Eugenia Unger: el Museo del Holocausto, el Bat Mitzvah y el consejo «Genia» a Macri

Eugenia Unger siempre cuenta que a los 20, cuando se liberó de los nazis, pesaba sólo 27 kilos. Después de pasar por el gueto de Varsovia y 5 campos de concentración, desde 1945 vivió como refugiada en Italia: vagando, de un lugar a otro, sin nada.

Luego conoció a David Unger, uno de los rebeldes del barrio judío de la capital polaca. Con él viajó a la Argentina en 1949, de manera clandestina.

Se casaron y tuvieron 2 hijos. El primero, Néstor, nació en Europa, es médico y vive en los Estados Unidos. El segundo, Leonardo, nació y vive Buenos Aires, y también es médico. «Genia» tiene 6 nietos (Ilan, Roni y Ezequiel, hijos de Néstor; Adrián, Melisa y Samanta, hijos de Leonardo) y 3 bisnietos (Matías, Sofía y Olivia, todos hijos de Samanta).

Es una de las fundadoras del Museo del Holocausto en Buenos Aires, un espacio «destinado a mantener viva la memoria de la Shoá y difundir lo ocurrido durante el genocidio del pueblo judío». Está convencida de que su misión es contar lo que le pasó: “Es la historia de millones”, dice.

A los 91 años, vive hoy en Barrio Norte, ya sin David. Es inseparable de su mascota «Rulo».

Ha contado su historia una y otra vez: es un testimonio profesional sobre la Shoá.

Da charlas en todo el mundo, ha recibido varias distinciones y conoció a todos los presidentes desde la vuelta de la democracia en 1983. Tiene una agitada agenda, a la que acompaña muchas veces con oxígeno suplementario porque, a veces, se le complica respirar.

Escribió 3 libros: «Renacer de las cenizas», «Holocausto: lo que el viento no borró» y «Eugenia coraje». Su relato llegó a la película «La lista de Schindler», de Steven Spielberg.

El miércoles último visitó a Mauricio Macri en Olivos, por el día de la diversidad. Fue especial porque se conmemoraba el levantamiento del gueto de Varsovia en Occidente.

«Genia» besuqueó a Macri y le dejó marcado el rouge. Ella misma se lo quitó con la mano. Luego se quedó mirando al presidente y soltó su idishe mame más puro:

─Nene, no tenés medias, ¡te vas a enfermar!

Hace 3 semanas se hizo el Bat Mitzvah en el templo de Hertzlia, en la calle Nicasio Oroño. El ritual judío, que en las mujeres se hace a los 12 años, “era algo pendiente”

“Aunque ya estoy un poco grande, siempre lo quise hacer ─dice, con una sonrisa─. Es una alegría enorme que Dios me da en mis últimos años: pertenecer al pueblo judío. Yo nací a los 91 años.

1 COMENTARIO

  1. Que Macri deje de usar a las pobres víctimas de la Shoá en su beneficio. Conozco a Eugenia Unger. El problema es que ella no sabe quién es en realidad Mauricio Macri. Y su desconocimiento es usado por ese ignorante e insensible. Y si es verdad que la memoria es tan importante para el Presidente, entonces que le pida la renuncia al Secretario de Derechos Humanos, Caludio Avruj, por sus declaraciones a radio Delta donde llegó a decir con toda impudicia y malicia que consultó con académicos (?) y que al cifra de seis millones de judíos asesinados habría que revisarla. Pero que hay que ser…

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí