de las familias de EEUU por las amenazas de bomba: ¿Cambian de colegio a sus hijos o los mantienen allí?

Mientras algunos padres deciden alejarse de los Centros Judíos (colegios, sinagogas y otras organizaciones de la comunidad), otros prometen permanecer a pesar de las amenazas de bomba.

«Las olas de intimidación están cada vez más latentes, pero no quiero darles a los antisemitas lo que ellos quieren», dijo uno de los padres.

Uno de los casos es el de Adam Bellows, quien estuvo muy contento con el accionar de la seguridad y de los maestros con los alumnos cuando el colegio judío Mayerson, de Cincinnati, recibió una amenaza de bomba. «Los chicos no tenían idea de lo que pasaba pero fueron evacuados y los llevaron a un lugar seguro, incluso los entretuvieron con dibujos animados», afirmó Bellows.

Lógicamente el padre estaba asustado pero tranquilo de cómo se protegió la institución. Pero unas horas después, su hijo comenzó con algunos inconvenientes, no podía dormir. Tenía miedo de volver al colegio al día siguiente. Bellows contó que «fue muy difícil verlo así». «‘¿Va a venir mamá otra vez conmigo? ¿Voy a ver a Mickey Mouse de vuelta?’ me decía mi hijo. Su mundo estaba interrumpido», reveló el padre.

Matt Mandell, de 39 años y padre de una hija de cuatro que concurre a la escuela de judía de Rockville, en Maryland, que también sufrió una amenaza de bomba y debió ser evacuada, comentó que «la institución hizo un gran cuidado de los niños, los mantuvieron a todos calmos sin que corran miedos innecesarios». Y agregó: «Me siento muy, muy contento con la institución. No hay mucho más que puedan hacer. La causa de fondo debe ser tema nacional».

Sam Zerin, with his wife Rabbi Rachel Zerin and their son, said the JCC bomb threats recalled an anti-Semitic threat his middle school received when he was 13. (Courtesy of Zerin family via JTA)

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here