Mi Refugio renueva su propuesta de ingreso gratuito a toda la comunidad

El proyecto «Sumate», lanzado a principios de este año por el country Mi Refugio para sostener su perfil comunitario, incorpora la pileta como otra de sus variadas opciones.
A comienzos de este año, el country Mi Refugio lanzó el innovador proyecto «Sumate» con el objetivo de sostener y afianzar su identidad comunitaria. De esta forma, aquellas familias que asistían a escuelas, templos, centros culturales, y clubes afiliados a la DAIA, podían acceder de forma totalmente gratuita a todas las instalaciones de esta institución ubicada a solo 40 minutos de capital, y participar también de todos sus eventos deportivos y culturales durante un lapso de tres meses, renovables en el caso de que el grupo familiar y la institución así lo deseen.
Aún cuando el programa se lanzó con el comienzo del invierno, existió una importante respuesta del público comunitario, lo cual llevó a las autoridades de Mi Refugio a renovar su propuesta, aprovechando el clima estival que se avecina y especialmente la apertura de su pileta, que permitirá a muchas familias refrescarse durante el verano con una gran variedad actividades para sus hijos.
Según comentaron a este medio Enrique Cordon, vicepresidente en ejercicio de la presidencia; Ricardo Jatemliansky, prosecretario; Eitan Grynwald asesor dela comisión directiva; y el director ejecutivo Gustavo Korovsky, el balance de la propuesta «Sumate» fue altamente positivo ya que «se está logrando firmemente el mayor objetivo, como es sostener el perfil comunitario del country, pues su privilegiada ubicación, su alta calidad de infraestructura y de propuestas culturales y deportivas, lo habían convertido en un polo de atracción para la zona, pero nosotros buscamos mantener su identidad original». En este sentido, señalan que luego del lanzado el proyecto, «hubo un muy importante crecimiento del movimiento inmobiliario, como hace tiempo no se veía, y el country tuvo mucha visibilidad en los medios judíos, con lo que hoy quedan pocas casas en venta o alquiler, incluso teniendo en cuenta que tuvimos un año con muchos fines de semana lluviosos».  

Muy posiblemente, la variedad de las propuestas que ofrece el country a las familias que se sumen a este programa, como el acceso al Club House, al Salón de Usos Múltiples, al microcine, al sauna, a la sala de masajes, a las salas de juegos o a las canchas de fútbol, hockey, tenis, paddle, vóley, y golf, hayan marcado la heterogeneidad del público que se incorporó mediante este proyecto, pues los directivos señalan que el perfil de estas personas es muy variado, ya que «son jóvenes con niños en un 50 por ciento, pero también adultos mayores con hijos adultos, quienes incluso luego convocaron a pares de su misma edad. Lo que los une, es que asisten prácticamente todos los fines de semana«.

Teniendo en cuenta estos satisfactorios resultados, los directivos calculan una respuesta aún mayor para el verano, ya que con la pileta que abrirá el 25 de noviembre el country ofrece la totalidad de sus instalaciones deportivas, a lo que se suma la organización de torneos abiertos de futbol, golf, tenis, dominó, y burako, y el programa para niños y adolescentes «verano weekend», consistente en talleres recreativos y espectáculos todos los fines de semana de 15 a 18 horas, además de actividades guiadas dentro de la pileta, siempre en forma gratuita. Por otra parte, se mantienen los beneficios  para quienes deseen hacerse socios luego de participar en este programa como la exención del canon de ingreso, o la posibilidad de compartir una casa y con ello reducir un 40 por ciento el valor de la cuota mensual. Pero por sobre todo, los directivos señalan que «el country es mucho más que un campo de deportes, es una comunidad con presente y futuro social, y de puertas abiertas. Eso tiene que ver con que Mi Refugio mantiene un trabajo sistemático para crear tejido social, ya que todas las propuestas que se realizan tienen como objetivo generar marcos de interacción y respeto mutuo, incluyendo un código y un comité de convivencia. Por eso, quienes busquen integrarse no tendrán problema en hacerlo, sobre todo teniendo en cuenta que, aunque no lo sepan, seguramente encontraran viejos conocidos de la escuela o alguna institución judía por la que hayan transitado». Además, resaltan el fácil acceso a la institución desde la Ciudad de Buenos Aires, y la proyección con la que cuenta el country con 21 hectáreas listas para desarrollar.
Por eso, los directivos alientan a quienes estén interesados en esta propuesta a ponerse en contacto para conocer más sobre el proyecto, comunicándose con Eitan o Gustavo al 4295-8550 int 2 o bien por medio del correo electrónico al mail proyecto al [email protected]

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here