La ONU comenzó a distribuir la lista negra de empresas que operan en los asentamientos

El Comisionado de Derechos Humanos de la ONU comenzó a enviar cartas hace dos semanas a 150 empresas, en Israel y alrededor del mundo, advirtiéndoles que están a punto de ser agregadas a una base de datos de empresas que operan en asentamientos israelíes en Cisjordania y Jerusalén Oriental.

Un funcionario israelí, que pidió permanecer en el anonimato debido a la sensibilidad de la cuestión, señaló al periódico Haaretz que las cartas, enviadas por el Comisionado Zeid Raad Al Hussein, decían que estas empresas estaban haciendo negocios en los “territorios palestinos ocupados” y así podrían encontrarse la lista negra de las Naciones Unidas para las compañías que actúan en violación del “derecho interno y las decisiones de la ONU”. Las cartas, cuyas copias también llegaron al gobierno israelí, solicitan que estas empresas envíen a la comisión las aclaraciones sobre sus actividades comerciales en los asentamientos.

Un diplomático occidental, que también pidió permanecer en el anonimato, señaló que de las 150 empresas, unas 30 eran estadounidenses, y un número procedente de países como Alemania, Corea del Sur y Noruega. La mitad restante son empresas israelíes.

The Washington Post informó que entre las compañías estadounidenses que recibieron cartas estaban Caterpillar, Priceline.com, TripAdvisor y Airbnb. Según el mismo informe, la administración Trump está tratando de trabajar con la Comisión de Derechos Humanos de la ONU para impedir la publicación de la lista. El Canal 2 de Israel informó hace dos semanas que la lista incluye algunas de las compañías más grandes de Israel, como Teva, Bank Hapoalim, Bank Leumi, Bezeq, Elbit, Coca-Cola Israel, África-Israel, BID, Egged, Mekorot y Netafim.

Altos funcionarios israelíes dijeron que el temor a la desinversión o a la suspensión de negocios debido a la lista negra ya se está convirtiendo en una realidad. Dijeron que la Oficina de Asuntos Estratégicos del Ministerio de Economía ya ha recibido información de que varias empresas que recibieron las cartas han respondido al Comisionado de Derechos Humanos diciendo que no tienen intención de renovar contratos o firmar nuevos en Israel.

“Estas empresas simplemente no pueden hacer la distinción entre Israel y los asentamientos y están terminando sus operaciones en conjunto”, dijo el funcionario israelí. “Las empresas extranjeras no invertirán en algo que apesta a problemas políticos – y esto podría ser una bola de nieve”.

Un comité interministerial integrado por los ministerios de Asuntos Exteriores, Asuntos Estratégicos, Justicia y Economía sigue trabajando para tratar de impedir la publicación de la lista. Sin embargo, la evaluación entre la mayoría de los involucrados en los esfuerzos del gobierno es que es inevitable y que la lista probablemente se hará pública a finales de diciembre.

Como parte de un intento de minimizar su posible daño, Israel está tratando de llegar a cabo y mantener conversaciones con las compañías extranjeras mencionadas en la lista, subrayando que no es vinculante e insignificante. También les dijo que está llegando a los gobiernos extranjeros para informarles que usar la lista equivale a cooperar con un boicot a Israel.

En marzo de 2017, la Comisión de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra votó a favor de que la resolución fuera empujada por la Autoridad Palestina y los países árabes, según la cual la comisión formularía una base de datos de firmas israelíes e internacionales que realizan negocios en Cisjordania, Jerusalén o los Altos del Golán. La decisión pasó a pesar de la presión masiva de los Estados Unidos para suavizar la redacción de la resolución. Incluso fracasó un intento de la Unión Europea para llegar a un acuerdo con los palestinos para dejar caer la cláusula de la resolución que estipula la formulación de la lista negra, a cambio del apoyo de las naciones europeas para el resto de sus artículos.

 

Vía Aurora

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here