¿Qué pasó el 29 de Noviembre de 1947? Por Alejandro Mellincovsky

Tal como dice la captura de pantalla de la web oficial de la ONU, ese día se promulgó la Resolución N° 181 en la que dividía al Mandato Británico en la región en 3: un Estado Judío, un Estado Árabe y a la ciudad de Jerusalén y su zona aledaña como corpus separatrum.

Pero lo que no dice la web oficial de la ONU, es que solo la Organización Sionista Mundial cumplió con la resolución, al declarar la independencia del Estado de Israel 6 meses después, el 14 de Mayo de 1948. El Estado Judío ya era una realidad.

La omisión es tal que los países árabes fueron los que no cumplieron con la resolución (sin ni siquiera preguntarles a los habitantes árabes locales). Solo querían pagarles un curso de natación a los judíos, y por eso iniciaron la guerra para tirarlos al mar.

Israel, pese a la inferioridad de fuerzas, ganó la guerra que concluyo en 1949 con la firma del armisticio en la isla de Rodas. Es allí cuando se fijaron nuevos límites, los únicos legales y vigentes hasta hoy en día. Ningún otro previo ni posterior goza de validez jurídica. Entre los territorios que quedaron legalmente bajo potestad de Israel, está la parte occidental de la ciudad de Jerusalén, donde están las sedes de los 3 poderes del Estado.

¿Qué hicieron los habitantes que se encontraban en el territorio destinado al establecimiento de un Estado Árabe? Nada, ni intentaron vivir en un país árabe independiente. Esos territorios hacia el oriente fueron anexados por Jordania y hacia el sudoeste por Egipto. Y cabe recalcar que ni para la ONU, ni para los habitantes árabes locales ni para los países árabes vecinos, existía ni el término ni la conciencia de «pueblo palestino» con el que la ONU dice solidarizarse.

Podría decirse que ya con esto basta como sustento jurídico para el establecimiento del Estado de Israel. Por derecho sí, aunque la ONU una organización que la toman como celestial, imparcial, impoluta, que nunca puede ser imparcial por mera definición, ya que está compuesta por las partes.

Además de por derecho, Israel es un hecho por historia, ya que con la sola resolución de las Naciones Unidas no hubiera sido posible la consolidación del Estado Judío.

Fue posible gracias a que desde el texto fundacional del pueblo judío, se le pide al primer hebreo que vaya a esa tierra, no otra, a esa.

Fue posible porque el único común denominador en la historia del pueblo judío durante miles de años, mientras se encontraba en el exilio, fue el retorno a Sion.

Fue posible porque porque el Movimiento Sionista desde el siglo XIX forjó las bases de la sociedad y del estado que estaba en camino, enarbolando las instituciones de la salud, la educación, la infraestructura, y la seguridad.

Todo eso para tener en claro que desde el momento en que en que los judíos tengan su propio estado, van a ser dueños de su propio destino, sin depender exclusivamente de circunstancias externas.

Celebramos que la Organización de Naciones Unidas le haya dado luz verde a la materialización de un estado independiente para el pueblo judío, y así lo legitime ante el concierto de las naciones.

Pero celebramos aún más que el movimiento sionista y la sociedad israelí hayan estado lo suficientemente maduros para que la Resolución de la ONU sea solo un trámite.

 

Alejandro Mellincovsky

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here